"¿Si millones de moscas disfrutan consumiendo heces, resulta equivocado dudar de las bondades de ese alimento?" se pregunta el colaborador de El País

Carlos Boyero: «Los estrategas de la telebasura sufren fatiga mental al tener que inventarse talismanes inefables para mantener la fidelidad de su rebaño»

"De la necrofagia, consistente en alimentarse de cadáveres o de carroña, solo se sabe que aquellos que saben venderla se forran"

Carlos Boyero: "Los estrategas de la telebasura sufren fatiga mental al tener que inventarse talismanes inefables para mantener la fidelidad de su rebaño"

Bajo el título Esplendor necrófago, el crítico de cine y televisión Carlos Boyero, descubre, el domingo 30 de enero de 2011 en El País, «la última moda» de algunas televisiones que consiste en contratar a familiares y amigos de difuntos que han sido famosos, como Carmina Ordóñez o Paco Marsó para contar sus intimidades.

Viendo en estado hipnótico la evolución del lodazal descubro que la última moda es contratar a hijos, amantes, primos o amigos entrañables de los difuntos para que aporten jugosos datos sobre la incurable afición al sexo libertino, a las devoradoras drogas o a la cogorza permanente que practicaban estos.

Ante tal «necrofagia», el colaborador de El País llega a la conclusión que «los estrategas e ideólogos de la telebasura sufren desmesurada fatiga mental al tener que inventarse continuamente nuevas fórmulas o talismanes inefables para mantener la fidelidad de su infinito rebaño».

Estos familiares y amigos:

Asesorados, imagino, por los psicólogos y sociólogos más eminentes, gente en posesión de la científica certidumbre de que siempre sera rentable el morbo y el afrodisiaco que proporcionan a los vivos los secretos y los pecados de los fiambres en descomposición y las calaveras. Y te haces la pregunta del millón: ¿si millones de moscas disfrutan consumiendo heces, resulta equivocado dudar de las bondades de ese alimento tan antiestético?

El dinero es lo que mueve todo «carroñeo» donde la «fraternal colega» y la hija de estos muertos confiesan participar «por la necesidad de pasta»:

Todo es comprensible en este mundo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído