Periodista Digital en el FestVal de Vitoria 2014

Tres razones por las que ‘Bajo Sospecha’ va a ser un rotundo éxito

Ficción de misterio con un guión efectivo, una Alicia Borrachero soberbia y una Blanca Romero que debería haberse quedado en su casa

El 5 de septiembre 2014 el FestVal de Vitoria 2014 recibió uno de los estrenos más esperados del año, la nueva colaboración entre Atresmedia y Bambú Producciones: ‘Bajo sospecha’, una serie con vocación de éxito. Una niña desaparecida, una familia con muchos secretos y dos policías infiltrados, puede que la idea ya está muy vista pero el resultado funciona, con ‘peros’, pero funciona.

Ha sido el segundo gran estreno del un FestVal cargado de lugares comunes y productos ya conocidos y poco interesantes. Dos días después de aplaudir ese experimento maravilloso que es ‘Refugiados’ (laSexta), Bambú Producciones ha vuelto a dar la campanada con un producto más comercial, ‘Bajo Sospecha’.

A diferencia de ‘Refugiados’ (que se creó para ganar prestigio de laSexta y no para hacer grandes datos de share), ‘Bajo Sospecha’ ha nacido para convertirse en un nuevo fenómeno televisivo en un país en el que el género policiaco nunca ha brillado con soltura.

‘Bajo Sospecha’ va a ser un éxito, de eso no cabe la menor duda pero hay que advertir que no es una serie redonda. Aún con todo, esta nueva creación de Atresmedia es un ejemplo perfecto de cómo hacer que el público se enganche. Estas son las cinco razones por las que ‘Bajo Sospecha’ va a arrasar.

Razón número 1: La interactividad de la historia

Un pueblo perdido en el bosque, Una niña que desaparece el día de su comunión dentro de un recinto cerrado y en compañía de su misteriosa familia. Dos policías (un hombre y una mujer, cada uno de su padre y de su madre) se infiltran en la comunidad para resolver el misterio. Estos son los componentes, ya muy vistos, de una trama que que juega al despiste. Todos son sospechosos, todos tienen algo que ocultar y el guión se empeña en reírse de nosotros con innumerables pistas falsas.

Todo en ‘Bajo Sospecha’ es muy falso y truquero. Esto no es ‘True Detective’. Aquí va uno va entretenerse, sólo, y eso es lo que funciona. Reivindico la manipulación más bizarra siempre y cuando esté bien hecha y en esta serie lo está. Lo que quiero decir es que es imposible no involucrarse en la historia, una especie de Cluedo chiflado en el que juegas al ‘quién es quién criminal’. Una anécdota: Tres horas después del visionados, seguíamos discutiendo y lanzando teorías sobre qué narices le había pasado a la niña. Con eso lo digo todo.

Pero aquí hay un fallo, un gran fallo: la utilización excesiva del cliffhanger, —el momento final de suspense de un capítulo, temporada o serie que deja la acción inacabada y a los personajes, generalmente, en una situación complicada e inesperada–. En cada escena, los actores terminan poniendo morritos y con cara de «uy ,uy, uy, el asesino soy yo». Esto llega a ser tan descarado que roza el ridículo.

Razón número dos: El reparto

Es bien sabido que si quieres que tu serie triunfe, tienes que fichar a los rostros más populares que haya, da igual si son buenos o no. En ‘Bajo sospecha’ nos encontramos a Yon González, a Blanca Romero, Lluis Homar, Alicia Borrachero, Melani Olivares y Armando del Río como nombres más relevantes. No todos están bien pero el casting funciona.

Lo peor de la serie, sin duda, es Blanca Romero. Pobre. La cantante, modelo y antigua musa de ‘Física y química’ lo intenta pero no lo consigue. Su expresión facial es la misma que usa cuando está dando clase a unos niños pequeños que cuando le dicen que es estéril. Me dicen que la cosa mejora en el futuro. Lo dudo. Lo malo es que su personaje es un bombón (me chifla que sea católica, es un detalle que no viene a cuento pero que la enriquece)

Yon González es el reclamo perfecto para enganchar al público femenino. Su personaje está hecho para ‘molar’ para lucir palmito. Lo malo es que el actor, aunque ha mejorado desde ‘El Internado’, sigue sin vocalizar. Una pena.

Y luego tenemos a Alicia Borrachero, una mujer que con sólo un puñado de secuencias consigue merendarse a sus compañeros sin despeinarse. ¡Qué grande es! Su papel es el de la madre sufridora y el mayor vínculo emocional de la historia. Es con ella con la que sentimos el miedo y el dolor del secuestro. Y tras verla, uno se pregunta ¿Por qué Belén Rueda trabaja tanto y es una estrella en este país y Alicia Borrachero sigue en un segundo plano? Somos así.

Razón número 3: El equipo que hay detrás

Una de las frases que más escuchamos tras la proyección del piloto de ‘Bajo Sospecha’ fue: «Si esto lo hace Globomedia, les hubiésemos dado un abrazo». Es verdad, el nivel de calidad de la productora de Dani Écija está tan anclado en las mismas bases de siempre, que un producto como éste hubiese supuesto una auténtica revolución.

Pero ‘Bajo Sospech’a es una creación de Bambú (con la supervisión de la directora de ficción de A3 Sonia Martínez, una mujer que ha revolucionado el panorama de series en España) y éstos tienen el listón muy alto. Tras ‘Velvet’, Hispania’ o ‘Desaparecida’, el nivel de exigencia que le pedimos a Ramón Campos y Teresa Fernández es elevado y peligroso.

Pero, de momento, confiamos en Bajo Sospecha y en sus creadores. Saben hacer las cosas (excepto en ‘Gran Reserva: El origen’. Todo es perdonable) , son conscientes de sus fallos y seguro que la cosa va a ir a más.

Sólo decir que por mucho que se pueda criticar el primer capítulo de ‘Bajo Sospecha’, su último plano es tan contundente e inquietante que es razón suficiente para agarrar al espectador por sus partes nobles y no soltarlo jamás. Sin palabras.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído