José María Mena, entrevistado por Isabel Durán en 13TV

El ex fiscal jefe del TSJC confiesa la persecución cuando investigó a Pujol por el ‘caso Banca catalana’: «Nos llegaron a disparar en las ventanas»

"Treinta años después la gente puede saber que éramos los defensores en contra de un expolio, de todos a los que les robaron la ilusión nacionalista y de paso los ahorros"

"Pujol era un personaje de una prepotencia infinita, era vehemente y maleducado""

Se esperaba un verano relativamente tranquilo a nivel político, con todos los cabos más o menos atados, a la espera ya solo de la inminente reunión deseada para las aspiraciones soberanistas en Cataluña entre Artur Mas y Mariano Rajoy. Pero explotó como una bomba el comunicado de Jordi Pujol, presidente de la Generalidad de Cataluña durante más de veinte años y uno de los hombres más fuertes de la política en España y en la región catalana. La evasión económica al fisco es solo la punta del iceberg de una presunta trama delicada y muy dolorosa para los ciudadanos.

Entretanto, los medios de comunicación echan humo para tratar de poner orden al desaguisado catalán, y así llegar hasta el final de los hechos, hasta la última peseta y hasta la última persona implicada. En el espacio de mediodía en 13TV, ‘Más claro agua’, con Isabel Durán en la conducción, sorprendió la entrevista realizada a un hombre destacado y con mucho que decir en relación al tema recién conocido.

El ex fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, José María Mena, confesó en el programa televisivo de debate político la persecución que vivió durante la investigación a Jordi Pujol por el caso ‘Banca Catalana’:

«En la etapa de Banca Catalana nos llegaron a disparar a las ventanas, recibíamos llamadas intermitentes por la noche, pero nunca tuvimos miedo. […] Todos los medios de comunicación hicieron con nosotros [Carlos Jiménez Villarejo y él] lo que les dio la gana por ser los fiscales de la acusación. La presunción de inocencia que se nos tenía que dar hoy al final se nos otorga».

«Treinta años después la gente puede saber que no perseguíamos a nadie sino de buena voluntad, éramos los defensores en contra de un expolio, de todos aquellos ahorradores a los que les arramplaron el dinero, les robaron la ilusión nacionalista y de paso los ahorros».

José María Mena fue uno de los dos fiscales, junto a Carlos Jiménez Villarejo, que durante tres años estuvieron investigando el ‘caso Banca Catalana’ y que presentaron la petición de procesamiento de, entre otros, Jordi Pujol. Sin embargo, en 1986, el pleno de la Audiencia de Barcelona decidió con 33 magistrados en contra y solo 8 a favor no procesar al President, al estimar que no había indicios racionales de criminalidad en su actuación como vicepresidente ejecutivo de Banca Catalana.

Proseguía en su explicación José María Mena, casi 28 años después:

«No hay que olvidar que Pujol tenía dos abogados: uno de ellos era Juan Piqué Vidal que era un gángster reconocido y condenado por la Justicia; se aliaba con el magistrado para meter en la cárcel a sus clientes y cobrarles por sacarles; el abogado de Pujol era el que movía los hilos -sus compañeros le llamaban ‘Don Giovanni’- y los magistrados que resolvieron el asunto actuaron sin haber leído la querella. Hay una frase histórica del siglo XIX: ‘Los jueces no se venden, se regalan’. No puedo decir nada de esos magistrados pero tengo constancia de que no se habían leído la querella».

‘Más Claro Agua’. Entrevista a José María Mena -Parte 2- (29-07-2014)

«Si lo de Banca Catalana hubiera salido adelante, si a los polítcos de todos los partidos se les hubiera dejado el recado de que la impunidad no estaba garantizada, la corrupción no habría tenido los caracteres bochornosos que tiene hoy».

«González le prometió a Pujol que habría querella pero que no iría contra él».

«Pujol le montó una bronca cuartelera al entonces fiscal general del Estado Javier Moscoso [Moscoso ordenó no recurrir el auto sobre Jordi Pujol en el ‘caso Banca Catalana’ en diciembre de 1986] porque no obligaba a los fiscales para que desistieran de la presentación del recurso. Pujol era un personaje de una prepotencia infinita, era vehemente y maleducado».

 

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído