Dice en 'El Periódico' que ha sido "auténtica televisión-denuncia"

Monegal elogia ‘El gran debate’ sobre los indultos: «Han dibujado un paisaje diabólico, pero de estricto servicio»

Arranca con una de cal: "No sabría decirles si los debates que cada sábado se realizan en 'El gran debate' (T-5) sirven para algo"

Monegal elogia 'El gran debate' sobre los indultos: "Han dibujado un paisaje diabólico, pero de estricto servicio"
Ferrán Monegal.

El crítico televisivo Ferran Monegal elogia en El Periódico de Catalunya del 14 de enero de 2013 la entrega de ‘El gran debate’ de Telecinco de dos días antes. Lo hace en El indulto como subterfugio:

Arranca de una manera que parece que va a ser duro con el programa:

No sabría decirles si los debates que cada sábado se realizan en ‘El gran debate’ (T-5) sirven para algo. Muchas veces me pregunto si tienen alguna utilidad, dado que los habituales gladiadores que allí son contratados, más que ir a argumentar o a intercambiar opiniones, van a lanzar su speech, su discurso, instalados en la sordera de sus trincheras, a la derecha o a la izquierda del presentador.

Acto seguido añade que «sería injusto» no destacar «los buenos golpes» que tiene dicho espacio:

Pero sería injusto, hasta mezquino, no resaltar los buenos golpes que tiene este programa, trabajos bien hechos, bien expuestos, y bien documentados, que nos iluminan. Es el caso de esta semana, cuando Jordi González abordó los innumerables casos de corrupción política. Nos proporcionó una diacronía de datos y de temas tan espeluznante como precisa.

Tras repasar los datos sobre indultos, de los que informó ‘El gran debate’, añade:

Hombre, esta exposición televisiva, este retrato de lo que ocurre, ha sido tan brutal que parecía un insulto a la sociedad civil.

Y la vuelta de tuerca, la habilidad del programa -por lo que cabe felicitarles de manera especial-, ha sido contraponer, a modo de contraste, el caso de David Reboredo, el pobre y humilde adicto a la heroína, al que pillaron en el 2006 con dos papelinas -menos de medio gramo- para su propio consumo. Ahora que han pasado los años y está rehabilitado, desenganchado, desintoxicado por completo, ha ingresado en la cárcel porque la justicia le ha condenado a 7 años de presidio.

Hay dos clases de ciudadanos: unos pocos que gozan de privilegios y la inmensa mayoría que juega en otra liga. La liga de la carne de cañón. La división de los malditos.

Concluye:

Esta vez hay que elogiar a La Fábrica de la Tele, la productora del programa. Han dibujado un paisaje diabólico, pero de estricto servicio. Auténtica televisión-denuncia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Lo más leído