La insólita explicación de Verstrynge sobre la fractura podemita: «Fue por un exceso de delegación de Iglesias»

Jorge Verstrynge, el sabio de Podemos y habitual de los viernes en ‘Al Rojo Vivo’, arrojó luz este 18 de marzo de 2016 en el programa de laSexta: los problemas de fractura en la cúpula podemita vienen derivados de «un exceso de delegación de Pablo Iglesias» —Errejón sale de la cueva… Para dar su apoyo a una errejonista, la ‘asalta capillas’ Maestre–.

Debe ser que para el ex secretario general de Alianza Popular, escracheador ocasional —Verstrynge dice lo que piensa: «El escrache ha venido para quedarse»— y casi siempre filósofo podemita de ideas extravagantes —Ojo a la recomendación de Verstrynge: «Hay que hacer la guerra con rapidez y hasta brutalidad»–, todo el poder debe residir en torno al líder, como podría ocurrir en el PP de Mariano Rajoy, la casta para ellos.

Así que el motivo principal de la fractura entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón es que Pablo Iglesias es un poco «blando» —Hermann Tertsch: «Verstrynge antes estaba con los nazis, ahora con Podemos, en el interior no cambia»–. Así lo explicaba Verstrynge:

Las causas lejanas de toda esta cuestión: el origen de esta destitución está en el Parlamento Europeo y a que los días no tienen 48 horas. Pablo Iglesias se dedicó a ser diputado europeo y estaba en Bruselas tres días por semana. Cuando venía aquí tenía las grabaciones de televisión, y el tiempo que podía decirarle al partido era pequeño, lo que le obligaba a un exceso de delegación. Las cosas las haces tú o las hace otro, pero el poder no admite vacío.

Aquí no hay purga, hay la aplicación de un principio básico en la organización de un partido; la responsabilidad última recae sobre el secretario general, y él tiene que poder disponer de personas que le ayuden y con una confianza absoluta.

Le interrumpía entonces Cristina Pardo (en sustitución de Ferreras), para meter un poco el dedo en el ojo: «Sí, Jorge, pero eso no es nueva política…»

Bueno, es organización de un partido. Tiene que disponer de un equipo que funcione. Yo sé que Pablo estaba muy triste el día que tuvo que destituir a Sergio Pascual. Pero ya era hora de estar aquí para actuar.

«¿Las formas también te parecen bien?», preguntaba Pardo, «porque yo eso no lo he visto ni en el PP».

Conociendo a Pablo te diría que se ha visto muy obligado de tomar esa decisión, porque no le gusta y yo creo que a veces peca un poco de blando.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído