Acusa de "manipulador" al conductor de 'Al Rojo Vivo'

Santiago González la emprende a ‘palos’ con Antonio García Ferreras y LaSexta podemita

"Ferreras, yo le tuve a usted alguna vez por un buen periodista"

Santiago González la emprende a 'palos' con Antonio García Ferreras y LaSexta podemita
Santiago González y Antonio García Ferreras. PD

En más de 22 años de ejercicio profesional el fiscal que suscribe jamás había asistido a una maliciosa utilización tan evidente de la acción penal

Fuerte ha sido la andanada. Cierto que Santiago González, columnista de El Mundo y miembro de la plataforma Libres e Iguales, reparte palos a diario, pero en está ocasión lo hace , además, apuntando alto y donde duele.

El objetivo de su bombardeo fue este este 19 de enero de 2016 Antonio García Ferreras, director de La Sexta y presentador del programa Al Rojo Vivo y La Sexta columna.

González acusa sin ambages a García Ferreras, brillante periodista y exdirector de informativos de la cadena SER, de ser un manipulador de tomo y lomo y trae a colación su ‘encerrona‘ a un diputado de Ciudadanos llamado Fernando Navarro en La Sexta columna.

Cuenta Santiago González que, en su programa del pasado viernes, García Ferreras describe a Fernando Navarro, exgerente del hospital de Inca (Mallorca) donde murió un inmigrante senegalés llamado Alpha Pam, poco menos que como un desalmado.

El caso de Alpha Pam, el inmigrante fallecido, fue burdamente utilizado por la izquierda para atacar a la ministra -entonces Ana Mato- la consejería de Sanidad balear y, por supuesto, al gerente del hospital, al que ahora Ferreras presentaba como un desalmado gerente que dejó morir al pobre Alpha Pam por ser inmigrante sin los papeles en regla.

En su blog, Santiago González reproduce la presentación que La Sexta columna hizo del exgerente Fernando Navarro, ahora flamante diputado de Ciudadanos en el Congreso.

Un vídeo de presentación describe a Navarro como «el gerente del hospital que pudo haber salvado la vida de aquel inmigrante», y recuperan unos segundos de una entrevista de media hora que el propio programa de Ferreras pidió a Navarro para elaborar un perfil de los nuevos diputados del Congreso:

«Intentaron hacer ver que este paciente, en su condición de irregular, no había sido atendido, pero eso no es cierto. Fue una desgracia que se aprovechó políticamente».

Acto seguido, y dejando a Fernando Navarro como un embustero, una voz en off dice que «Navarro fue cesado de su puesto, pero la justicia le exculpó. Hoy es diputado por un partido, Ciudadanos, que no garantiza la sanidad completa para los sin papeles».

Luego, La Sexta columna reprodujo una cita de Rivera y otra de Navarro diciendo:

«Nuestra propuesta es dar asistencia de urgencia, enfermedades infectocontagiosas, enfermedades graves, toda la asistencia al menor, a las mujeres embarazadas, casos de trata de blancas, de refugiados políticos. Abarca prácticamente la totalidad».

Así expuesto, Navarro aparece como un desalmado directivo que se justifica después de haber propiciado la muerte de un inmigrante.

Pero la realidad es bien distinta, como cuenta Santiago González, muy indignado con García Ferreras por la manipulación de su programa:

«Vayamos por orden, Ferreras», advierte Santiago González, justo antes de recordar cómo él mismo se hizo eco de lo sucedido en el hospital mallorquín justo después del suceso.

Recrimina al director de La Sexta que no haya expuesto el relato de Navarro tras los sucesos en el hospital:

«Bastaría su lectura para que un periodista con trienios como es usted comprendiera cabalmente lo sucedido».

Y después deja la manipulación de Ferreras al descubierto. Los propios fiscales que se ocuparon del caso destacaron en declaraciones públicas que todo había sido una manipulación política ya que ni siquiera la familia del fallecido senegalés había emitido queja.

Es más, la familia destacó cómo Alpha Pam había sido atendido y bien atendido y que el Hospital no cargó gasto alguno a los familiares del inmigrante.

Quizá por esto, la acusación que arremetió contra la Consejería de Sanidad prefirió evitar por todos los medios que la familia del inmigrante fallecido se personara en el proceso. Así lo reflejaba uno de los fiscales:

«En más de 22 años de ejercicio profesional el fiscal que suscribe jamás había asistido a una maliciosa utilización tan evidente de la acción penal para, lejos de descubrir la verdad, perseguir el delito y castigar al delincuente, satisfacer otro tipo de pretensiones perfectamente calificables como políticas».

«La pretensión de la querella no es descubrir la verdad, sino simplemente instar una causa general contra los altos cargos de la consellería de salud, hasta el punto de oponerse a que la familia del fallecido se persone en la causa».

Finalmente, Santiago Gonazález vuelve a lamentar la deriva de manipulación de Ferreras:

«Ferreras, yo le tuve a usted alguna vez por un buen periodista».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído