El que fuera presentador y director de 'España en la memoria' ajusta cuentas con el presidente de Intereconomía

Alfonso Arteseros: «Ariza estafa impune y sistemáticamente a más de 500 familias»

"Sí sólo me hubiese mentido a mí y a seis más hubiese dicho: 'Alfonso, eres tonto'"

El periodista Alfonso Arteseros le lanza un recadito claro y contundente a quien aún es presidente del grupo Intereconomía, Julio Ariza. En un vídeo subido a Youtube, el que fuera presentador en el canal del toro de ‘España en la memoria’, se lanza a degüello contra el presidente del grupo mediático al que acusa de estafar de manera impune y sistemática a más de 500 familias.

¿NOS LEE CON UNA TABLET Y NO PUEDE VER EL VÍDEO? PINCHE AQUÍ

Arteseros asegura que no quería haber llegado hasta este extremo, pero que no le ha quedado más remedio:

«Yo he sido muy discreto y me he dedicado a salir adelante, tratando de retomar mi actividad profesional»

«Me ha costado mucho trabajo tener que hacer esto, el contarles quién es en realidad Julio Ariza. Me encuentro en esta situación únicamente por su culpa»

«Lo que yo he vivido en Intereconomía no lo he vivido en mi vida en ningún otro sitio»

«Si Ariza sólo me hubiera engañado, estafado y mentido a mí y a otros seis, yo hubiese dicho, que tonto eres, Alfonso»

«Ariza estafa impune y sistemáticamente a más de 500 familias»

Periodista Digital reproduce el discurso íntegro de Alfonso Arteseros a continuación:

Acabo de llegar del Congreso de los Diputados. Es día 6, día de la Constitución. Me ha invitado el presidente del Congreso. Estuve rodeado de los padres de la Patria. De miembros del Gobierno y la oposición. De la cúpula de la Guardia Civil y el Ejército. Yo estaba muy triste. He ido para hacer relaciones públicas. Me interesaban los responsables de TVE y del Ministerio de Cultura. Alguno me ha preguntado por mi pasado y mi relación con Intereconomía.

A mí los que me importan son todos ustedes. A raiz de lo que le acaba de pasar a Josep Pedrerol. Yo he sido discreto. Muchos digitales me han llamado y me han preguntado, pero he sido discreto. Me he dedicado este tiempo a intentar salir adelante. Reanudar mi actividad profesional, que es lo que me encanta. Dejar que la justicia funcione.

Voy a hacer una confesión. Contarles la verdadera realidad de este personaje que se llama Julio Ariza. Responsable de Intereconomía y de La Gaceta. De mi situación y de la de mi familia, única y exclusivamente por su culpa. Y que haya contratado a una serie de personas que hacen y deshacen con él escondido. Lo que yo he vivido allí no lo he vivido en mi vida. Nunca jamás. Voy a contar cosas que no me lo creo. Si al que ha engañado, ha estafado y ha mentido hubiera sido solo a mi y a otros seis más yo no estaría haciendo esto. Me levantaría por las mañanas y me diría que que tonto soy. Pero lo que Ariza ha hecho a más de 500 familias sin que nadie le haya parado los pies. Dejando a deber dos millones al casero que lo ha desahuciado donde yo trabajaba hasta becarios y becarias que no le han dado ni el dinero del bonobús.

He vivido como jóvenes compartían pensión y luego pernoctaron en el paso subterráneo de Cibeles para volver a trabajar al día siguiente. Yo no soy más importante que nadie. Pero me veo en una situación lamentable porque mi casa la tenía totalmente pagada y por hacer esos programas de ‘España en la memoria’ donde no me ponían nada y un día me llama Díez Quintanilla (CEO de Intereconomía) para proponerme sacar en DVD algunos programas y él me dijo que yo lo haría todo, reeditaría todo y entonces yo, mi casa, la tuve que rehipotecar y me monté el estudio más en condiciones para realizar ese trabajo: Han sido 204 programas de ‘España en la memoria’ y mis problemas son dos: uno con el periódico La Gaceta y otro con los programas de televisión. En cuanto a estos últimos se me deben cinco meses, todos los programas de ‘España en la memoria’, la factura con IVA, de los meses de septiembre, octubre, noviembre, diciembre y enero.

Y con el periódico de La Gaceta, el acuerdo al que llegaron conmigo es que percibiría 20 céntimos por cada DVD que se vendiera con el periódico. Se fabricaron 70.000 DVD por cada entrega y los capítulos fueron 60. Durante 60 domingos se estuvieron distribuyendo 70.000 copias. Hagan cuentas. Los domingos a las 9 de la mañana comenzaba la distribución y por la noche ya no quedaba ninguno en ningún VIPS de España. El señor Julio Ariza se embolsó más de tres millones de euros y La Gaceta pasó de 40.000 ejemplares a vender casi 100.000 los domingos. Y los 2 euros del DVD se distribuían así: 40 céntimos para el fabricante, cuando lo cobró, porque tengo entendido que tuvo problemas, y otros 60 distribuídos entre el distribuidor y el quiosquero. Queda un euro limpio. El señor Ariza no pagó un solo céntimo a la SGAE aunque yo no le he cedido los derechos para que los comercialice. Si echamos cuentas solamente con el tema de los DVD probablemente me deba 400.000 euros. Pero luego están los programas que tampoco he cobrado.

He puesto dos demandas distintas, al periódico y a Intereconomía. No se han presentado. Les han declarado en rebeldía. Me asombro de como está la Justicia. Deuda reconocida por Ariza son 120.000 euros y ni eso me lo pagan. Ni se sientan conmigo a negociar. Que los necesitaría porque llevo año y medio que me estoy desangrando, gastándome los ahorros que guardó mi mujer. ¿Se imaginan con los años que ya tengo, con un hijo sin trabajo, tener que pagar sus estudios, y mi mujer sin trabajo, que llegue un día y me desahucien, con el archivo que yo tengo sobre España a tantos hombres y mujeres que me dedicaron su tiempo y me facilitaron su testimonio, para que yo realizara esos documentales, en la calle? Todo porque un personaje como Ariza, que se lo hace a todo el mundo, y sigue sacando el periódico y nadie le para. El ministro Montoro estoy convencido que de todos los inspectores le manda al mas novel y puede ser impresionante lo que pueda salir.

Hablo no de lo que considero una estafa, que es lo que yo reclamo, sino lo que ellos reconocen que me deben a mi. Se consigue embargar la cabecera de La Gaceta y yo tonto de mí, le digo a mi abogado, la cabecera no la quiero para nada pero quizás hagamos presión a ver si este hombre se apena de mí y de mi familia porque yo me he portado magníficamente con él y encima me dice: ‘esta embargado para ti, pero no puedes hacer nada porque tienes que solicitar que se subaste y para eso tienes que poner en un juzgado otros 3.000 euros’. Y eso si llega alguien y puja con ese dinero se cubrirá algo de mi deuda. Y eso es cuando se me da la cabecera y podré impedir que la utilicen con el periódico.

Me da pena. Tengo muy buenos recuerdos de Intereconomía los dos primeros años. Tienen razón Antonio Jiménez, Los Clones, Pedrerol…teníamos libertad para trabajar. Hacer las cosas por ti mismo. De repente empezaron a suceder cosas inauditas que yo un día ya le dije a mi mujer: ‘aquí van a pasar cosas como las que vivimos en Marbella’. Lo que ya sabemos: concejales en el banquillo. Anticipé que sería un escándalo nacional y lo fue. Cada vez estoy más convencido que el tema de Intereconomía acabe también siéndolo. Y ahora Ariza le vende la frecuencia por 20 millones de euros al Real Madrid pero quiere seguir emitiendo con gente que está contratando que cobra muy poco y que van desplazando a todos los de antes. Pretende con ese dinero alquilar una frecuencia a MTV para seguir emitiendo a nivel nacional. Creía que este hombre que estuvo en política y salió por la puerta de atrás tendría herido su orgullo. Que necesitaría seguir manteniendo su nivel de influencia y contactos.

Llegó un momento en que pensé que se había vuelto loco, creyéndose ciudadano Kane, con un grupito de aduladores. Luego he descubierto que aún no ha pagado los despidos de los ERE, a los proveedores, las nóminas. Nos juntábamos en las cenas 800 personas y nos hablaba como un padre

La cruz comienza en la toma de posesión de Cospedal en Toledo y no se me olvidará que yo estoy hablando con Rajoy, termino de hablar con él y me encuentro detrás de mí a Julio Ariza, me retira de allí y me pregunta si era verdad que me debían dinero. Le dije que sí, pero que aquel no era lugar para hablarlo. Aún así me dijo que al día siguiente iba a hablar con su gente porque decía que aquello no era de recibo. Pues bien, desde ese momento, cada vez que me encontraba con Julio Ariza siempre me decía que gracias por mi paciencia. Pues bien, Julio Ariza, la paciencia se me ha acabado y también se me está acabando el dinero que ha ahorrado Teresa. No me puedo creer que esto me lo estés haciendo a mí ¿Te estás amparando en el tipo de justicia que tenemos, lenta y cara? No me puedo creer que este tipo de justicia se haya diseñado para favorecer a los poderosos y, en casos como el tuyo, a los que engañan?

Yo me siento débil, no poderoso. El único poder que tengo es ustedes y, aunque no me gusta hacer esto, les pido de todo corazón que lo difundan, que lo comenten. Yo he estado aquí muchos días trabajando desde las 8 de la mañana hasta las 12 de la noche, a veces sólo comiendo un bocadillo, dejándome incluso la visión del ojo izquierdo y tú, Julio Ariza, sin decirme cómo vas a pagarme lo que me debes, esos 120.000 euros. No tienes vergüenza.

¿Por qué le estás haciendo esto a toda esta gente que te ha apoyado? No entienden qué es lo que estás haciendo y algunos no pierden la esperanza de que nos les hagas lo mismo que a Pedrerol y a su equipo, cerrándoles las puertas. ¡Qué fuerte, Julio! Tú no crees en nada, ni eres español, ni crees en la familia, ni en esos principios por los que apostabas, era todo una mentira. Sólo crees en ti y en llevarte los ahorros que tienes a costa de no pagar las nóminas, al casero, a los proveedores, el transporte de las becarias, de no pagarme a mí. Tú me has arruinado la vida. Lo que ha hecho esta persona, Julio Ariza, es imperdonable y la historia y el tiempo le pondrá en su sitio

Ustedes, los que patrocinan y ponen anuncios, que podría pedir para mí, que ayudasen a patrocinar mi programa en 8 Madrid, les voy a pedir que no ayuden con la publicidad a una persona como es Julio Ariza para que siga cometiendo esas atrocidades, que es una nueva forma de esclavitud y de explotación en este siglo XXI.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído