"Aprendí cómo me tengo que sentar para que no se me vean las bragas"

Cristina Pedroche confiesa la primera lección que le dieron en TV: «Que no se te vean las bragas»

La segunda fue qué cámara tiene que mirar en plató

Hay cuatro gatos que me llaman ballena de Vallecas, y por mí me da igual

La televisiva Cristina Pedroche ha analizado este fin de semana su presente y pasado televisivo, en una entrevista en la que muestra su lado más personal sin tapujos (Los más de 20 jugadores que ha rechazado Cristina Pedroche ).

Conocida por programas como ‘Zapeando’ de LaSexta o ‘Pekín Express’ de Antena 3, la vallecana confiesa determinadas intimidades en su conversación mantenida con ‘El Mundo’.

Entre otras, Pedroche admite la que fue su primera lección televisiva, al entrar con 21 años en ‘Sé lo que hicisteis’ (La prensa ‘encuentra’ a Cristina Pedroche y su novio de vacaciones ).

«Aprendí que me tengo que sentar así, con las piernas muy juntas, para que no se me vean las bragas, y a qué cámara tengo que mirar».

Pedroche dice sentirse tranquila por su futuro profesional, ya que si un día «se acaba la tele, tengo dos carreras, y me gusta mucho la economía» (Cristina Pedroche se lo quita casi todo delante de la cámara ).

De hecho, la presentadora da sus recetas contra la actual situación económica. «Yo creo que no vamos a salir de la crisis., y eso que dicen que hay brotes verdes, pues los habrá», lamenta sin mostrarse especialmente confiada (Cristina Pedroche sube la temperatura del personal con una sesión de fotos en lencería).

«Lo importante es que cada uno salgamos de nuestra propia crisis, no que venga un señor a decirnos que nos va a sacar de ella»».

«Tanto como liberal no soy. Yo pienso en los míos, en mi barrio. Estoy muy a favor del cambio que ha habido en la alcaldía».

Expresa algunos recelos en torno a Manuela Carmena, asegurando que «ahora no sabe lo que dice, primero dijo que iba a ir en Metro y ahora va en coche» (La maciza Cristina Pedroche presume en Instagram de doble titulación universitaria).

«Yo no me considero guapa, sino resultona», confiesa, declarando no tener «complejos».

«Si estoy rellenita, pues estoy rellenita, pero es que yo no creo que esté rellena. Hay cuatro gatos que me llaman ballena de Vallecas, y por mí me da igual, pero no por las chicas que están igual que yo y sienten que están gordas».

Sobre su situación sentimental con el cocinero David Muñoz:

«la gente me debería matar, porque soy tan feliz que doy asco».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído