"El Gobierno de Aznar vendió 600.000 cartuchos antimotín a Venezuela"

José Bono: «Sin entrar en líos internos, sólo diré que Rubalcaba es inteligente»

Sin llegar al nivel de Cuatro TV, donde Jesús Cintora convoca en días laborables a fenómenos del cariz de la monja Caram o el juez Elpidio, trufados de comparsas periodísticos, los de LaSextaNoche también es de circo.

Este 21 de marzo de 2015, mientras sus competidores de ‘Un Tiempo Nuevo’ sacaban en Telecinco al ínclito Revilla, ex presidente de Cantabria y antiguo suministrador de anchoas de La Moncloa, los de Atresmedia tiraban del ex ministro José Bono, empeñado en vender como sea su último libro.

Quien fuera  aspirante a dirigir el PSOE, aseguró sin ponerse colorado que u relación con Rubalcaba es muy buena.

«Somos amigos hasta el final, le tengo un gran cariño, es una persona excepcional».

Bono, que describió a Rubalcaba como un hombre bondadoso y ejemplar, hizo malabares para no entrar a valorar las opiniones de quienes dicen que está detrás del nombramiento de Gabilondo en el PSM.

«Sin entrar en líos internos, sólo diré que Rubalcaba es inteligente».

No fue capaz de negar que su epoca de ministro de Defensa de Zapatero ruviera contacto con Hugo Chávez, pero se dedico a esparcir basura en todas direcciones:

«Aunque ellos ahora lo nieguen, durante la época de Aznar se autorizó la venta a Venezuela de 631 granadas de mano, 6.000 pistolas y 600.000 cartuchos antimotín, los mismos que ahora podrían estar utilizando contra los manifestantes».

Lo que no hizo Bono fue justificar, como hacen Pablo Iglesias, Monedero, Errejón y compañia, la represión que Nicolás Maduro y los chavistas ejercen en Venezuela:

«Creo que Venezuela no es un modelo de democracia, y creo que no va hacia adelante, sino más bien retrocede en garantías. No me parece bien que la oposición no esté con una vida normalizada. Yo les dije a la cara lo que pensaba, luego comprendí que había sido algo imprudente».

«Si los de Podemos son libres deben condenar que se meta preso al alcalde de Caracas y que no haya libertad en las calles para manifestarse pacíficamente. En nuestra cena no les dije esto, no estoy para dar recomendaciones si no me las preguntan».

Oportunista como siempre, obviando la enorme fortuna que ha aamasado a la sombra d ela política y olvidando las solidaridades que exige el cargo, explicó que España pagó 149.000 euros por un avión que nunca debió de haber volado, como así aseguraron los peritos en el juicio del Yak-42.

«Uno de los militares muertos dijo antes de subir al avión: ‘con solo ver las ruedas me da taquicardia'».

«Se entregaron los cuerpos de las víctimas del Yak-42 a sabiendas de que no estaban bien identificados».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído