El director de 'La Mañana de Federico' de EsRadio se refiere al conglomerado televisivo español en su columna de 'El Mundo'

Federico Jiménez Losantos: «Dicen que ahora Tele 5 será teatro de un amarillismo aún más sórdido»

"Las televisiones se matan por un punto de audiencia. Y ahora rivalizan para conseguir las exclusivas de los asesinos y violadores"

Federico Jiménez Losantos: "Dicen que ahora Tele 5 será teatro de un amarillismo aún más sórdido"

"Cuando cayó Banesto, Buruaga le dijo a Aznar tales atrocidades en el telediario de A3 que aquí mismo le pronostiqué un futuro aznarista esplendoroso"

La jornada de lunes 2 de diciembre de 2013 arrancó fuerte en lo que a la actualidad política se refiere, sobre todo poniendo el acento en la puesta en libertad de Miguel Ricart y el supuesto interés de las televisiones por querer contar con el testimonio del asesino de las niñas de Alcasser en sus platós.

En su columna del diario ‘El Mundo’, el polémico periodista Federico Jiménez Losantos, no da puntada sin hilo analizando el espectro empresarial televisivo en España. En su artículo titulado ‘El crimen de la televisión’, englobado en ‘comentarios liberales’, Losantos vislumbra «un duopolio en la televisión comercial» española, gracias a la intervención del Gobierno de Mariano Rajoy por permitir a Planeta hacerse con Antena 3 TV. Berlusconi y Lara son, según el periodista de EsRadio, los dos magnates al frente de sendos conglomerados —El crimen de la televisión–.

«Mariano Rajoy, cuya intervención y la de alguno de sus ministros fue esencial para que Aznar permitiera al grupo Planeta hacerse con Antena 3 TV, ha forjado un duopolio en la televisión comercial -dieciséis cadenas nacionales, ocho para Berlusconi y ocho para Lara- que no tiene igual en Europa. Ni siquiera en Italia un condenado por la Justicia como Berlusconi tiene tantas cadenas de televisión. Tantas, que, si quisiera seguir en política, le sería fácil venirse a España y presentarse a las elecciones utilizando de señuelo a alguno de los presentadores de su teleimperio, que ya fue peana de Jesús Gil al servicio del PSOE lo mismo que Antena 3 fue la plataforma de Mario Conde al servicio de sí mismo y contra Aznar, o sea, también al servicio del PSOE. Cuando cayó Banesto, Buruaga le dijo a Aznar tales atrocidades en el telediario de A3 que aquí mismo le pronostiqué un futuro aznarista esplendoroso. MAR y su jefe buscaban, sobre todo, disciplina».

Como no podía ser de otra manera, Losantos se refirió a las cadenas autonómicas, mientras critica un modelo financiero que ha destruido en dos años a las pequeñas cadenas:

«Para asegurar el duopolio perfecto de Berlusconi y Lara, el Gobierno del PP ha creado un modelo financiero que, al prohibir la publicidad en cadena, ha destruido en sólo dos años las pequeñas cadenas que podían aportar un mínimo pluralismo a una sociedad ya aplastada por los partidos políticos, que además del duopolio perfecto -con mayoría de programas contra el PP, porque el PP prefiere la izquierda a la derecha- se reservan infinito dinero público para las cadenas autonómicas: Canal Sur, TV3, ETB y demás».

Por último, Losantos tiene un recuerdo especial en su último artículo publicado en ‘El Mundo’ para Miquel Ricart, el asesino de las niñas de Alcásser, tan buscado estos días por los directivos de los diferentes programas dedicados a la materia:

«Por supuesto, hay programas mejores y peores, más y menos libres, con más o menos calidad, sobre todo en el ámbito rosa y amarillo, pero el duopolio es liberticida en esencia. Sin embargo, al ser casi perfecto resulta también homicida: se matan por un punto de audiencia. Y ahora rivalizan, talón mediante, para conseguir las exclusivas de los asesinos y violadores que el Gobierno infame y la Justicia han puesto en libertad. El más buscado es Miquel Ricart, el asesino de las niñas de Alcásser, que hace años fueron objeto en Antena 3 de repugnante explotación amarillista. Dicen que ahora Tele 5 será teatro de un amarillismo aún más sórdido: no el regodeo en el dolor de las víctimas sino el blanqueo de imagen de su asesino. Diríase que la degradación de la vida pública se ha convertido en el placer preferido de Mariano Rajoy».

 

Te puede interesar

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído