Informe Buitre de Periodista Digital

[VÍDEO] Isabel Durán mete el dedo en la llaga en el ‘caso Noos’ recordando lo que hizo la izquierda con Filesa

El juez Castro sufre en sus carnes la presión que en su momento padeció Marino Barbero al investigar las cuentas del PSOE

La imputación de la Infanta Cristina por parte del juez Castro y el ruido mediático que arrastra esta medida, con presiones por parte de la Fiscalía para que el magistrado balear vuelva a marcha atrás (ya lo tuvo que hace en abril de 2013) rescata de la memoria una situación muy parecida a la que tuvo que vivir a mediados de los años 90 el juez Marino Barbero con respecto al ‘caso Filesa’.

Según este Informe Buitre para Periodista Digital, el magistrado Castro no es el primero en sufrir la presión de determinados medios de comunicación o de las instancias judiciales superiores para que retroceda en sus pretensiones y eso es justamente lo que padeció Barbero cuando quiso meter en cintura a una parte importante de la cúpula socialista con respecto a una trama de pagos ilegales, clave ésta que da la periodista Isabel Durán en la tertulia de ‘El Cascabel’ del 7 de enero de 2014.

Durante los años que duró este proceso, el diario El País se dedicó en cuerpo y alma a criticar al juez que llevaba la instrucción del ‘caso Filesa’, al que llegó a definir como un magistrado «ególatra, de experiencia nula y justiciero».

No obstante, Marino Barbero también tuvo sus defensores mediáticos, entre los que se encontraba el entonces director del ABC, Luis María Anson, que aseguraba que «los ataques desmesurados del diario gubernamental a Marino Barbero honraban al juez».

Los ataques políticos al juez togado estuvieron encarnados de manera principal por el entonces presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Rodríguez Ibarra, que puso en tela de juicio la honradez de éste, al que llegó también a poner en duda la legalidad de un chalet que el magistrado tenía en Extremadura o incluso, quizá lo más gordo, que lo comparase ni más ni menos que con terroristas.

La frase de Ibarra, pronunciada en julio de 1995, fue: «Igual que los terroristas quieren intervenir en política poniendo bombas, el juez Barbero quiere hacerlo con sus sentencias», lo que provocó que Marino Barbero tuviese que solicitar amparo al Consejo General del Poder Judicial. Ante la negativa a concedérselo (en la cúspide del CGPJ estaba el progresista Pascual Sala), Barbero optó por retirarse del caso y de la vida judicial.

Una vez fuera de juego, su sustituto en la instrucción, Enrique Bacigalupo, redujo a la mínima expresión la relación de acusados en el banquillo que había propuesto Marino Barbero.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído