La duquesa de Alba, la baronesa Thyssen, Adolfo Suárez y Paquirri han tenido ya su miniserie

Las ‘TV movies’ son la mejor baza de las cadenas para hacer audiencia

Las ‘TV movies’ son la mejor baza de las cadenas para hacer audiencia
‘Felipe y Letizia’ y ‘La duquesa’.

El público demuestra que le interesa más los personajes reales que los inventados

La baronesa Thyssen, Carmen Cervera, es la última que verá los momentos más escabrosos de su vida en una serie de ficción para la televisión. Se suma así a Paquirri, la duquesa de Alba, Marisol o los Príncipes de Asturias, que ya han protagonizado algunas de las TV movies más seguidas de la historia de la televisión española.

Y es que todos estos personajes reales, al pasar a la pequeña pantalla, son la prueba de que esta moda es rentable y que no pretende parar. Estos días se termina el rodaje de Carmen Cervera.

La baronesa, adaptación televisiva de la biografía no autorizada por los periodistas Teo Lozano y Goya Ruiz. La ficción realiza un recorrido por los capítulos más relevantes de la juventud y madurez de Carmen Cervera, partiendo de su elección como Miss España en 1961, y deteniéndose en sus relaciones personales: su matrimonio con Lex Barker, su tormentosa unión con el venezolano Espartaco Santoni o el publicista Manolo Segura hasta, finalmente, su enlace con el barón alemán Heinrich von Thyssen.

Todo ello sin olvidar, por supuesto, su labor al frente de una de las colecciones de arte más importantes del mundo y la difícil relación con su hijo Borja y su nuera. El morbo, en conclusión, está garantizado.

Los números acompañan

La fórmula funciona, algo que ocurre también en Estados Unidos, donde, por ejemplo, la miniserie sobre los Kennedy promete ser una de los grandes fenómenos televisivos. En el caso de España, la audiencia se entrega, sin dudarlo, a estas adaptaciones televisivas de la vida privada de nuestros famosos o celebridades.

Y lo más curioso del fenómeno es que parece que a la audiencia no le importa demasiado si la vida ficcionada es fiel a la realidad o no. Las productoras sólo quieren que lo que cuentan sus guiones parezca real para poder así alimentar a los mismos espectadores que siguen los programas de la llamada telebasura.

Experiencias anteriores lo demuestran: Marisol, emitida en 2009 por Antena 3, narraba la dura infancia y juventud de Pepa Flores al convertirse en un fenómeno musical. Obtuvo el nada despreciable 18% de cuota de pantalla.

Idéntica audiencia conseguiría Telecinco con su versión de la vida del torero Paquirri, aprovechando el 25 aniversario de su muerte. En los últimos meses, destacan especialmente la más risible de todas las TV movies hechas hasta ahora en la televisión española: Felipe y Letizia, que narraba el noviazgo del heredero y esposa y que, además de las peores críticas televisivas del género, hizo una cuota de pantalla del 24%.

Idéntico éxito tuvo la miniserie sobre la controvertida duquesa de Alba que, sin pretenderlo, y gracias a unas vehementes declaraciones, consiguió promocionar la serie de tal forma que La duquesa hizo un 22,8% de share.

Su éxito fue tal que se acaba de terminar de rodar la tercera parte de la miniserie que está a punto de estrenarse. Por su parte, Raphael, Rocío Jurado, Isabel Pantoja, Adolfo Suárez y, muy recientemente, Clara Campoamor, han tenido también su espacio en la ficción, y el público siempre los ha seguido pese a algunas licencias argumentales más que evidentes. Y es que esto es televisión y el espectáculo debe continuar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído