Entre Bambalinas.- Julio José Iglesias: «Soy mecánico, fontanero… soy un manitas».

MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Algo más delgado y con una enorme «sonrisa blanca nuclear» me encontré a Julio José Iglesias en la presentación de una video cámara de la que es imagen. El sigue deshojando la margarita para fijar de una vez por todas la fecha de su boda con Charisse, la impresionante modelo rubia y de origen belga con la que ya ha cumplido siete años de noviazgo. La pareja tiene claro que será a finales de año, lo que no ha decidido aún es el escenario en el que tendrá lugar tan sonado acontecimiento en la prensa del colorín. «Espero ponerme de acuerdo con mi familia para ver dónde nos casamos, mi madre quiere que sea en España y mi padre prefiere EE.UU., es por eso que tenemos un poco de lío con este asunto porque resulta complicado reunir a la familia al completo. Yo también prefiero casarme en mi país porque guardo unos recuerdos muy bonitos de mis veranos de infancia en Málaga», asegura Julio José. Aún no se ha casado, pero sabe que quiere tener dos hijos, eso sí, en un futuro de momento lejano.

Como no podía ser menos, Julio José Iglesias se apunta a la lista de las celebrities que están a la última en tecnología punta, será por eso que esta semana presentaba las video cámaras Flip. El hijo de Isabel Preysler sigue la estela de famosísimas como Oprah Winfrey, Jessica Alba, Mick Jagger o la mismísima Lady Gaga, estas estrellas americanas son siempre el objetivo de implacables paparazzi que siguen todos y cada uno de sus movimientos para conseguir esa imagen que valga su peso en oro, pues bien, ahora las celebrities ya pueden practicar.

Julio José no para, cuando viene a España aprovecha para hacer caja como «imagen reclamo», ya se sabe que «ser hijo de» abre puertas, como las de la publicidad, la televisión y el show bussines. Profesionalmente J.J vive contento porque está haciendo sus pinitos como actor en una serie americana en la que da vida a un mecánico que resulta ser el hijo bastardo de la alcaldesa de la localidad, ahí queda eso, una serie con categoría de culebrón. Dentro de unos días regresará a San Francisco para continuar con el rodaje del serial.

Su sonrisa blanca nuclear desaparece cuando le pregunto si le ha costado mucho meterse en el papel de «mecánico», él entiende que subliminalmente le estoy llamando «niño de papa y mama» y me responde con cierta tensión, algo que me deja sin palabras viniendo del mismísimo Julio José: «Se que es difícil de creer pero soy mecánico, yo mismo me arreglo el coche, entiendo también de fontanería y electricidad, soy un manitas, estoy acostumbrado a limpiar en casa, poner la colada, planchar y hacer las camas, si no me crees pregúntaselo a Charisse. A casa viene una señora a limpiar una vez al mes… ¡ah! y, por supuesto, también cuido a mi chica. Cuando era pequeño mi madre me decía que tenía que ser arreglador porque soy un manitas».

El primogénito de Isabel Preysler ya ha volado rumbo a Miami donde se reunirá con su padre y con sus hermanos para celebrar la fiesta de cumpleaños del pequeño Rodrigo que cumple nueve primaveras: «Este fin de semana lo disfrutaremos todos juntos, tengo ganas de ver a mi padre y a mis hermanos pequeños, le tengo que dar un tirón de orejas a «Ro» (por Rodrigo). Chaveli también estará pero Enrique no puede porque continua con su gira».

A pesar de los rumores que hubo de una mala relación entre padre e hijo, Julio José la desmiente tajantemente: «En mi familia todos somos muy independientes, no tenemos una relación convencional, vivimos unos alejados de otros, nos vemos poco pero nos queremos mucho». Dicho así, ese consejo deberían de seguirlo otros clanes, seguro que les iría mucho mejor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído