¿SE PONDRÁN DE ACUERDO?

La envolvente que pretendía hacerle Iglesias a Aguirre en ‘La Tuerka’

El duelo televisivo al que ambos se retaron hace cuatro meses sigue sin fecha porque el líder de Podemos quería que fuera en diferido y la presidenta del PP de Madrid sólo acepta un directo

La envolvente que pretendía hacerle Iglesias a Aguirre en 'La Tuerka'
Iglesias y Aguirre Captura

Van camino de cumplirse cuatro meses desde que Esperanza Aguirre y Pablo Iglesias se retaran en La Sexta Noche a un morboso duelo en el programa La Tuerka -que él presenta- y sigue sin haber fumata blanca.

A la vuelta del verano el líder de Podemos dio largas a la presidenta del PP de Madrid porque problemas técnicos les habían obligado a retrasar el inicio de la temporada -como ya contó El Semanal Digital- y ahora el escollo es otro.

Iglesias quería que el programa fuera en diferido, enlatado. La Tuerka llegó a poner fechas sobre la mesa de Aguirre: el martes 30 de septiembre se grabaría y el viernes 3 de octubre se emitiría en la página web de Público.

Sin embargo, la lideresa se negó a tal envolvente y puso como única condición sine qua non que fuera en directo, según fuentes de su equipo. Que remachan que a Aguirre le gusta la televisión en tiempo real y que en tres días de paréntesis entre la grabación y la emisión pueden pasar muchas cosas.

No sólo eso: lo que pretende Iglesias no es un tú a tú sino un tótum revolútum. En la mesa de debate, además de ellos dos, se sentarían otros tertulianos, siguiendo el formato habitual del programa. De hecho le han pedido a Aguirre que se lleve a dos personas de su cuerda.

Después de que la lideresa se negara a un debate en diferido su equipo no ha vuelto a tener noticias de producción de La Tuerka, mientras Cuatro y La Sexta se ofrecen insistentemente para retransmitir un cara a cara a buen seguro muy rentable en términos de audiencia.

No en vano ambos están en el candelero, ninguno de los dos tiene por costumbre morderse la lengua y se sitúan en las antípodas ideológicas. Ingredientes para un cóctel explosivo. Y de paso a Aguirre le serviría para dar un golpe en la mesa en medio de las voces que dan por desahuciada su carrera política con motivo de la Operación Púnica.

Se suponía que, al margen del fallido -de momento- debate en La Tuerka, ambos debían haberse visto las caras el pasado 14 de octubre en los juzgados, con motivo del acto de conciliación por una querella interpuesta por Iglesias contra ella por haberle acusado de apoyar a ETA. No obstante, el líder de Podemos dio plantón y envió en su lugar a Juan Carlos Monedero.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído