Flanagan había sido despedido se sentía discriminado por sus compañeros

El asesino de Virginia, periodista, afroamericano y homosexual, colgó un vídeo en Twitter con la matanza

Mató a tiros, en directo y mientras grababa con su propia cámara, a una reportera y un cámara de televisión

El asesino de Virginia, periodista, afroamericano y homosexual, colgó un vídeo en Twitter con la matanza
Flanagan, el asesino de Virginia, en el momento en que dispara sobre la reportera Parker. PD

Era periodista, afromaericano y homosexual. Había sido despedido de la cadena acusado de mala conducta y de tener un trato insoportable para sus compañeros y se sentía dicriminado.

Vester Lee Flanagan, el autor del tiroteo en el que murieron este 26 de agosto de 2015  dos reporteros de la cadena WDBJ7 en Virginia, una filial de la CBS, era un tipo ‘insufrible‘ (Asesinan a tiros a dos periodistas en un programa de TV en directo en EEUU).

Y además, vanidoso hasta la náusea. Usaba como nombre profesional Bryce Williams y preparó el crimen al detalle, obsesionado por salir en los medios y copar grandes titulares.

El centro de su perversa operación, consistió en grabar con su propia cámara cómo acribillaba a sus indefensos excompañeros y subirlo a las redes sociales.

El tarado iba con una máscara, como se ve en Twitter, y llevaba la pistola en una mano y la cámara en la otra.

A uno de ellos, en concreto el cámara Adam Ward de 27 años, lo odiaba porque en una ocasión se había, supuestamente, quejado de él a recursos humanos y además porque lo habían contratado cuando a él lo ponían de patitas en la calle. 

A su otra víctima, la reportera Alison Parker, de 24 años, la consideraba ‘despreciable‘.

 Después de perpetrar el crimen, Flanagan estuvo tuiteando sobre el motivo de su ataque y llegó a colgar el vídeo.

«He grabado el tiroteo, míralo en Facebook», anuncia en su perfil de Twitter, que ha sido cerrado por la red social.

LOS TUITS DEL ASESINO

En los tuits inmediatamente posteriores a ese en el que anuncia el vídeo, escribió un par de mensajes en el que se quejaba tanto de Adam como de Alison.

Parker estaba haciendo una entrevista cuando que se escuchan los disparos. Ella comienza a gritar, sin tiempo para reaccionar.

La cámara cae -en ese momento, el atacante sale en la escena- y el estudio retoma la conexión sin saber qué ha ocurrido exactamente.

La presentadora que se queda atónita desde el estudio cuando ve las imágenes en directo ha escrito en Twitter:

«Con el corazón roto por la pérdida de dos miembros de la familia @WDBJ7Mornin… Sencillamente, no hay palabras».

La mujer a la que estaban entrevistando resultó herida y, según la cadena, ha necesitado ser operada.

Del cámara, Flanagan contaba cómo se había quejado de él en la empresa tras trabajar juntos «sólo una vez».

De la periodista asegura que no entiende cómo la contrataron pese a sus «comentarios racistas».

Posteriormente, al verse rodeado por la Policía, intentó suicidarse, pero ni siquiera eso lo hizo bien del todo: tardó en morir unas cuantas horas.

LAS VÍCTIMAS

Parker, que acababa de cumplir 24 años, comenzó en la cadena como becaria, y se graduó en la universidad James Madison en 2012.

Según su perfil en la web de la cadena, le gustaba practicar kayak y el teatro. Su pareja, otro periodista de la WDBJ7 ha contado en Twitter que estaban muy enamorados y se acababan de mudar juntos.

A Ward le describen como un fotógrafo muy trabajador, un gran fan de Virginia Tech.

Llevaba mucho tiempo trabajando en la cadena, y estaba comprometido con una productora que precisamente este viernes celebraba su último día en la WDBJ7 antes de empezar un nuevo trabajo en Charlotte.

Por ello había llevado globos y una tarta para celebrarlo. Él pensaba irse con ella más tarde y buscar un trabajo allí.

DEBATE PERIODÍSTICO

Los medios de comunicación norteamericanos se han dividido sobre la conveniencia o no de difundir las terribles imágenes.

Inicialmente, casi todos optaron por no hacerlo pero al comprobar como corrían por las redes sociales, todos, uno a uno, han ido dando las escenas del crimen, en unos casos con advertencias sobre su crudeza y siempre con comentarios.

Entre la opinión publica, abundan quienes sostienen que deberían censurarse ese tipo de imágenes, para evitar el ‘efecto contagio‘.

La CBS comenzó prohibiendo la difusión, argumentando que no querían que los dos periosidtas muertos fueran recordados así. Después, todos las dieron una y otra vez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído