La revista de Guerra ve al Gobierno «sobrepasado» y al PSOE anclado en la «anemia» y el «culto» a Zapatero

El economista Manuel Muela, miembro del Consejo de Redacción de la revista «Temas para el debate», presidido por Alfonso Guerra, señala en un artículo publicado en el número de febrero que el Gobierno está «sobrepasado por los problemas» y el PSOE anclado en la «anemia» y preso de un «excesivo y antidemocrático culto a la personalidad» de su líder, José Luis Rodríguez Zapatero.

En el texto, recogido por Servimedia, Muela interpreta así que los socialistas estén pendientes de si Zapatero se presenta o no a las elecciones de 2012 en lugar de sustituir al Gobierno o convocar comicios anticipados. Al mismo tiempo, critica al PP por enrocarse en un «distanciamiento desmovilizador» mientras espera el derrumbe del PSOE para llegar cómodamente a La Moncloa.

En esta tesitura, el autor estima que, «si no se produce la reacción del partido y/o el grupo parlamentario del Gobierno, el Congreso de los Diputados, órgano supremo de la soberanía nacional, debería adoptar la iniciativa para lograr la constitución de un nuevo gobierno que merezca la confianza abrumadora del Parlamento».

El economista piensa que ésta sería «una solución política a la crisis española», tal y como titula su texto, pues ese Gobierno podría «ejecutar un plan nacional que sanee la economía, que restaure la confianza interna y externa y que inicie la apertura de un proceso de revisión constitucional» del papel de las comunidades autónomas.

Si Muela concreta su recomendación en «un gobierno de gestión para lo que queda de legislatura», que especifica sería un «gobierno de emergencia nacional», el director de «Temas para el debate», José Félix Tezanos, insiste en otro artículo de la revista en las «ventajas» que tendría para España un gobierno de «gran coalición», que ya ha tenido éxito en el Reino Unido.

Tezanos constata que hasta ahora los sucesivos gobiernos democráticos españoles «no han requerido coaliciones permanentes» y el sistema ha funcionado bien «de acuerdo a la lógica de mayorías o minorías». Sin embargo, cree que las «circunstancias excepcionales, y muy delicadas», del momento actual, aconsejan recurrir a esta solución que defiende «el 80% de la población».

Teniendo en cuenta la coyuntura económica, el «cansancio» social ante «la confrontación partidaria sistemática» y «disfunciones políticas de entidad» como la reflejada en la renovación del Tribunal Constitucional, el autor prescribe un «alivio de tensiones» en forma de gobierno de gran coalición que, además, haría que la oposición dejara de «transmitir al exterior imágenes y análisis muy exagerados» sobre la economía española.

Asimismo, Tezanos considera que esa gran coalición permitiría adoptar «iniciativas eficaces, de naturaleza fiscal y financiera», que a su juicio no se emprenden «por miedo a lo que podría ‘decir’ la oposición». Un gobierno de coalición, en definitiva, ahorraría los esfuerzos que invierten los partidos en un «mero rifirrafe, tan desagradable como improductivo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído