El documental 'A Very British Airline' deja con el culo al aire a la compañía

¿Qué hace una azafata con un muerto en un vuelo de British Airways? ¡Ponerle gafas de sol y darle una copa!

"No deben guardarse los cadáveres en los lavabos porque es indecoroso, además de un riesgo para la seguridad"

¿Qué hace una azafata con un muerto en un vuelo de British Airways? ¡Ponerle gafas de sol y darle una copa!
Una azafata. SK

El documental de la BBC ‘A Very British Airline’, -que emite la cadena este lunes 2 de junio de 2014- lo pone al descubierto y no deja nada en el aire: la compañía  British Airways se ha dedicado hasta hace poco a ‘lidiar’ con los pasajeros que se morían en vuelo, -algo al parecer  nada inusual según recoge The Telegraph-, de una manera muy peculiar.

Y no es que se les amortajara durante el viaje como detalle, o que la tripulación les rezara un rosario, sino que las azafatas intentaban disimular el deceso, para no levantar al parecer revuelto, calzándoles unas gafas de sol, dándoles un vodka-tonic y poniéndoles en las manos un diario del ‘Daily Mail’, amén de ponerles un poco de maquillaje. Así de fácil y patético.

RECOMENDACIONES

Todo ello formaba parte de la formación recibida por las azafatas y auxiliares de vuelo antes de embarcarse en su primer periplo en el aire.

La compañía advierte así al personal de vuelo, que no deben guardar los cadáveres en los lavabos porque es

«indecoroso además de un riesgo para la seguridad del avión al no estar sujeto con un cinturón de seguridad para el aterrizaje».

Además, las aerolíneas avisan que, por el rigor mortis, el cadáver puede quedarse encajado en el minúsculo lavabo y no poder sacarlo una vez en tierra.

Durante la grabación del documental, los realizadores tuvieron un acceso sin precedentes a información interna acerca del funcionamiento de la empresa, incluyendo algunos datos curiosos desconocidos para el público.

La instructora principal, que se ocupa de formar a azafatas y sobrecargos, dice que la gestión de un «cadáver fresco» durante un vuelo es una «zona gris» dónde no hay una única acción de respuesta.

Actualmente, y si hay espacio disponible, el cuerpo se coloca en un asiento fuera de la vista del pasaje, y envuelto por competo en una manta.

«Conozco a un miembro de una tripulación que tuvo que hacer todo el viaje sentado al lado de un cadáver. Todo el tema es horrible»,

detalla la instructora en el documental.

En la actualidad, cuando un pasajero pierde la vida a bordo, generalmente se lo lleva a un área de descanso de la tripulación y se lo cubre con una manta, aunque no faltan casos en que se recurre a asientos vacíos en primera clase o clase ejecutiva.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído