Ganó también el debate el medio que lo organizó

¿Quién ganó el debate de Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias?… ¡Mariano Rajoy!

¿Quién ganó el debate de Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias?... ¡Mariano Rajoy!
Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. PD

«Ganó el debate Mariano Rajoy».

Lo afirma así de tajante Víctor Arribas en un largo y sopesado artículo que publica este 1 de diciembre de 2015 en el diario ‘El Economista’.

Escribe  Víctor Arribas que, pese a hacer algo incorrecto como no acudir a una confrontación de ideas con sus principales adversarios.

Rajoy debería haber participado en este y en otros encuentros electorales en los que va a delegar su presencia. Esto debería ser así hasta que consigamos que una ley fije la obligatoriedad de los candidatos más importantes para asistir a los medios de máxima audiencia a debatir sus programas. Como ocurre en otros países.

La sociedad de la información no puede estar condicionada en tiempos de voto a la voluntad o falta de voluntad de un político al que todos los ciudadanos quieren ver y escuchar cuantas veces sea necesario ante sus oponentes. Pese a todo, con su ausencia reforzó su posición institucional y sobrevoló por encima de los agrios momentos de enfrentamiento que se vivieron.

Ganó también el debate el medio que lo organizó. Pese a hacer algo incorrecto como vetar la participación de una vicepresidenta del gobierno elegida por su partido para representar una opción política que quedó lamentablemente sin representación. El prestigio del medio digital crece con eventos como éste, así como el de la Red como canal de difusión de ideas y programas.

El éxito fue también extensible para las televisiones que decidieron emitirlo con altísimos niveles de seguimiento, demostrando claramente que el público buscaba el cara a cara casi desesperadamente. Lo encontró en quienes anteponen el interés general a otras consideraciones en metálico.

De los tres contendientes, ganó el debate Albert Rivera. No lo dice la encuesta realizada por los organizadores pero sí otras. Dentro de un tono general de reproches continuos, acusaciones interminables a los demás y relato memorizado de promesas electorales a un ritmo ininteligible de cincuenta palabras por segundo, el de Ciudadanos fue más consistente y menos impostado que sus dos adversarios, más preocupados por parecer modernos y «nuevos políticos» que por contraponer sus programas para que el espectador pudiera sacar conclusiones en positivo.

Ganó también el formato del debate tradicional, el que tantas criticas ha cosechado durante años: bloques temáticos cerrados de antemano e intervenciones tasadas en uno o dos minutos, aunque el buen hacer y el colegueo de los tres intervinientes permitió suavizar esa fórmula que creíamos anquilosada y moribunda.

Tanto se ha hecho en las televisiones públicas este tipo de debate y tanto se ha disparado contra él, que había gran expectación por comprobar con qué florituras se adornaba la novedad. No las hubo. Vimos el mismo programa que en otras ocasiones.

En otro terreno, ganaron por el árbitro los tres partidos representados en el encuentro digital. Los perdedores claros de este formato caprichoso de cuatro formaciones elegidas por lo que dicen las encuestas rebaja la representatividad institucional a una posición degradante.

Ganaron Podemos, Ciudadanos, PSOE e incluso PP a pesar de no concurrir, frente a Izquierda Unida y UPyD, las dos formaciones de carácter nacional no nacionalista que han sido evacuadas del debate político por decreto de la demoscopia.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído