Valeen, Amanda y Tiffany son hijas de una ex cocainómana, y se prostituyen para conseguir dinero para las drogas

La terrible historia de las 3 hermanas prostitutas que no pueden vivir sin inyectarse heroína

"Cuando nos despertamos en la mañana, lo primero en nuestras mentes es drogarnos"

Su futuro es un recuerdo, y no digamos de todo lo que prometían. Las tres hermanas son ahora una ruina total por culpa de la heroína, y ya no hay quien lo remedie…

Valeen, de 27 años, era muy popular en la escuela y estaba en camino a la universidad; Amanda, de 25, fue reina del baile de bienvenida y aspiraba a convertirse en una higienista dental; y Tiffany, de 22, era una atleta estrella. 

EN LA TELEVISIÓN

Según se hace eco ‘Infobae‘, las hermanas estuvieron en el programa televisivo Dr. Phil, conducido por el médico Phil McGraw, en un capítulo dedicado a las adicciones a las drogas.

Y permitieron que un equipo las siguiera para retratar sus vidas diarias.

«Cuando nos despertamos en la mañana, lo primero en nuestras mentes es drogarnos», dice Valeen. «Apenas nos enteramos de que todas usábamos dijimos: ‘¿Qué? Podríamos drogarnos juntas'».

Por su parte, Tiffany, recientemente liberada de prisión tras ser arrestada por cuarta vez por cargos relacionados con las drogas, se ve obligada a inyectarse heroína en las piernas porque todas sus venas colapsaron.

«Es un círculo vicioso de miseria», afirma.Todas las mañanas, las jóvenes viajan en auto para encontrarse con su vendedor y vuelven a su casa, pero Valeen no puede contenerse y se inyecta la heroína en el auto.

Para el mediodía, las tres están recostadas en sillones, completamente afectadas por la sustancia.

LA MADRE LAS ODIA

«No puedo mirar a mis hijas porque las odio. Son asquerosas. Estoy avergonzada de ellas, estoy abochornada»,

asegura su madre, Linda, quien durante la infancia de sus hijas luchó contra su adicción a la cocaína.

Esta dependencia ha llevado al desastre las vidas de las tres hermanas. Valeen, junto con Amanda, se volcó a la prostitución para financiar su hábito y perdió la custodia de su hija por drogarse frente a ella. En una ocasión intentó rehabilitarse, pero tuvo una rápida recaída.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído