Manuel Rico: "Hay personas implicadas que pueden ser funcionarios policiales o municipales"

El ‘Pequeño’ Nicolás: «¿Las grabaciones? Aún tengo amigos en el CNI y ahora me ayudan»

El 'Pequeño' Nicolás: "¿Las grabaciones? Aún tengo amigos en el CNI y ahora me ayudan"

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como el ‘Pequeño’ Nicolás, ha vuelto, como se esperaba, este sábado 20 de diciembre de 2014 a los platós de televisión.

Y no a cualquiera, sino al de Telecinco, que según algunas fuentes lo tiene a sueldo y muy copioso, aunque desde la cadena y la productora Mandarina niegas excitados pago alguno.

En el programa ‘Un tiempo nuevo’ de Telecinco, el Gran Impostor habló sobre ciertas grabaciones y en concreto sobre la difundida en la que se escucha aal comisario de la Unidad de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas Aranda, uno de los ‘enemigos’ declarados del ‘pequeño Nicolás’ al menos a juicio del joven-, hablando con dos agentes del CNI y otro policía.

Que esa grabación, de una charla en la que sólo estaban presentes los cuatro citados, haya llegado a los medios -vía el ‘Pequeño’ Nicolás- obliga a hacerse serias preguntas.

¿Fue alguien del CNI quién se la pasó al impostor?

Nciolás no aclaró ese detalle, pero soltó algunas perlas:

«Hay una grabación que pone en duda la credibilidad de la operación. Es una grabación entre el CNI y Asuntos Internos que habla de pinchazos e intervenciones telefónicas de manera totalmente inautorizada».

«Eso llega a mis manos como cualquier otro material sensible que yo pueda tener. Al haber sido colaborador, te quedan ahí amigos que ahora te ayudan». 

«La grabación la realiza uno de los que participan en la conversación. Dicen que tienen que lavar todo lo que se pueda del material que tengan lo antes posible. Me sorprende que aparezca la persona que me iba a ayudar, el instructor de mi caso, que sale diciendo que me había ganado la confianza. Eso me indigna y se te queda cara de tonto, pero más se le quedará a él».

Durante el programa, el periodista Manuel Rico de Infolibre, se sumó a la tesís del ‘Pequeño’ Nicolás:

«La única explicación es que, al principio, cuando el CNI presiona a la policía para que detenga a Francisco Nicolás, hay sospechas de que hay personas implicadas que pueden ser funcionarios policiales o municipales».

LA GRABACIÓN FILTRADA

Lo más engorroso que le puede pasar a alguien cuyo oficio consiste en escuchar a otros, como subraya José Antonio Hernández en ‘El País’, es ser escuchado mientras escucha. Y si el que escucha y a la vez es escuchado pertenece al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), peor que peor.

Pues justamente eso les ha sucedido a dos agentes del CNI, un hombre y una mujer, que compartían el contenido de las escuchas que hacían al Pequeño Nicolás con un alto cargo de la Policía y un inspector que, por su lado, también se dedica a escudriñar lo que hacen sus colegas/subordinados, por si alguno de ellos se aparta de la ley.

La grabación clandestina ha sido incorporada al sumario que instruye el Juzgado de Instrucción 2 de Madrid sobre las andanzas del Pequeño Nicolás. Porque de él hablan estos cuatro empleados públicos a lo largo de los seis minutos y 52 segundos que dura la grabación.

Hay pasajes de muy mala audición, pero otros muchos son de gran nitidez. Sobre todo, cuando los dos espías del CNI y el alto cargo policial rompen a carcajadas con una de las hazañas de Francisco Nicolás Gómez, que así se llama el Pequeño Nicolás.

Lo que cuenta el agente del CNI a sus interlocutores (y lo sabe porque le tiene el teléfono móvil intervenido) es que el Pequeño Nicolás está de tratos con un banco de Guinea Ecuatorial para conseguir un crédito de 20 millones de dólares, y que tiene casi convencido a un empresario para que le avale ese préstamo con un viejo caserón semiderruido.

La risa de los tres se recrudece cuando el agente, desternillado, relata el día, era viernes, en que él mismo le llevó al juzgado, tras ser detenido el pequeño Nicolás por seis agentes de Asuntos Internos de la Policía.

Fuentes judiciales de la plaza de Castilla no entienden porque tuvo que implicarse este departamento en un asunto de un muchacho que a lo más ha podido cometer delitos de suplantación, falsedad y alguna estafa.

El agente del CNI cuenta, casi sin poder hablar, que, el día en que llevó al pequeño Nicolás al juzgado, el chico le habló de la contrariedad de la situación en que se hallaba, detenido, en un momento en que debía viajar a Guinea para cerrar un negocio. Y que, tratando de engatusarle, el Pequeño Nicolás le dijo que iba a hablar con Obiang [se refiere al presidente de Guinea Ecuatorial], y que se fuera con él “que lo iba a hacer ministro…”.

El alto mando policial, en el minuto 4.26 de la cinta, pide a sus interlocutores del CNI que aguanten un tiempo más la intervención (pinchazo) del móvil de Nicolás, que ya tienen localizado en un piso de Madrid y que está soltando joyas para la investigación.

Pero los cuatro se muestran preocupados porque se han reducido drásticamente las llamadas desde ese teléfono. Por eso, el mando policial insta a que indaguen si Nicolás está usando otro teléfono.

Los cuatro coinciden en que es raro que esté haciendo tan pocas llamadas alguien como el pequeño Nicolás, “que no puede estar sin llamar”.

Y además, uno de los agentes del CNI casi da por hecho que, con las pruebas ya recogidas, puede terminar en la cárcel.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído