Se pide la retirada del programa por los comentarios de muchos espectadores tras el accidente de Germanwings

‘Mujeres y hombres y viceversa’ corre peligro: ¿por qué es injusto que se pida su cancelación?

En Twitter se ha creado una auténtica batalla campal entre detractores y defensores del show

‘Mujeres y hombres y viceversa' corre peligro: ¿por qué es injusto que se pida su cancelación?
Emma García.

Mujeres y hombres y viceversa’ es el último espacio de Mediaset que corre peligro por culpa de las redes sociales. Más de 100.000 personas han firmado una petición en la web Change.org para que cancelen el dating-show de T5.

La razón es que, el pasado 24 de marzo de 2015, muchos espectadores del programa se quejaron, a través de Twitter, al ver que alargaban ‘El programa de Ana Rosa’ para informar sobre la última hora del accidente aéreo de Germanwings y mostraron su escaso interés por el trágico suceso, lo que es, a todas luces, una falta de respeto.

‘Mujeres y Hombres y viceversa’ es un programa polémico. No es discutible. Se le puede acusar de grosero, tosco, primitivo, sexista, básico, confuso y machista. Sus participantes son estereotipos hipersexualizados sin más aspiración que la de alimentar su ego y alcanzar la fama. En ese plató han pasado cosas del todo reprochables: desde desnudos, a una pelea de chicas en el barro, pasando por insultos, humillaciones, desmayos y acusaciones muy graves. Son hechos objetivos. Han ocurrido y no se pueden ocultar.

Para un servidor, ‘Mujeres y hombres y viceversa’ carece de total interés. Ni sus personajes, ni sus tramas me resultan atractivos, más bien molestos. Simplemente, no soy target. Pero mi opinión es contraria a la del más de millón y medio de espectadores de media que tiene el programa cada día.

Sí, puede que los responsables de ‘MyHyV’ deban de darle un giro al show, rebajar su tono (por respeto al horario), revisar su funcionamiento y encontrar perfiles de personajes más ‘enriquecedores’. Pero más que por encuadrarse en lo políticamente correcto, hay que hacerlo para no quemar el programa.

El pasado 24 de marzo de 2015, unos ‘energúmenos (no voy a suavizar el término) se quejaron de que Telecinco retrasó la emisión de MyHyV para poder informar de la muerte de 150 personas en el escabroso incidente del avión de Germanwings. De hecho, se pudieron leer cosas como:

Vamos a ver, mucha pena todo lo del avión. Pero, ¿qué pasa que no me van a poner ‘MYHYV’? Muy mal Telecinco

Me cago en la puta, van quitar ‘MYHYV’ por esto de Francia, pero, ¿a mí que me importa?

Ese mismo día, se creó en Change.org una petición creada por el usuario Abel Romeo, que reza así:

Debido al poco tacto y la poca empatía de sus seguidores hacia lo del accidente aéreo de esta mañana, porque no aporta nada a la sociedad y a la cultura española, porque no creo que un programa de esa índole deba estar en horario infantil y por otras razones este programa se debería de eliminar de la parrilla televisiva y cambiarlo por otro con un mejor contenido, ya no digo educativo porque sabemos que no es precisamente el punto fuerte de Telecinco o de Mediaset, pero por algo que contenga algo de interés, prefiero ver las compras de trasteros que este programa, por lo menos aprendes a poner precio a algunos artículos.

De momento, la petición la han firmado más de 100.000 personas, lo que ha creado un auténtico enfrentamiento en las redes sociales. En Twitter se ha creado el hastag #YoveoMyHyV bajo el que se ha librado una batalla campal entre defensores y detractores del dating-show.

En primer lugar. Los que escribieron los espantosos y ofensivos comentarios tras la tragedia aérea, no eran todos los seguidores de ‘MyHyV’. No podemos generalizar. Y lo más importante: Eran espectadores, no los responsables del show. -eso sí, el programa debería condenar dichos comentarios y desmarcarse de ellos-.

Muchos dirán que es el el programa el que genera o fomenta comportamientos tan deleznables como este. Sólo voy a poner un ejemplo: He recibido amenazas e insultos por criticar series como ‘Juego de tronos’ o ‘Breaking Bad’. Ni las ficciones más respetadas se libran del fanatismo.

No podemos usar la voluntad de unos pocos (externos) para pedir la cancelación de un programa. Eso es sólo una excusa que no se sostiene. De acuerdo que no todo vale en TV pero la pequeña pantalla no es responsable de todo el mal del mundo.

Desde el caso de ‘La Noria’, Mediaset vive bajo el yugo del boicot de anunciantes. Las redes sociales han adquirido mucho poder y, en ocasiones, es peligroso. ¿Quién decide que un programa con un millón y medio de espectadores es bueno o malo? No estamos hablando de la TV pública, sino de una empresa privada que, si bien ha de ceñirse a unas normas generales, no tiene una función educativa y/o informativa.

No seré yo el que defienda un producto como ‘Mujeres y hombres y Viceversa’. Es aburrido, zafio y sexista (para eso está la ley de protección). Pero cada vez que surge una polémica como esta, somos muchos los que repetimos lo mismo: no se protege a la juventud con la censura, sino con la educación. Enseñemos a las nuevas generaciones a ver ‘MyHyV’ y semejantes con sentido crítico. Todo se puede disfrutar sabiendo lo que se está viendo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Marian García Álvarez

Redactora experta en televisión de Periodista Digital entre 2013 y 2016.

Lo más leído