Évole pone en un aprieto a Errejón con el programa de Podemos

El Ultimátum a Grecia, el último reportaje de Jordi Évole en Salvados, tuvo su deriva española también después de que el reportero de La Sexta se plantase junto a Iñigo Errejón en el Ministerio de Defensa griego para entrevistarse con su viceministro, Kostas Isychos.

Isychos, número dos de un Ministerio detentado por un partido de derecha euroescéptica como consecuencia de su apoyo a la investidura de Tsipras, recibió a Évole y a Errejón hablando un español con acento argentino y saludando efusivamente al dirigente de Podemos como «compañero».

Apenas un poco antes Évole había empezado a hacer de las suyas cuando, en uno de los pasillos ministeriales, le preguntó a Errejón si se veía como ministro. «No es algo en lo que me vea», respondió el responsable podemita añadiendo que «tampoco me veía en algunas de las cosas que han pasado en el último año».

«El trabajo de ministro también es presencial», le lanzó Évole. Errejón recogió el guante recordando que el trabajo intelectual no tenía un único lugar para desarrollarse.

La entrevista con Isychos acabó derrotando también hacia la política española. «A mí me da la sensación de que hay quienes no quieren que se pague la deuda porque están ganando mucho más así», señaló Errejón.

Pero Évole no estaba para mítines, así que salió por la tangente recordándole que «estáis matizando mucho» con respecto al programa con que se presentó Podemos a las europeas. «En las europeas no te presentas para gobernar», respondió Errejón. «¿Era realista?» contraatacó el reportero, que le pidió que no hiciera «malabarismos con las palabras» para recordarle promesas como la renta universal o la jubilación a los sesenta años.

«Puedes decir que no y no pasa nada», le apuntó, para luego lanzarle una pregunta directa: «¿Perdonaríais la deuda a Grecia?»

«No. Querriamos recuperar ese dinero. Pero sólo se recuperará si Grecia crece», contestó Errejón.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído