La presentadora está al frente de 'Likes' en #0, el canal de Movistar+

Raquel Sánchez Silva: «No busqué la contraoferta de Mediaset; eché unas cuantas lagrimillas al irme»

"Hace 10 años me presenté al casting de Channel nº4, pero estaba verde"

Raquel Sánchez Silva: "No busqué la contraoferta de Mediaset; eché unas cuantas lagrimillas al irme"

Raquel Sánchez Silva empieza de cero y en todos los sentidos. La presentadora se estrena en una nueva casa, con un nuevo programa y en un nuevo horario. Raquel lleva desde el lunes al frente de Likes, el programa que emite, a las 20.30 Movistar+ en #0, su nuevo canal, para poner a todos al día de lo que ha ocurrido en las redes sociales. Con la premisa de que es algo que no se ha visto antes en televisión, la presentadora asegura que «probablemente esto sea los pilares de inicio de algo que se convertirá en otra cosa en el futuro», según Ecoteuve.es.

La conductora del magacín llega a la plataforma de pago tras su salida de Mediaset, cadena a la que afirma guardará siempre mucho cariño: «Fue amistosa», aclarado. La condición de programa diario de Likes fue uno de los aspectos que la presentadora asegura más valoró en busca de una estabilidad laboral que no hubiese encontrado con formatos como el de Supervivientes:

«Tienes dos niños, que tienes que estar con ellos, y de repente te sale un diario en Madrid… Es un regalo».

Likes es un programa sobre la actualidad en las redes sociales, un mundo donde prima la instantaneidad y la retroactividad. ¿No se pierde esto al no ser un programa emitido en directo?

La visión es diaria y actual y quizá esa parte de la retroactividad me parece que no es la esencia del programa. La esencia del programa no es ‘yo te digo y tu me devuelves la pelota’. Nosotros vamos a lanzar un montón de pelotas y las vamos a recoger al día siguiente. Yo incluso pienso que eso ralentiza muchas veces. Yo veo el programa, veo el piloto y veo un programa compacto, que informa, que entretiene, que nos lo pasamos bomba, que te ríes.

¿Qué aportará Likes a su carrera mirándolo con perspectiva?

Creo que es un cambio, un cambio grande y de algo que yo quería hacer. Yo ya tenía muchas ganas de hacer un diario, por varias cosas: Me apetecía hacer un diario porque todos los formatos que he hecho en los últimos años tenían 13, 14 o 16 entregas. El programa iba muy bien, y cuando yo ya había calentado y me encontraba ahí, en mi punto, se terminaba. Cuando empezaba a estar súper suelta, que veía que lo disfrutaba y lo controlaba, se acababa. Lo que continúa no lo he tenido nunca. Hice un diario, que fue Visto y oído pero no duró mucho. Duró tres o cuatro meses que eso no es tiempo para la construcción de un diario. Siento mucha curiosidad, ojalá, de saber qué se siente con un formato que madura en televisión.

Al pasar a una cadena de pago, ¿hay menos presión con la audiencia?

Creo que es una manera diferente de trabajar. También tienes un impacto diferente. Eso también va a ser nuevo y es un cambio respecto a trabajar en Mediaset. Es un público diferente que consume televisión de manera diferente. Pero también por eso, porque elige televisión de una forma diferente, hay que seducirle y que esté contigo a muerte. No sé si lo sabremos hacer, pero es el reto.

¿Cómo fue el proceso de selección de los colaboradores?

Me los fueron confirmando poco a poco. Era la ilusión en la construcción del canal el traer a la cadena nuevos rostros. Fue como un goteo. Y de toda la gente nueva, que creo que debo remarcarlo, no es tan fácil encontrar tanta gente buena en un mismo programa. Esta cantidad de gente haciendo cosas distintas te deja enganchado a la tele viendo lo que te están contando y creo que en el programa va a ser algo que no se ha visto antes.

¿Qué colaborador cree que promete más?

No voy a decir el que promete más. Cada uno tiene un punto diferente y no hacen lo mismo. Carlos Langa es un mundo muy surreal, crea universos dentro de las redes y cuando crea le da una vuelta a todos. El de los gadgets es Dani, que interpreta todo ese mundo. María es una gran sorpresa y que la pones delante de una cámara y piensas ‘¿por qué no estaba en televisión antes?’.

¿Cree que el éxito del programa puede radicar en esos nuevos rostros en el papel de secundarios?

Total. Con el tiempo, y ojalá fuese así, probablemente nosotros seamos los pilares de inicio para convertirnos en otra cosa en el futuro. Las redes se nutren y lo que nos ha enseñado es que una persona anónima y sin un lugar de convocatoria es capaz de tener miles de seguidores. Una persona, con su trabajo, su creatividad y su rollo, va sumando y sumando gente. A mí me gustaría que, siendo un programa de redes sociales, fuese así. En las redes todos somos iguales, de lo que se trata es que tú te hagas oír.

¿Cómo se produjo su salida de Mediaset?

Fue muy cariñosa. Ese día sentí muchas cosas: sentí pena, sentí mucho irme. Se me quebró la garganta y eché unas cuantas lagrimillas. Y todavía tengo que ir a ver a mis compañeros porque esas semanas para mí fueron complicadas. Para mí Mediaset ha sido mi casa y yo les quiero mucho. Fue una salida estupenda.

¿Necesitaba un cambio o sentía que había terminado un ciclo?

Se han juntado muchas cosas. Supervivientes era un proyecto importantísimo en mi carrera y me encantaba hacerlo, pero la cosa se complicaba. No quiero decir que no lo hubiera hecho con bebés, pero sí que el escenario era un poco más difícil. Si hubiera llegado el momento y yo no hubiera tenido otra oportunidad laboral, evidentemente hubiese hecho Supervivientes y ya me hubiese organizado. Pero el escenario cambiaba, mi vida cambiaba, me apetecía más estar en Madrid y de repente surge esto que es un proyecto bonito. Se dio todo y justo en ese momento yo no tenía programa en Mediaset. Pero allí saben que yo jamás hubiese dejado tirada a una cadena. Al revés, somos profesionales y creo que ha sido una salida normal.

¿Esperaba que Mediaset le hiciera una contraoferta para que se quedara?

No, no lo esperaba y no fue nunca mi intención porque no me parece bien. No busqué la contraoferta porque no soy así. Los que hemos trabajado allí lo sabemos. Ellos te nutren, te intentan dar programas. El año pasado iba a hacer en principio sólo Supervivientes y al final hice GH VIP también y el debate de Supervivientes embarazada. Hay que decir, y lo quiero decir muy alto, que no cualquier cadena da esas oportunidades a una embarazada y más como estaba yo, de gemelos con un embarazado un poco más delicado. Allí me tuvieron los 13 programas porque a mí me hacía mucha ilusión y quería estar en el formato de alguna manera.

En el horizonte estaba Supervivientes porque era lo más claro. ¿Qué hubieran salido otras cosas en Mediaset…? Pues probablemente sí, pero este proyecto me ofrecía el diario, algo nuevo, algo diferente y una estabilidad laboral, con un horario… son muchas cosas. Cuando lo hablé con Paolo Vasile fue una conversación razonable, normal porque ha habido muchas circunstancias. El capricho no ha existido, ha sido algo lógico y razonable y que cualquiera lo haría.

¿Se siente entonces afortunada? Busca estabilidad y le llega esto…

Es que tengo una amiga que me decía «es el regalo». Tienes dos niños, que tienes que estar con ellos, y de repente te sale un diario en Madrid. Yo, que hago la maleta y me voy a donde sea, me hubiera adaptado. Pero sí, es un regalo.

Parece que hoy en día la televisión adolece de rostros femeninos a partir de una hora determinada de la tarde…

No creo que haya esa idea o corresponda con una tendencia de que nos gustan más los chicos que las chicas. No. Esto de hacer de televisión a veces es mucho más casual y menos pensado de lo que la gente cree. Incluso para nosotros que somos profesionales a veces llega un momento en que no piensas lo que ha llevado a que te elijan a ti. A veces tú eres el tercer nombre que ha salido. En la mayoría de mis programas mi nombre no ha sido el primero: hice Pekín Express porque Paula Vázquez no lo hizo. Todo me ha venido un poco de rebote, con una carambola. No creo que tenga que ver el género. Aunque si que es verdad que ahora hay más hombres, ya habrá menos.

Ha contado que hace 10 años estuvo a punto de hacer un programa para 7 y Acción [Productora de Likes y El Hormiguero]. ¿Cómo fue todo aquello?

No, no estuve a punto de hacerlo. Estaban creando Cuatro y yo era muy chiquitita, estaba muy verde para hacer ciertas cosas grandes. Yo era muy osada y me presenté al casting de Channel nº 4. Fue esa cosa de soñar a lo grande que a mí siempre me ha gustado. Me han elegido para muchas cosas pero si hago la cuenta me han rechazado para muchas más. Surgió esa cosa con Jorge Salvador y me dijo que había cosas en mí que le habían gustado.

Autor

Marian García Álvarez

Redactora experta en televisión de Periodista Digital entre 2013 y 2016.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído