Los que han enfilado sus cañones contra el protegido de la vicepresidenta, quieren más

La caída de Corrales en RTVE no aplaca la sed de sangre radiotelevisiva en el Gobierno Rajoy

El tributo del presidente de la Corporación a sus críticos dentro y fuera del ente no ha bastado

La caída de Corrales en RTVE no aplaca la sed de sangre radiotelevisiva en el Gobierno Rajoy
Julio Somoana con Leopoldo González Echenique. RT

La salida de Ignacio Corrales de la Dirección de TVE, adelantada por el productor Pedro Pérez a través de Twitter, no parece que vaya a aplacar las iras existentes en las filas gubernamentales y populares contra el presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique.

La valoración del fin del mandato de Corrales es prácticamente unánime: Echenique ha entregado su cabeza para frenar la oleada de críticas que cae sobre él y sobre el director de Informativos de TVE, Julio Somoano.

«Están pidiendo sangre por la situación. Que hasta Mariano Rajoy y otros prebostes abordaran la cuestión en Toledo semanas atrás da una idea de cómo andan las cosas. Y si no los mueven es porque no acaban de encontrar recambios dispuestos a meterse de lleno en el avispero que dejarían», aseguran fuentes populares.

Otras fuentes apuntan al hecho de que Corrales haya sido sacrificado al ser el eslabón más débil del tridente formado por Echenique, Somoano y él. Y es que Corrales contaría con menor protección política que los otros dos.

Una protección relativa porque si sobre Echenique todavía se proyecta la importante sombra de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no puede decirse lo mismo sobre Somoano.

El director de Informativos de TVE ha conseguido concitar cabreos de los sectores más dispares del Gobierno y del PP, sin contar los de fuera, y sólo parece contar con el respaldo del área de Comunicación de La Moncloa.

Por otra parte, la gestión de Corrales tampoco ha sido para tirar cohetes. La pérdida de audiencia, las contrataciones discutibles y los fracasos de programas de alto coste y el mantenimiento de directivos muy discutidos dentro de la Casa -como es el caso de Montse Abad-, junto a la contratación de otros externos -como Alejandro Flórez, procedente de La Sexta-, además de las diferencias con otros cargos, han terminado de rematar su gestión.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído