El líder de Podemos ha dejado de ser el ungüento amarillo para LaSexta, CuatroTV y Telecinco

Pablo Iglesias pincha en los sondeos y en los audímetros de televisión

Atrás quedaron los tiempos en los que el líder de la coleta aterrizaba en un programa y lograba parar las máquinas

Estaba Pablo Iglesias como «loco» por que le entrevistaran para El Intermedio del Gran Wyoming en La Sexta y «sólo me llamaban de Intereconomía» pero al final lo consiguió.

Este jueves, 7 de mayo de 2015, El Intermedio emitió la entrevista de Gonzo al líder de Podemos en Access prime time y… parece que el líder de la coleta no sólo se desinfla en los sondeos, también en los audímetros.

De hecho, el programa de Wyoming se marcó un 12.6%. Logró superar a El Hormiguero de Pablo Motos en Antena 3 que con Ana Torroja apenas si superó el 10.7%, pero El Intermedio ni logró uno de sus mejores datos ni siquiera logró el liderazgo de la franja y se quedó dos puntos por debajo del Supervivientes Exprés de Telecinco, que hizo un 14% («Estaba loco por venir a El Intermedio, pero sólo me llamaban de Intereconomía»).

No digamos ya el 16.8% que se marcó Cuatro con el partido de Europa League entre Sevilla y Fiorentina que ganaron los españoles.

Atrás quedaron los tiempos en los que llevar a Pablo Iglesias a un programa era mano de santo para liderar el ranking de audiencias…(«¡Ladrones, traidores a la patria!» )

¿Otro indicio de que se desinfla el fenómeno Podemos como asegura el CIS?

ENDURECE EL TONO Y TUERCE EL GESTO

Ante la caída en estimación de voto que reflejan las últimas encuestas y la rechifla que provocan sus excusas para evitar un debate cara a cara en televisión con Albert Rivera, el líder de Podemos y los suyos endurecen el tono y tuercen el gesto («Pronto haré una propuesta para tener un debate con Albert Rivera»).

Este viernes, en Alcalá de Henares, en el mitin de arranque de la carrera electoral del 24-M, cargó con dureza contra el PP y contra  Ciudadanos.

Ante los 2.000 estusiastas podemitas que se reunieron en la ciudad natal de Miguel de Cervantes y tratando de parecer culto, se ha aferrado a las palabras del Quijote:

 «Cambiar el mundo, amigo Sancho, no es locura, es justicia».

Y la «cuestión de justicia» que está ahora en juego consiste para el de la coleta en ganar a Esperanza Aguirre, a la que llamó «corrupta», y a Cristina Cifuentes.

«No podemos consentir que esta comunidad siga en manos del PP, no lo podéis consentir».

El secretario general de Podemos, todavía más crispado de lo habitual, pidió la implicación de los podemitas en la calle para intentar recuperar fuelle (Albert Rivera se enzarza con Pablo Iglesias en Twitter por la campaña de Podemos #DesmontandoaCiudadanos).

«Hablad de política, explicad a vuestros amigos, familiares y vecinos que no podemos permitir cuatro años más de PP. Nos estamos jugando la dignidad por la que se partieron las espaldas… Olvidaos de los carteles en las marquesinas, de los debates en las televisiones… sois vosotros los que podéis ganar las elecciones».

«La corrupción es una forma de gobierno. Se lo vamos a decir a la condesa de sangre azul, corrupta, gentuza, corruptos, ladrones. Ellos dicen que quieren echar de Madrid a la gente sin hogar…la gente quiere echarles a ellos».

Esos desbarres, antes de explicar la filosofía de redistribución de la riqueza que plantea su formación, en las antípodas, en su opinión, del proyecto de Abert Rivera.

«Yogur de color azul, yogur de color naranja: son lo mismo. El cambio no es utopía».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído