Eduardo Inda: "Aunque parezca mentira, Alfonso Rojo fue un gran periodista en la prehistoria"

Alfonso Rojo sobre el suicidio del secuestrador de Cleveland: «Sólo merecía la muerte, le tendrían que haber asado la cabeza en el microondas»

Ana Terradillos: "Hasta el obispo Munilla pide que haya perdón para los asesinos"

Alfonso Rojo sobre el suicidio del secuestrador de Cleveland: "Sólo merecía la muerte, le tendrían que haber asado la cabeza en el microondas"
Alfonso Rojo. PD

La muerte del secuestrador de las tres niñas de Cleveland, Ariel Castro, aparentemente ‘suicidado’ en su celda fue el principal tema de la tertulia de ‘El Programa de Ana Rosa’ del 4 de septiembre de 2013.

Ninguno de los tertulianos presentes, Mayka Navarro, Eduardo Inda, Alfonso Rojo y Ana Terradillos, lamentaba la muerte de quien mantuvo retenidas en su casa durante una década a las mujeres Michelle Knight, Amanda Berry y Gina De Jesus a las que mantenía atadas. 

El secuestrador Ariel Castro, ex conductor de autobus, fue detenido en mayo de 2013 cuando una de sus víctimas logró escapar con la ayuda de un vecino.

En agosto fue condenado a cadena perpetua al ser declarado culpable de todos los cargos, incluyendo los de vejación/violación.

En la tertulia de ‘El Programa de Ana Rosa’, el director de Periodista Digital, Alfonso Rojo, insistió en que era un caso que merecia la pena de muerte. Inda, por su parte, dijo que él no derramaría una lágrima por el suicidado.

Eduardo Inda: «Aunque parezca mentira, Alfonso Rojo fue un gran periodista en la prehistoria»

Al iniciar su intervención, Rojo no pudo evitar ser víctima de las burlas del adjunto al director de El Mundo, Eduardo Inda.

Alfonso Rojo- Yo una vez estando en Estados Unidos entrevisté a Robert de Niro… y entre las cosas que le pregunté…

Mayka Navarro- ¡¿Le entrevistaste?!

Alfonso Rojo- Sí. A mucha gente. A Robert de Niro, a Mondeira, aunque parezca mentira, uno ha hecho periodismo.

Eduardo Inda- ¡Aunque parezca mentira, Alfonso Rojo fue un gran periodista hace muchos años!

Alfonso Rojo- Hace muchos años.

Eduardo Inda- ¡Fue un gran periodista en la prehistoria, ahora ya no!

Mayka Navarro- Es que ha habido una exclamación: «Entrevisté a Robert de Niro», como el fan, el ‘wow…’.

Alfonso Rojo- Entrevisté a Robert de Niro…

Eduardo Inda- Fue el único periodista que se quedó en Bagdad durante la Primera Guerra del Golfo. O eso dice él.

Alfonso Rojo- Pero lo importante no es lo que yo hice.

Ana Terradillos- Eso dice él, eso dice él.

Alfonso Rojo- Para que no desvirtuemos el programa, el tema de hoy no soy yo. Estaría bien que algún día fuera el tema. Pero el tema es lo que me dijo Robert de Niro.

«Ariel Castro sólo merecía la muerte»

¿Y qué tenía que ver Robert de Niro con el asesino de Cleveland? Pues que cuando Alfonso Rojo era adjunto al director de El Mundo, es decir, el mismo cargo que ocupa ahora Inda, entrevistó al actor norteamericano y le preguntó por el tema de la pena de muerte.

Alfonso Rojo- Entonces estaba muy de moda en España criticar a Estados Unidos cada vez que había una ejecución, sobre todo en el periódico en el que estaba en ese momento, estaba en El Mundo, con Eduardo, tenía buen puesto y cada vez que iban a matar a alguien se montaban páginas ‘van a matar a alguien’. Yo le pregunté a Robert de Niro, porque era obligación ya que por esos días le iban a dar ‘chicharrón’ a alguien… ¿qué piensa usted sobre la pena de muerte? Y él me dijo que aunque no le gustaba, había personas que merecían la muerte. Yo estoy de acuerdo con lo que ha dicho Eduardo. Este pájaro [Ariel Castro] sólo merecía la muerte.

Eduardo Inda- ¡Yo no he dicho eso! Una cosa es que no vaya a derramar una lágrima…

(…)

Alfonso Rojo- Lo único que siento yo es que haya muerto tan rápido.

Ana Terradillos- Ese es el debate.

Rojo: «¡Que lo asaran en el ‘infiernillo’, con la cabeza en el microondas!»

El director de Periodista Digital insistió en la conveniencia dada la magnitud del mal que Ariel Castro había causado en, en nombre de las víctimas, haber ejecutado al secuestrador. Pero no con silla eléctrica, él se mostraba partidario más bien del crematorio – ‘infiernillo’ – como método de ejecución.

Alfonso Rojo- ¡Las víctimas hubieran pensado que en lugar de silla eléctrica había que darle ‘infiernillo’! ¡El ser humano es así! ¡infiernillo!.

Mayka Navarro- Pues yo no deseo la pena de muerte a nadie.

Alfonso Rojo- ¿Pero cómo no vas a desear la muerte a nadie? ¡Eso es mentira!

Ana Rosa Quintana- La madre de una de las víctimas, que es una persona muy religiosa, ha dicho que ella no deseaba…

Alfonso Rojo- ¡Eso es mentira! Eso es una falsedad.

Ana Rosa Quintana- El padre dijo que no quería pena de muerte, que quería que cumpliera el mismo encierro día a día…

Alfonso Rojo- La cárcel puede ser dura, pero no hay nada que tema más el ser humano que la muerte y más aún, la muerte con dolor. Aquí lo que no se puede decir es eso de «no… yo lo perdono…». ¡Eso es mentira! Cuando cometíamos la tropelía de ir a las víctimas de ETA y preguntarles a la madre de la que acababan de matar «¿usted que piensa?» y la pobre decía «no, que espero que la muerte de mi hijo sea la última…». ¡Es una falsedad! ¡Si me pasara a mí querría que lo mataran! ¡Y no en silla eléctrica! ¡Que lo asarán en infiernillo! ¡Que le metieran la cabeza en el microondas y lo encendieran! ¡Así! ¡Pum!

Ana Rosa Quintana- Rojo, ya.

Mayka Navarro: «Víctimas de ETA se han reunido con sus asesinos»

Como aún se podía meter más tensión, Mayka Navarro sacó el tema de ETA.

Mayka Navarra- Rojo. ¿No sabes que hay víctimas de ETA que se han reunido con su asesino en la cárcel? Los de Hipercor.

Alfonso Rojo- ¡Esos, la cabeza en el microondas!

Mayka Navarro- ¡No señor, no señor! Hay víctimas que tiene la capacidad de dialogar, de sentarse…

Alfonso Rojo- ¡Nada! El refranero español dice… cuando ocurrió lo de Cleveland se dice: «este hombre no tiene perdón de Dios». ¡Si Dios no lo puede perdonar, nosotros tampoco! ¡Este tío, espero que cuando llegue al infierno y vea a Pedro Botero con el pincho le de los buenos días con el pincho!

Rojo: «En nombre de las víctimas, estoy encantando de su muerte»

Mayka Navarro- Sólo una de las tres mujeres tuvo capacidad de articular palabra en el juicio y ninguna le deseó la pena de muerte.

Alfonso Rojo- Pues yo en nombre de las tres se la deseo.

Mayka Navarro- Es verdad que el abogado de una de ellas…

Alfonso Rojo- Estoy encantado con su muerte. Me han dado la alegría esta mañana en las noticias. Me he levantado, me he enterado de la noticia y he dicho ‘que buen día’.

Mayka Navarro- ¡Quieres dejar hablar, hostia, Rojo, tío, frena…!

Ana Rosa Quintana- Deja hablar, Alfonso Rojo.

Ana Terradillos- La capacidad de personar depende de cada uno.

Ana Rosa Quintana- Y de la religiosidad de cada uno.

Terradillos: «¡Hasta el obispo Munilla pide el perdón!»

La periodista de la Cadena SER, Ana Terradillos, habló poco del tema, pero cuando intervino dijo una frase algo rarilla:

Ana Terradillos- ¡Hasta el obispo Munilla pide el perdón para las víctimas y los asesinos!

¿’Hasta’ Munilla? Ni que monseñor Munilla fuera una especie de camorrero que rara ocasión hablara del perdón. Teóricamente lo de ‘perdonar’ se supone que está en el doctrina de la Iglesia, al menos oficialmente. Por lo que no acaba de enterse que a Terradillos le asombre que Munilla hable de perdón.

Rojo: «En la cárcel puedes jugar al ajedrez, ir al gimnasio y leer libros, habría que haberle colgado con la cuerda del violín»

El director de Periodista Digital mantuvo su argumentación, y descartó la cárcel como un castigo justo a los graves delitos de Ariel Castro.

Alfonso Rojo- Si tú estás convencido que hay cielo e infierno, puedes perdonar diciendo: «bueno, cuando muera ya lo tostarán allí». ¡Pero si no crees, el infierno hay que dárselo aquí!

Eduardo Inda- El secuestrador de Natascha Kampusch también se suicidó.

Mayka Navarro- Lo cual demuestra que las víctimas eran más valientes que sus secuestradores, ellas aguantaron manteniéndose vivas. (…)

Alfonso Rojo- Este monstruo se dedicaba a tocar en una banda de cumbias y de salsa caribeña mientras las tenía secuestradas a estas tres. ¿Es de recibo eso? ¡Habría que haberlo colgado! ¡Con la cuerda del violín!

Ana Rosa Quintana- ¿Cuál es su sentimiento? ¿De alivio? ¿De rabia? Si hubieran preferido que hubiera muerto en la cárcel después de sufrir muchos años de encierro. Ellas son las únicas voces autorizadas.

Alfonso Rojo- ¿Pero cómo van a preferir un encierro en la cárcel? ¡Allí pueden jugar al ajedrez, meterse en la piscina, se van al gimnasio, trabaja un poquitín en la lavandería, lee libros! ¡Oye!

Ana Rosa Quintana- ¿Qué has desayunado, Alfonso?

Mayka Navarro- ¡Pues nada, vete tú a la cárcel una temporada!

Alfonso Rojo- Ya he estado y no me ha gustado.

Mayka Navarro- Pues no trasmitamos la idea de que la cárcel es un spa.

Ana Rosa Quintana- La cárcel es un horror

Alfonso Rojo- No es un horror comparado con lo que ellas han vivido. No tiene ni punto de comparación.

Mayka Navarro- ¿Y qué debe hacer el Estado con él violarle, secuestrarle?

Alfonso Rojo- Se dice eso de que ‘lo único que no puedes hacer con el caníbal es comértelo’. ¡Pero darle un mordisco, oye!

Mayka Navarro- ¡Crea tu propio Estado, el Estado de Alfonso Rojo en el que a la gente se le cuece poco a poco!

No es la primera vez que Alfonso Rojo muestra su defensa de la pena capital. A la muerte de Osama Bin Laden, se mostró como uno de los tertulianos más satisfechos, aunque lamentó que antes de pegarle el tiro en la cabeza «no le hubieran pegado otro en las pelotas».

El difunto Ariel Castró negó en su juicio ser un monstruo y pidió perdón a las víctimas «No soy un monstruo. Estoy enfermo», dijo. Y relató entonces que él también había sufrido abusos sexuales siendo joven.

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído