"Un Tiempo Nuevo" (21%) consiguió batir a "La Sexta Noche" (12%)

Telecinco recupera el aliento los sábados gracias a Nicolás «Bond», Mariló y el resbalón Pablo Iglesias

Antes de hacerle una pregunta y darle un consejo, en una pausa publicitaria, la periodista Mariló Montero no quiso perder la oportunidad de hacerse uno de los famosos 'selfies' con Francisco Nicolás

Telecinco recupera el aliento los sábados gracias a Nicolás "Bond", Mariló y el resbalón Pablo Iglesias
El selfie que Mariló se hizo con el Pequeño Nicolas, junto a Sandra Barneda. PD

El cóctel agitado, que no batido, de Sandra Fernández obró el milagro en Un tiempo nuevo y consiguió que el nuevo programa de Telecinco, con una generosa porción de entrevista a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, obtuviese un 21,1% de cuota media de audiencia.

La presencia del pequeño Nicolás, desprovisto de su barba rala, este 22 de noviembre de 2014 en el plató del espacio de Mediaset, llevó a que el programa que presenta Sandra Barneda consiguiese romper la racha maldita de audiencias desde su estreno.

Y lo hizo por todo lo alto sentando al protagonista de tan rocambolescas historias ante tres periodistas: Esther Palomera, Marta Rivera y Jaime González.

Un trío que en ocasiones pareció abducido por lo que el protagonista relataba con total aplomo.

«Eres más chulo que un ocho», le decía González al joven de veinte años que se permitió el lujo de asegurar que cuenta con «material sensible» vinculados a altos organismos del Estado que saldría a la luz si le sucediese algo.

El pequeño Nicolás desgranó su agitada vida como «Charlie» -o sea, un colaborador- del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) al que se le encomendaron misiones como frenar «lo de Cataluña» o evitar la imputación de la Infanta Cristina.

En un rocambolesco relato de sobreentendidos y alusiones a «guerras internas» en lo más alto del Estado y del Gobierno que dejan en pañales a Juego de Tronos, el joven afirmó que él no había cobrado nada por ello.

Claro que por ahí se habla de que la entrevista en Un Tiempo Nuevo habría sido retribuida con 200.000 euros, lo que, de ser cierto, le reportaría un buen pico.

Su granito de arena aportó Mariló Montero. Antes de hacerle una pregunta y darle un consejo, en una pausa publicitaria, la periodista no quiso perder la oportunidad de hacerse uno de los famosos ‘selfies’ con Francisco Nicolás:

«¿Las haces tú cuando estás con el famoso o las hace el famoso?».

Luego, anunció que le haría una «pregunta y una reflexión».

«Me da la sensación de que es un becario que ha llegado a estar cerca de todas las personas que menciona, que es un becario y que tiene delirios de grandeza. Porque no determinas concretamente nada, entonces estamos esperando las pruebas. Si quieres hacer un comentario, hazlo».

«Yo no lo llamaría delirios de grandeza. Es mi salvación», respondió el ‘pequeño Nicolás’.

Y entonces la maciza presentadora fue con su pregunta: «¿Qué cargo tenías dentro de esos organismos?».

Francisco Nicolás replicó de inmediato: «Ninguno, colaborador».

Y Mariló repreguntó: «¿De qué? de todo y nada».

Y ahí se acabó todo.

Pero las andanzas del remedo de James Bond a la española -que ha hecho gotear el colmillo cinematográfico de Santiago Segura, ya saben, de Torrente a la dolce vita pericolosa del pequeño Nicolás- no fueron el único plato fuerte del programa, que se dedicó a darle lo suyo a Pablo Iglesias.

Y es que el líder de Podemos se había comprometido a acudir a una entrevista pero al final la cosa se chafó. Iglesias, según parece, reclamó una pregunta pactada a través de conexión, lo que se rechazó.

En todo caso, Podemos hacía pública una nota el sábado en la que aseguraba que ellos no se escondían frente al «hostigamiento».

No esconderse suponía hacer una contraoferta y que acudiesen Iglesias y otros cuatro miembros del Consejo de Coordinación del partido. O sea, un total de cinco dirigentes de Podemos para ser entrevistados. Algo bastante surrealista y que Mediaset despachó, a su vez, con otra nota:

«La modalidad de entrevista de Un Tiempo Nuevo es la misma para todos los invitados».

Como no hay mal que por bien no venga, buena parte de su mesa se dedicó a despellejar a Iglesias.

Para rizar el rizo, por allí se paseó Mariló Montero, con selfie incluido con el pequeño Nicolás, que desgranó su visión de la actualidad.

Mientras tanto, La Sexta Noche, que poco podía hacer frente a tal menú -Alberto Garzón y Fernando Savater no eran competencia-, al menos sí pudo capear el temporal y mostrar que cuenta con una parroquia fidelizada que le otorgó un digno 12,1% de cuota media de audiencia.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído