Lluis Foix: "Fue el político quien nombró a Cebrián director de El País"

Milián Mestre (TV3): «A Fraga se le manda a Londres para desacreditarlo y sucede justo lo contrario»

Cuando los sucesos de Vitoria y Montejurra el responsable era Adolfo Suárez

El Matins’, el programa que presenta en TV3 Ariadna Oltra, realizó una interesante tertulia el 16 de enero de 2012 en la que se trataron las polémicas en torno al difunto Manuel Fraga Iribarne. Y aunque de nuevo el debate fuera una discusión entre partidarios y detractores del fallecido TV3 puede presumir de contar con gente que sabía de lo que hablaba porque habían sido contemporáneos del personaje, muy diferente a casos de otras tertulias en la que jóvenes periodistas se erigían en jueces acusadores del político hablando de hechos de los que ni tan siquiera vivieron.

En TV3 estaba el periodista catalán Manuel Milián Mestre, que fue uno de los fundadores de PRISA y El País, precisamente en representación de Manuel Fraga, del que era amigo personal, y también estaba Lluis Foix, que fue director de La Vanguardia de Barcelona y fue corresponsal en Londres cuando era embajador Fraga, del que Foix fue siempre crítico.

Por su interés reproducimos fragmentos de la tertulia, en la que podemos destacar la referencia de Lluis Foix sobre que el nombramiento de Juan Luis Cebrián como director de El País fue una decisión del fallecido. Entre los accionistas iniciales de aquel diario figuraban Milián Mestre y el propio Fraga, aunque posteriormente lo abandonaron tras hacerse con el control el también fallecido Jesús Polanco.

Manuel Milián Mestre– Fraga ha marcado mi vida, para bien o para mal (…) Le conocí cuando era periodista de El Universal, hace 25 años… (…) acababa de salir del Gobierno, tuvo unas palabras en las que atacó mucho a cierta institución religiosa (…) Aceptó una crítica feroz de Josep María Santacreu sobre la situación urbanística de Barcelona. Y Fraga le dijo: «aquí tiene mi dinero: monte usted un partido para resolver esta situación» (…) Yo me convertí en una especie de correo del zar de Fraga y presencié el cambio entre el Fraga, entre comillas, «franquista» y…

Ariadna Oltra– ¿Por qué dices «entre comillas»?

Manuel Milián Mestre– Porque él no era franquista

Ariadna Oltra– Pero formó parte de un Gobierno franquista

Manuel Milián Mestre– Exactamente. Y Fraga evoluciona desde el régimen hasta hacer algo que nadie en ese momento se atrevía a hacer, fue en el año 1972 o 1973, José María Flaquer, Fraga y yo en un coche. Y dio una conferencia en una universidad titulada «la obra constituyente del general De Gaulle».

Ariadna Oltra– Manuel, si tu a Fraga le preguntabas: «¿Usted fue franquista, entre comillas?» ¿él que respondía?

Manuel Milián Mestre– Él hubiera dicho que no era franquista, que a él nació en esa época y le tocó convivir con el franquismo. (…) Él era un joven muy brillante, quería triunfar, fue el primero de su promoción, derrotó en oposiciones a Tierno Galván. Era un monstruo, ganaba todas las oposiciones a la primera, diplomático, y claro el franquismo no iba a dejar escapar a alguien de ese calibre y tuvo un padrino que fue el almirante Nieto Antúnez. Muy amigo de Franco y muy amigo de Fraga, que es quién habla a Franco diciendo «tienes que nombrar a este fenómeno…» Pero a Fraga le pasó lo mismo con Franco de la misma manera que Ruiz Giménez, vosotros sabéis como acabó Ruiz Giménez (…) Fraga comenzó en el Instituto Cultural nombrado por Ruiz Giménez (..)  Cuando se funda una revista decisiva para la transición española que es fundamental para la transición para la democracia, que es Cuadernos para el Diálogo, va a ser Fraga el que la autoriza a su amigo Ruiz Giménez. Y vosotros sabéis toda la aportación intelectual para toda la izquierda y toda la derecha en la oposición que fue Cuadernos para el Diálogo.

Lluis Foix– Quiero hacer una puntualización a lo que ha dicho Milián Mestre. Fraga se marcha a Londres el 12 de noviembre de 1975

Manuel Milián Mestre– ¿Se marcha? ¿O vuelve?

Lluis Foix– Lo que quiero decir es que era el embajador del Gobierno de Franco, que a los pocos días había visto como ante su embajada se manifestaban…

Manuel Milián Mestre– Yo estaba dentro

Lluis Foix– Usted ha estado todo el tiempo con él desde el principio de los tiempos

Manuel Milián Mestre– No lo estaba

Lluis Foix– Yo no estaba ahí, tampoco estaba cuando lo de América y puedo hablar de ello ¿no? Yo lo que digo es que el 12 de noviembre de 1975 era el embajador del régimen de Franco que asesinaba a personas, que ejecutaba…

Manuel Milián Mestre– Sí, sí

Lluis Foix– Lo digo para ponerlo en perspectiva. Y también estaba por ahí Fernando Morán, por aquel entonces, que era el consul en Londres y después se fue al partido de Tierno Galván [Fernando Morán fue posteriormente ministro de Asuntos Exteriores del PSOE con Felipe González]. También era un hombre de su tiempo, lógico. (…) También era un hombre autoritario, yo creo que como persona era autoritario. (…) Aunque a mí me trataba de «Foix», «¡Amigo Foix! ¿Ha leído usted el editorial del Tribune de esta mañana?«, me decía. «Pues todavía no, embajador«, «¡Pues léalo y cuando lo haya leído me llama!» (…) Y él es el que hace a Cebrián director de El País, va a Londres. Va Cebrián a verle, la excusa es una entrevista para una revista… que era…

Manuel Milián Mestre– Gentleman

Lluis Foix– Eso, Gentleman. En ese momento estaba previsto que el director de El País fuera Mendo, que en ese momento aún no había salido. Y ahí se decide que el director será Cebrián. (…) Ahora se presenta un libro de Tristán la Rosa. Fraga era un hombre, efectívamente que modernizó a la derecha española, pero también hay que decir que fue un hombre que estuvo con el franquismo hasta el último momento.

Manuel Milián Mestre– Yo quisiera decir unas cuantas cosas. Primero, cuando le envían a Londres como embajador le envía Laureano López Rodó y en Madrid dijo: «le hemos enviado a Londres para que se le desacredite». Se le manda con la intención de desactivarlo y va a ser todo lo contrario. Y todo lo contrario gracias a Santacreu, que ya le he mencionado antes y a su editor, que por cierto, era del Partido Comunista (…) En cuanto a Morán, estaba desterrado en Casa Blanca. Y fue Tierno Galván a ver a Fraga y le dijo: «Manolo, sálvame a este chico que lo está pasando muy mal», y cuando a Fraga le nombran embajador. El pone dos condiciones: «me llevo a Mendo como jefe de prensa y me llevó a Moran como consul». Y por eso el socialista Fernando Morán tenía un gran respeto a Manuel Fraga. (…)

Lluis Foix– Él fue un reformista…

Ana Figuera– Pero formó parte de un Gobierno que firmó sentencias de muerte, 1974 la de Puig Antich…

Manuel Milián Mestre– Ya no estaba en el Gobierno en ese momento.

Ana Figuera– Luego en 1975 se fusila a cinco terroristas y luego en 1976 cuando él es ministro de Presidencia o Gobernación los sucesos de Vitoria y ya había muerto Franco (…). Una ley de memoria histórica habría impedido que determinados personajes hayan tenido impunidad, es mi opinión

Manuel Milián Mestre– Una puntualización. Él sólo figuró en un Gobierno que firmó una sentencia de muerte: Grimau. Las demás estaba en Londres. Sucesos de Vitoria ¿Dónde estaba Fraga? En el extranjero ¿Quién dirigía el ministerio de Interior? Adolfo Suárez. Sucesos de Montejurra ¿Quién dirigía el ministerio de Interior? Adolfo Suárez. (Suárez era ministro del Movimiento y asumía las funciones del ministerio del Interior cuando Fraga estaba de viaje). Aquí ha habido una falsificación de la historia y yo estoy dispuesto a llegar hasta el final porque lo viví en primera persona. (…) Cuando Fraga se atrevió siendo ministro de Franco a hacer una ley de tolerancia religiosa – él lo llamaba libertad religiosa – esto lo contó muy bien La Vanguardia, que fue el auténtico periódico de la Transición gracias al conde de Godó y a Sáenz Guerrero, Castiella me dijo «yo no he visto a un hombre más atrevido que Manolo Fraga», porque cuando se propuso la ley, Franco se opuso y Fraga le dijo: «usted cállese, mi general, que de eso no sabe». Nadie se había atrevido a esto. Fraga fue un hombre contradictorio.

En el caso de Manuel Milián Mestre nadie le negará su lealtad hasta el final, su posición queda también marcada en su artículo a La Vanguardia

Y el programa ‘Els Matins’, donde la discusión continuo con palabras duras del resto de tertulianos (entre los que estaba Milagros Pérez Oliva) debe reconocérsele que en ningún momento perdió el tono sosegado y lleno más de datos, en contraposición a muchas otras tertulias y, en especial, artículos y digitales, donde ha habido más ataques pasionales que referencias históricas.

 

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído