El escandalo de los derechos deportivos enfrenta a Echenique con los pesos pesados de la contabilidad

La vieja guardia de los tiempos del derroche en RTVE no se rinde y quiere morir matando

Fuego cruzado y enorme nerviosismo en la Corporación

La TVE ‘low cost’ del presidente Leopoldo González-Echenique -‘Las chicas de hoy en día’ (1991) en horario prime time en La 1 HD rompiendo los audímetros- tiene un objetivo muy claro: cuadrar las cuentas caiga quien caiga. Y por caer, ha caído en pleno agosto un pez gordo de la vieja guardia: Ignacio Mínguez-Yugueros, que llevaba décadas vinculado a RTVE, destituido por ‘supuestas anomalías’, en los derechos deportivos. El próximo en caer podría ser el director económico-financiero Ramón Revuelta, otro hombre con muchos presupuestos a sus espaldas.

Mínguez y Revuelta lo han visto todo en esa casa. «Han visto desfilar presidentes de todos los pelajes políticos mientras ellos no han hecho más que engordar su poder», dice una fuente interna de la casa. Sus ordenadores son auténticas cajas negras de la contabilidad de RTVE. Todo el dinero que entra y sale de la Corporación pasa por sus manos, y por la tercera pata de este triunvirato, José Aceituno, director de Compras. Los sindicatos los tienen en la mira hace tiempo: «Tienen mucho poder, pero también tienen mucho que callar».

Ahora tienen un nuevo enemigo: Enrique Alejo, el nuevo director general corporativo de RTVE. Técnico comercial y economista del Estado, llegó a la corporación procedente del Ministerio de Hacienda. Alejo es un hombre gris, un tipo de números y según personas que le han visto recientemente «está mosqueado». «Quiere hacer producción propia pero la vieja guardia (Minguez y Revuelta) se niega en redondo. Es natural, están acostumbrados a dárselo todo a las productoras externas», dice una fuente sindical.

Fue una auditoría de la Intervención General de la Administración del Estado la que disparó las alarmas. A los técnicos de la Administración le llamó la atención que se pase a pagar por los partidos de la Selección española de 27,2 millones en 2009 (11 partidos) a 45,5 millones en 2011 (10 partidos). El coste por minuto de estas emisiones salía a 42.000 euros. Más que la Champions y para colmo con menos audiencia. Por contrato, la empresa comercializadora de esos derechos, Santa Mónica, debía devolver dos millones que correspondían a TVE por la baja audiencia.

«Cuando Santa Mónica –explica Economía Digital– vendió a la cadena el último paquete de la Copa del Rey y la Supercopa, tasado en seis millones de euros, la televisión pública tenía previsto pagar sólo cuatro millones. Pero hace dos meses, la cúpula de la corporación descubrió que Santa Mónica está en concurso de acreedores y que los derechos de los partidos ahora pertenecen a Bankia. Según fuentes de RTVE, Mínguez-Yugueros no notificó la situación concursal a sus superiores».

A Echenique, otro hombre de números, se lo comían los demonios y pidió la cabeza de los culpables. Pero Mínguez y Revuelta se niegan a entregar la cuchara. Sus indemnizaciones –que podrían rondar los 250.000 euros por cabeza– son un pastizal imposible de asumir en tiempos de austeridad espartana. Echenique le ha abierto a Mínguez un expediente sancionador que le impide cobrar su indemnización hasta que se aclare la situación, una medida de presión para forzar un acuerdo. Pero fuentes internas de RTVE consideran que el fulminado Mínguez no se rendirá tan fácilmente. Lo de su jugosa indemnización lo podría tener fácil de ganar en los juzgados. Pretenden morir matando.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído