El ex portavoz de Aznar evita los temas espinosos en 'El Programa de A.R.'

Eduardo Zaplana se niega a hablar de Terra Mítica: «Ni hoy es el día, ni me apetece responder a eso»

"Creo que el progreso de nuestro país en estos 30 años no se puede desvincular de la Monarquía', parte de lo que hemos conseguido es gracias a esa institución"

Eduardo Zaplana se niega a hablar de Terra Mítica: "Ni hoy es el día, ni me apetece responder a eso"
Eduardo Zaplana Telecinco

Eduardo Zaplana, el flamante ex ministro de Portavoz del Gobierno de José María Aznar y ex portavoz parlamentario del Grupo Popular con Mariano Rajoy reapareció tras cuatro años desaparecido de la política.

El ex político se retiró en 2008 dimitiendo como diputado para aceptar el cargo de consejero para Europa de Telefónica – sólo una semana después de dejar de ser portavoz y anunciar que consideraba ‘dignísimo’ ser un mero diputado raso.

La Transición: UCD y la Constitución

Sobre Zaplana se acumulaban muchos temas de innegable interés por su trayectoria repleta de polémicas, desde las mediáticas encabezadas por la Valencia de Canal 9 y Francisco Camps, hasta las políticas sobre los motivos por los que rompió con Mariano Rajoy (o Rajoy con él).

Zaplana parecía tener muy poco interés en hablar del PP y mucho en hablar de la UCD. Zaplana se mostró orgulloso de su militancia en la UCD y reivindicó la Transición usando la primera persona del plural.

Zaplana fueno uno de los tres ministros aznaristas que estuvo en las juventudes de UCD, los otros fueron Jaime Mayor Oreja y Javier Arenas.

Aunque estos dos últimos estaban en la familia demócratacristiana, mientras que Zaplana estaba en la familia liberal (liderada por figuras como Ignacio Camuñas, Pedro Pérez, Soledad Becerril o los Garrigues Walker).

En todo caso, no deja de sorprender que Zaplana tenga más interés en reivindicar su etapa en UCD, que la etapa en el PP, en especial si se tiene en cuenta que el PP fue un ‘primera fila’, mientras que en UCD ni estuvo en los Gobiernos, ni fue diputado, ni tan siquiera estuvo en la ejecutiva de UCD.

«No me apetece meterme con nadie»

Los tertulianos no parecían tener demasiado interés en preguntarle por el 11-M ni por ninguna de las muchas polémicas que protagonizó el político alicantino.

El único que apuntó un poco al pasado fue Carmelo Encinas, que recordó el tema de ‘Terra Mítica’ y otros gastos de Comunidad Valenciana. En su respuesta, Zaplana pareció poseido por el espíritu de Jordi Pujol:

«Ni hoy es el día, ni me apetece responder a eso»

Zaplana venía a reivindicar la Transición, a reivindicar al club siglo XXI, a reivindicar al Rey («Creo que el progreso de nuestro país en estos 30 años no se puede desvincular de la Monarquía’, parte de lo que hemos conseguido es gracias a esa institución») y a reivindicar el Estado de las Autonomías.

Ni cuando le preguntaron por el tema de Cataluña vimos al bravo Zaplana de antaño, sino a un conciliador analista.

Temas que se quedaron fuera…

Ni era una entrevista sobre la trayectoria de Zaplana, ni hubiera dado tiempo. Pero muchos tendrían curiosidad por saber si Eduardo Zaplana sigue mantiendo aquellas dudas que exteriorizó tanto antaño sobre el juicio del 11-M.

No era ningún secreto que Zaplana era visto entonces como el interlocutor en el PP de los medios de Pedrojota Ramírez y Federico Jiménez Losantos, los principales defensores del cuestionamiento sistemático de la investigación judicial del 11-M, referido siempre por estos, despectivamente, como ‘versión oficial’.

Zaplana llegó a llevar varias actuaciones conjuntas con estos medios, como llevar al congreso las informaciones del diario El Mundo para preguntar por ellas al entonces ministro Rubalcaba o la recusación de tres jueces del TC. La casualidad quiso que Zaplana abandonara el PP justo en el momento en que Ramírez y Losantos declaraban la guerra a Rajoy.

Y llama aún más la atención que que no le preguntaran por el 11-M, que no le preguntaran por Mariano Rajoy. «Rajoy tiene suerte de que ni Acebes ni Zaplana estan diciendo públicamente lo que piensan de él, escribió Pedro J. Ramírez el 19 de mayo de 2008. Pero Rajoy no apareció en en la discusión.

Tampoco Francisco Camps, con el que Zaplana no tuvo precisamente buena relación (él quería la presidencia del PP valencianao para los ‘alicantinos’ de su colega Ripoll). Ni tampoco Rodrigo Rato como fichaje de Telefónica.

Por tiempo, o por lo que fuera, tampoco salió el tema de la Corrupción en Génova 13, en la que el nombre de Zaplana ya se mezcló en su día con el pringue Naseiro (aunque el más pringado en aquello era Palop) ni si opinaba algo sobre los gurtelianos. Ni habló del tema, ni se le preguntó por ello.

Sobre quien sí se le preguntó fue por Iñaki Urdangarín al planteársele la hipótesis de como hubiera actuado si le hubiera ofrecido sus servicios: «Esa hipótesis no se dio», aclaro el político.

«Estoy muy desentrenado», concluyó un sonriente Zaplana en una entrevista en la que se cuidó mucho de no meterse en fregaos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído