FUEGO DE TAMBOR EN LA COMISIÓN

Sánchez capea la acusación más comprometida echando mano de Anson

El candidato del PP a la Presidencia de RTVE sabía que iba a enfrentarse a una tormenta de fuego dialéctico donde la representante de UPyD lanzó la pregunta del millón

Sánchez capea la acusación más comprometida echando mano de Anson
José Antonio Sánchez.

José Antonio Sánchez, director general de Telemadrid, llegó ante la Comisión de Nombramientos que debía «examinarle» para la Presidencia de RTVE con buenas intenciones y satisfacción por volver «a esta casa en la que tantos años de mi vida he pasado», dando la mano a José María Barreda, que había acudido como oyente.

El que fuera cronista parlamentario de ABC debía tener claro que la única ayuda que iba a recibir procedería de las filas populares. Porque el resto de representantes de los grupos salió a matar.

Aunque la apertura corrió a cargo del diputado de Amaiur Rafa Larreina en representación del Grupo Mixto, el primer rejón lo puso el representante peneuvista, Joseba Aguirretxea. «Sabemos de matemáticas y sabemos que va a ser el presidente de RTVE», le espetó tras cargar contra la falta de un candidato de consenso.

Mientras Sánchez tomaba notas, el diputado del PNV le pregunta «si usted va a ser lo mismo que fue», en alusión a su Presidencia de RTVE durante los dos mandatos de José María Aznar.

Sin embargo, el verdadero ataque frontal llegó de la mano de la diputada de UPyD Irene Lozano, que comenzó regañando a Sánchez por ser tan «parco» en su presentación.

Pero ese solo fue el comienzo del fuego de tambor de Lozano: «Es un mal augurio su nombramiento». «No tiene un perfil de gestor, tiene un perfil de liquidador» o preguntas sobre un posible ERE en RTVE se mezclaron con alusiones a la aparición de un J.A. Sánchez en los papeles de Luis Bárcenas que habría cobrado 1.100.000 pesetas. «Usted figura en los apuntes contables de un señor que está en la cárcel», le espetó

Le recogió el testigo Ricardo Sixto Iglesias, de Izquierda Plural, que volvió a lanzar lo de Bárcenas. «¿En cuántos casos está usted imputado?», fue una de sus preguntas a Sánchez, al que también consideró como responsable de una «etapa negra» en RTVE alegando que su nombramiento venía «precedido por la sombra de un ERE», el de Telemadrid.

Más comedida estuvo la representante de CiU, Montserrat Surroca, que dio pasó al socialista Gregorio Gordo, que tildó todo el proceso de «paripé» y lanzó sus dardos contra la gestión de Sánchez en RTVE, al que acusó de ser un representante de la «puerta giratoria».

En tal huracán, tan sólo el popular Ramón Moreno, iba de suyo, rompió una lanza por el compareciente, observado por varios diputados del Grupo Popular como Andrea Fabra, Julieta de Micheo, Macarena Montesinos, Vicente Martínez Pujalte o José Antonio Bermúdez de Castro, entre otros.

«Cualquier candidato del PP hubiera cosechado las mismas palabras», alegó Moreno, que logró esbozar una media sonrisa a Gordo al aludir irónicamente a que «la hospitalidad socialista, una vez más, no nos ha defraudado».

Los cobros del PP

En el turno de respuesta Sánchez comenzó capeando el temporal con una disculpa «por la falta de experiencia en estas lides» y argumentando que su modelo de RTVE era el de las dos leyes al respecto consensuadas en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero el momento más interesante llegó cuando el propuesto por el PP agarró el toro por los cuernos de los papeles de Bárcenas. «No tengo ni idea de eso. Sí es cierto que hace veinte años, cuando trabajaba en una empresa privada, podía compatibilizar ese trabajo con otros para el PP. El director de esa empresa me autorizó a ello», explicó.

Y para que no quedaran dudas Sánchez sacó un recorte con un artículo de Luis María Anson en El Mundo en el que recordaba cómo había permitido que realizara colaboraciones con el PP siendo periodista de ABC.

En cuanto a Telemadrid, Sánchez sacó músculo con una batería de cifras sobre reducción de deudas y crecimiento en audiencias. Pero, sobre todo, sacó pecho de su RTVE: «Fuimos la televisión que más audiencia tuvo en España. Yo jamás perdí el liderazgo» lanzó a Gordo, que intentó debatir con él sin éxito, ya que la presidenta de la Comisión, Celia Villalobos, le cortó en el acto.

Para devolver el golpe, Sánchez recordó cómo su director de TVE, Juan Menor, fue ratificado por el nuevo Ejecutivo de Zapatero, y lanzó un dardo a cuenta de los ERE: «Yo no despedí a nadie en RTVE. Ustedes echaron a cinco mil compañeros a la calle».

A esas alturas Gordo intentó volver a debatir y, de nuevo, Villalobos salió al quite: «Usted ha hecho una alusión directa al señor Sánchez y ahora le están contestando». El candidato del PP, con su mejor sonrisa, le hizo un guiño a su azotador socialista: «Yo le agradezco su intervención. Ha sido impecable».

Tras eso, recogió los bártulos y se marchó. Tocaba el turno de Francisco Javier Montemayor, candidato de UPyD que se presentaba sabiendo que su elección era imposible. La cosa fue más rápida que con Sánchez aunque el tema de las votaciones llevase a que Villalobos y Lozano se enzarzaran al final de la comparecencia.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído