Entrevista PD / "Pensé que con Campo Vidal, y con el PSOE en el poder, no seguiría y resulta que al final continué"

José María Carrascal: «Buruaga me echó de Antena 3 porque no era de confianza para Aznar»

"Obama va a ganar las elecciones de noviembre 2012, no hay color"

A pesar de que José María Carrascal (Madrid, 1930) realizó una amplia carrera como periodista, corresponsal y escritor durante años (ganando entre otros el Premio Nadal) su fama no llegó a ser total hasta que en 1990 aceptó presentar los telediarios de Antena 3 TV.

El veterano periodista recuerda parte de su carrera con Periodista Digital.

‘Pueblo’: «A Emilio Romero no le importaban las personas, le importaba la labor»

Allí empecé [en Diario Pueblo]. Diario Pueblo, al mismo tiempo que un periódico que ha desaparecido, que era Diario de Barcelona, era el decano de la prensa continental (…) pero Pueblo era indiscutiblemente el que tenía más resonancia a nivel nacional.

Sí, sí, sí. Allí él [Emilio Romero] mezclaba todo.Yo sólo puedo hablar de Emilio Romero positivamente por gratitud y por -voy a decir- justicia también. ¿Por qué? Pues, sencillamente, yo estaba en Berlín, estaba dando clases de Español en Berlín. (…) Mis primeros artículos fueron en ABC [antes del Muro de Berlín] (…) y después en Diario de Barcelona en el 59, pero entonces envié unos artículos a Diario de Barcelona -porque mi padre tenía relación con el director Alberto del Castillo-. Le envié unos cuantos artículos míos a Pueblo, (…) al director, y poco después, 15 días o así después, recibo una carta en la que me dice: «He leído sus artículos y me interesa tenerlo ahí pero nosotros tenemos un corresponsal en Bonn que nos informa de la política. Me quiero quedar con esos artículos que usted envía de la realidad diaria alemana y berlinesa. Ahí sí que me interesa». Después terminaba diciendo: «Y ya, de los que me ha enviado, que me ha enviado tres, hemos publicado dos y dígame -pagaban 150 pesetas- dónde le ingresamos las 300 pesetas de estos dos artículos que hemos publicado. Envíe dos o tres -no recuerdo bien- a la semana».

Lo enviaba por correo aéreo -no había fax ni telex ni nada-. Sin conocerme. Estuve dos años (…) y él me acepto. Y cada vez veía que me pedía más. O sea, no dos sino tres artículos a la semana, después ya eran cuatro a la semana. (…) Y sin conocer a Emilio Romero. Emilio Romero era un hombre muy raro en aquella época -y en todas las épocas en España- que si veía algo que creía que le interesaba al periódico, lo aceptaba. Le importaba muy poco la persona, le importaba mucho más la labor. (…) Después ocurrió algo el 13 de agosto de 1961, que fue el alzamiento del muro y el único colaborador que había en la prensa española en Berlín era yo, porque todos estaban en Bonn que era la capital de la República Federal de Alemania. Y entonces ya me pusieron -al día siguiente- el llamado ‘telex’, que ya podía enviar directamente. Allí ya empecé. Me dijeron: «Diariamente, envía».

Yo lo estuve haciendo durante dos años, hasta el 63 [informar sobre muertos del muro],(…) sin problema ninguno. Y al revés, me venía muy bien. (…) Los regímenes comunistas, como todos los regímenes totalitarios son muy especiales. Sólo en el tiempo que tardaban en la frontera de las esperas que tenías que tener veías el ambiente que se respiraba.

Caso de Guinea: «El que se prestó a la maniobra de Trevijano fue el desequilibrado de Macías»

En Madrid se celebró una conferencia constitucional para -con los distintos grupos políticos de Guinea- redactar la Constitución guineana cuando se le diera la independencia. Se reunieron aquí, se trajeron a los distintos grupos, etcétera, etcétera. Parece que fue muy mal. Acabaron peleados entre ellos. Entonces ya la cosa pasó a la ONU -esto estaba en el Comité de los 24-. (…) España había comunicado esto al Comité de los 24, Comité de Descolonización, y llegaron allí y empezaron a discutir entre ellos, echándose [acusaciones] Atanasio Ndongo y el resto de ellos. Entonces uno de ellos denunció que había habido un notario de Madrid que había ido al hotel donde se hospedaban (…) y que les había ofrecido dinero y pagarles todos los gastos (…) pero [dijo]: «Me dejáis a mí ser el asesor, que yo os hago la Constitución. No dejéis al Gobierno español que os haga la Constitución». Y yo estaba allí en la sala del Comité, tomé nota y escribí estos artículos y lo denuncié. [Le sentó bastante mal] y nos denunció. Yo sólo tuve que hacer una cosa: ir a las actas de Naciones Unidas, donde estaba literalmente lo que habían declarado los guineanos que denunciaron este hecho, y lo presentamos al juez. (…) Tuve que ir a declarar y (…) fuimos absueltos.

El que se prestó a la maniobra de [Antonio García] Trevijano fue [Francisco] Macías [presidente de Guinea Ecuatorial], un hombre realmente desequilibrado (…) hasta el punto de que estando en Nueva York (…) tuvo uno de esos tanto ataques y lo llevaron a un psiquiatra de Nueva York. (…) Él a los prisioneros, que los tenía en campos, les cortaba el tendón de Aquiles para que no pudieran andar.

«Luis Ángel de la Viuda me fichó para Antena 3 Radio»

A mí me gusta mucho la radio porque es un medio de comunicación caliente, podemos decir. La televisión es un medio frío. (…) Hacia el año 82-83 me llamaron -creo que fue Luis Ángel de la Viuda- que si quería hacer de corresponsal para Antena 3, con pequeñas crónicas por teléfono (…). Yo pregunté a ABC si tenía alguna objeción y me dijeron que no había problema porque en aquel momento ABC no tenía emisora de radio. (…) Yo he llegado a enviar cinco mini-crónicas diarias en tiempos de estos de elecciones o de crisis graves, por ejemplo la crisis de la venta de armas a Iraq.

«Julio Iglesias me recomendó aceptar la oferta de presentador de Telediario en Antena 3 TV»

Yo ya empecé a colaborar muy intensamente con Antena 3 Radio, y cuando deciden pasar a hacer una cadena yo no estaba muy al tanto de esa gestión. Yo vivía en Nueva York, de vez en cuando me llamaban, hacía mis crónicas de periódicos diarias para ABC y mis crónicas de radio. (…) Un día sonó el teléfono y fue Luis Ángel de la Viuda: «José María, mira, que nos han dado una licencia para la televisión privada». [Yo]: «¡Hombre, enhorabuena!
[Luis Ángel de la Viuda]: «¡Muchas gracias! Sí, y Manolo -Manolo es Manuel Martín Ferrán- quiere que vengas a presentar un telediario». Y yo dije: «Manolo está loco». (…)

Porque no había entrado en absoluto en mis planes hacer televisión. Primero porque en ese momento yo estaba a punto de cumplir 60 años -y ya a los 60 años piensa uno más en la jubilación que en iniciar una nueva andadura- (…) y segundo porque es un medio que yo no lo había… excepto un par de entrevistas (…) pero a parte de eso no había tenido yo contacto con la televisión. (…) Dije que no. Entonces volví a casa y le dije a Helen, mi mujer: «Oye Helen, fíjate qué me han dicho, que si quiero hacer televisión». Ella puso el grito en el cielo porque estábamos tan bien en Nueva York… (…) nos sentíamos tan bien. (…) Luis Ángel (…) me dijo: «Tú piénsalo».

En efecto, yo empecé a pensar. Había una persona en Nueva York, en el cual yo confiaba mucho (…). Era el director de la Oficina de Corresponsales Extranjeros. (…) Y te ayudan en todo. (…) Y le dije (…): «Me han propuesto hacer un informativo de televisión». (…) Y ante mi sorpresa (…) me dijo: «Acéptalo. (…) En televisión, por lo pronto, te van a ver cientos de miles, a lo mejor millones ¿Y qué queremos los periodistas? Pues que lo que hacemos, nuestro trabajo, se oriente, llegue a la mayor cantidad posible de personas. Y esto lo tendrás en la televisión mucho más que en el periodismo escrito, que es un medio del pasado. (…) Me hizo pensar. (…) [Y también el cantante] Julio Iglesias me dijo (…): «Ganarás mucho más dinero».

Críticas y burlas contra su programa

Las críticas me venían muy bien. (…) Yo no tenía tiempo. La televisión me ocupaba nueve horas diarias (…) pero preguntaba: «¿Me siguen imitando por ahí?». (…) Esto significa, indiscutiblemente, -no es eso de que hablen de uno aunque sea malo sino- que te combatan, esto significa algo. (…) Mi mujer me dijo una cosa: «Mira, si después de salir todas las noches en televisión sería terrible que la gente no te conociera». Y yo dije: «Es verdad, esto sí que sería dramático». Pues con esto pasa lo mismo. Es decir, yo, muchas veces, a los imitadores esos (…) les he regalado corbatas. Es un buen medidor.

Con [Eduardo] Haro Tecglen [El País] tuve una guerra porque además se equivocó (…) en el inglés (…). Lo puse en un artículo y lo envíe a El País en una carta y El País no la publicó, pero entonces yo lo envié a ABC y ABC lo publicó y desde entonces no se volvió a meter conmigo. Después fuimos muy amigos.

«Cuando llegó Campo Vidal – con el PSOE en el poder- creí que me iban a echar pero no, me echó el PP»

Yo creí que iba a salir (..) hasta el punto de que me había llevado ya de mi despacho los libros. (…) Me había ido ya a ver a Luis María Anson, director de ABC y le dije: «Mira, Luis María, yo creo que salgo (…) ¿Puedo volver a Nueva York?» Dijo: «Cuando quieras puedes volver a Nueva York». (…).

Iban eliminando gente de una manera escalonada y una noche (…) se presentó Manuel Campo Vidal (…). Llegó: «Tenemos que hablar». (…) Había sido bastante penoso todo, es decir, el enfrentamiento con, por ejemplo, Luis Herrero había sido fuerte, (…) se había despedido bruscamente, en fin, había unos roces… (…) Yo, con la seguridad de que me volvía a Nueva York, le dije: «Mire, yo soy capitalista, creo en el capitalismo. El capitalismo dice que los dueños de una empresa tienen la facultad de elegir a los colaboradores (…) que ellos tiene confianza y que tienen, o sea que no va a haber ningún problema por mi parte ni mala sangre ni nada. Se cumple el contrato (…) no tenía ninguna cláusula de hierro ni nada. (…) Y el dijo: «Bueno, vamos a estudiarlo (…) ¿Cuándo te vas de vacaciones? (…) A la vuelta hablamos». (…)

Empezó a hacer mi informativo Carlos Ara (…) y creo, según me dijeron, que el primer día que salió Carlos Ara (…) se colapsaron las llamadas [en Antena 3]. El primer día que volví [de vacaciones], Manuel Campo Vidal, que había estado viendo cómo daba el informativo el otro (…) me dijo: «José María, (…) hemos decidido que tú sigas haciendo el informativo si te interesa». Yo: «Sí, yo encantado». Dice: «Pues nada, vas a seguir haciendo el informativo, (…) ahora, la próxima vez que te vayas (…) no vuelves». Entonces me acuerdo que le dije: «Bueno, hago el informativo, pero con el comentario». (…) Y debo decir que con el tiempo que estuve en Antena 3, con Asensio, no se me dijo nunca qué era lo que tenía que meter o no toques lo otro. (…)

Cuando estaba Mario Conde como accionista de Antena 3 ni él ni Asensio metían cuchara en mi programa, en cambio cuando si la metieron fue cuando llegó el PP, Villalonga, Telefónica, que fueron los que me echaron.

«Buruaga me echó porque no era confianza para el PP»

Me llamaron un día, me llamó Buruaga y me dijo (…) que yo estaba haciendo un informativo distinto de la cadena. Que no se correspondía. Que yo a veces daba unas noticias que no daban en el informativo de las tres o la daba de otra forma, y que no había continuidad. (…) El me dijo, y luego lo dijo también en El Escorial que en Antena 3 estaban acostumbrados a «informativos de autor» y que él quería acabar con eso. (…) Él quería homogeneizar. [¿Había dicho algo contra el Gobierno del PP?]: Ah, bueno, pues por eso.

¿Fue más intervencionista en mi experiencia el Gobierno del PP que el Gobierno del PSOE? Sí, en ese sentido sí. Yo he preguntado después, por otros canales a una persona muy cercana a los ministros del PP y le dije: «averigua cual fue la causa». El me llamó después y me dijo «es que tú no eras de confianza para ellos, que no se puede confiar en ti».

Sobre las elecciones en Estados Unidos

«Yo creo que ya puedo adelantar -como predije que Obama iba a ganar hace cuatro años- creo que también va a ganar este». Pero lo sabré a la vuelta mejor, si quieres hablamos en junio cuando vuelva de allí. (…) Yo creo que no hay color.

Con la colaboración de Irene Ramírez y Ana Albarrán

CICLO DE ENTREVISTAS DE TRAYECTORIA EN PERIODISTA DIGITAL

Milian Mestre: «Fraga quedó deslumbrado por Cebrián y le nombró director de El País»

Eugenio Fontán: «Polanco se hizo con la SER con el favoritismo del Gobierno de González»

Fernando Ónega: «La SER hizo un gran servicio a la democracia el 23-F, fue un error de los golpistas no ocuparla»

García-Trevijano: «Provoqué que la dictadura cerrara el diario Madrid, porque el periódico iba a quebrar»

Luis María Anson: «No resulta exagerado decir que yo le conseguí Antena 3 a Lara»

Pepe Oneto: «El artífice del secuestro de Cambio 16 fue Alberto Ruiz Gallardón»

José Luis Gutiérrez: «Garzón y yo hemos sido víctimas del franquismo, aún sigue vigente la ley de prensa de Franco»

Manuel Martín Ferrand: «Mario Conde fue el general que dirigió la ocupación de Antena 3 del Gobierno de Felipe González»

Eduardo San Martín: «Dirigentes actuales del PSOE nos llamaron por publicar en ABC la reunión de Carod (ERC) con ETA»

Pablo Sebastián: «Cebrián me dijo que con lo de la OTAN algunos tendrían que enseñar el culo»

Consuelo Álvarez de Toledo: «Duré seis meses en El Socialista porque Alfonso Guerra era insoportable»

Miguel Ángel Gozalo: «Los socialistas han hecho creer que la TVE de ahora es buena»

José Luis Balbín: «En La Clave se pretendía que la gente opinara después de verlo, ahora al revés, empiezan opinando y acaban pegándose»

Manuel Cerdán: «Los regalos que llegaban a El Mundo en Navidad eran para Economía. A Investigación sólo llegan amenazas»

Mario Conde: «El ministro Solana (PSOE) nos adelantó que echarían a Pedrojota Ramírez de Diario 16»

Fernando Castedo: «Cesé a Gabilondo por un programa sobre el paro que no había revisado»

José María Carrascal: «Buruaga me echó de Antena 3 porque no era de confianza para Aznar»

José María Iñigo: «TVE suprimió Estudio Abierto por hablar de los fondos reservados»

Enric Sopena: «Una mano negra me vetó de Onda Cero».

Antonio Rubio: «Los servicios secretos españoles han actuado como Mortadelo y Filemón»

Isabel San Sebastián: «Sostres ya no participa en la tertulia de ‘Alto y Claro’

Amando de Miguel: «Cuando era consejero de RTVE, Rodrigo Rato me leyó la cartilla por no seguir sus órdenes»

Miguel Ángel Rodríguez: «Es imprescindible que la publicidad vuelva a TVE»

Nieves Herrero: «Presenté mi dimisión en RNE por la actitud de Piqueras»

Curri Valenzuela: «Le molesto a la extrema izquierda, porque razono y no doy gritos».

Daniel Gavela: «Que Cuatro y laSexta aparecieran a la vez nos perjudicó a ambas»

Hermann Tertsch: «Rajoy tiene en el Gobierno la misma arrogancia que Aznar»

Javier Ruiz: «Es un poco exagerado decir que Berlusconi me echó»

Juan Luis Galiacho: «La COPE intentó censurar una información sobre Rafael Vera, pero Encarna tiró hacia delante»

Díaz Herrera: «Si hubieran metido al padre de Urdangarín en la cárcel por estada, el hijo no habría robado»

Abel Hernández: «Sotillos me despidió mostrándome el carné del PSOE»

Francisco Frechoso: «Tras la salida del ‘Huffington Post’ podemos decir que Cuarto Poder es el primer periódico de blogs… que paga»

Fernando Sánchez Dragó: «Me alegré del cierre de Público, porque me atacó e insultó»

Raúl Heras: «El liderazgo de Rubalcaba en el PSOE es débil porque no manda ni en Andalucía, Madrid, Valencia y Galicia»

Germán Yanke: «No fue afortunada la broma de decir que fui menos de derechas de lo que me pidió Telemadrid»

Manuel María Bru: «Cuando critiqué a Losantos me dijeron que tosí a un dios y no me lo iban a perdonar en la vida»

Iñaki Gabilondo: «La COPE me ofreció mucho dinero por hacer las mañanas»

Ramón Gabilondo: «La SER se asustó con el programa sexual de Carlos Herrera»

Alfonso Rojo: «Las tertulias no son periodismo estricto, son mucho más show-business y espectáculo»

Manuel Marlasca: «La escencia del periodismo es que te paguen gratis»

Victoria Lafora: «Vasile nos insultó al poner Gran Hermano en el hueco de CNN+»

Isabel Durán: «Nunca he ido con el traje de camuflaje»

Manuel Campo Vidal: «La salida de Herrero y Losantos de A3 fue cosa de Asensio»

Paco Lobatón: «Una llamada a ‘Quién Sabe Dónde’ resolvió el asesinato de Anabel Segura»

José María Calleja: «Hoy los políticos no esperan al editorial de El País para que les digan lo que tienen que pensar»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído