"Yo siempre he sido de aperitivo o de siesta"

Y el momento favorito del cursi Pablo Iglesias para el sexo es…

Las cadenas privadas entregan el 'prime time' televisivo al líder de Podemos a una semana de la campaña

Decía Lenin, en su etapa más feroz y cuando pavimentaba la estepa rusa para que la terminara de asolar Stalín, que los burgueses eran tan codiciosos que terminarían vendiendo a los bolcheviques las sogas con las que los ahorcarían, como efectivamente ocurrió.

Salvando el tiempo, la distancia y las proporciones, porque lo nuestro es mucho mas de circo que lo de la URSS, en España los voraces gerifaltes de las cadenas de televisión y sus adláteres periodísticos estan haciendo algo similar con los chequistas bolivarianos de Podemos (Pablo Iglesias: «¿Dar o que te den?, ¿mirando a Cuenca o a la Meca?»).

Merced a su estulticia, Pablo Iglesias ha copado la noche televisiva del 31 de mayo de 2016, a una semana del arranque la campaña electoral.

El líder de Podemos ha estado este martes en prime time en dos programas de copete en las dos grandes cadenas privadas rivales (Alfonso Rojo: «Pablo Iglesias tiene un ataque de sectarismo piojoso por el viaje de Rivera a Venezuela»).

Lo ha hecho primero en el programa 26J, Quiero gobernar de la periodista Ana Rosa Quintana emitido  por Telecinco, en el que Iglesias se ha sometido a las preguntas de cinco niños de entre siete y once años, cuya sesuda conclusión final ha sido:

«Es más majo de lo que aparenta» o «más majo de lo que me cuentan».

Las relaciones de Podemos con Venezuela, el gesto a veces serio o ceñudo del líder de la formación morada, el reparto del dinero, los toros o la Semana Santa e incluso su «amigo Orejón«, han sido los asuntos por los que estos niños supuestamente se interesaban y sobre los que Iglesias ha intentado zanjar sus dudas.

Dijo el muy caradura que ni conoce al presidente venezolano, Nicolás Maduro, ni Podemos va a quitar a nadie su segunda vivienda, como sí «han hecho los bancos«, y afirmó que no tiene planes de prohibir las corridas de toros o la Semana Santa.

ADIÓS A LOS DEBERES EN PRIMARIA

Fiel a su inveterado populismo, que obliga a prometer a cada uno lo que quiera aunque sea incompatible con el el sentido común, les ha contado a los escolares que una de las propuestas del programa de Podemos es acabar con los deberes en Primaria.

 Pablo Iglesias ha hablado también en este programa su número dos, Íñigo Errejón, que ha contado que al candidato de Podemos «no le gusta perder ni a las chapas», que «se pica» y le gusta «jugar, jugar» hasta que gana y que si tuviera que compararle con un animal sería un «caballo salvaje» difícil de domesticar.

El proceso de blanqueamiento ha sido apoteósico. De pequeño, dijo Iglesias que le hubiera gustado ser jugador de baloncesto, deporte en el que dice defenderse y del que también ha hablado 40 minutos después en otra televisión (Antena 3) (Insultan a Susanna Griso durante su entrevista a Pablo Iglesias: «¡Fascista, hija de puta!»).

Esta vez en el programa Dos días y una noche, el tiempo que la periodista Susanna Griso ha pasado con el candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno, en el que Iglesias ha desvelado algunos de sus secretos y ha mostrado su frenético día a día en estas jornadas previas al inicio de la campaña electoral.

Pasar juntos ‘2 días y 1 noche’ da para mucho. Sino, que se lo digan a Susanna Griso, que ha vivido esta experiencia junto a Pablo Iglesias, primer invitado de su ronda de entrevistas antes de las elecciones generales del próximo 26 de junio.

La periodista ha acompañado al líder de Podemos dando a conocer al resto un lado ‘distinto‘ del que nos tiene acostumbrados.

El cursi de Iglesias se ha ‘confesado’ declarando incluso que se enamoraría de una mujer «de derechas».

«Mientas haya química…» ha asegurado, a la vez que ha reconocido haber tenido «historias» con gente que pensaba «muy diferente» a él.

Con ellas, ha insistido «ha tenido relaciones muy intensas».

Y ya que estaban sumergidos en su faceta más privada, como ya hicieron antaño, en la campaña de las elecciones catalanas, Iglesias ha hablado de sexo con Griso, confesando esta vez que su «momento» ideal para hacerlo es el aperitivo o la siesta.

También ha desvelado que su padre le quiso llamar Germinal, Progreso o Espartaco, y que al final ganó Pablo, como el fundador del PSOE en homenaje a sus abuelos socialistas; que le gusta un buen Daikiri o un Gin Tónic, o que no le molesta ni le ofende que le llamen «el coletas».

Iglesias ha explicado que se dejó el pelo largo en segundo de BUP, habló con un megáfono en una asamblea por primera vez en el patio del instituto y fue un estudiante de «bienes y notables» hasta que llegó a la facultad de Ciencias Políticas, donde sí recibió «premio extraordinario» al mejor expediente.

LO QUE PIENSA DE LOS CANDIDATOS

Como estamos a 25 días de las elecciones, todos estos detalles los ha ido aderezando con sus aspiraciones políticas: ganar al PP y gobernar con el PSOE, al que quiere mirar «de igual a igual», como un aliado, consciente de que tras el 26-J nadie tendrá mayoría absoluta y se necesitarán unos a otros para formar Gobierno.

Con esa expectativa, Iglesias ha prometido al PSOE ser leal si comparten responsabilidades de Gobierno y ha admitido que en Podemos tendrán «mucho que aprender» de los socialistas, que tienen más experiencia de gestión.

Y si algo bueno tiene que decir del resto de candidatos a La Moncloa, destaca de Mariano Rajoy su «carácter socarrón» y su «punto irónico»; de Pedro Sánchez que es un «tipo muy cordial, correctísimo y enormemente atractivo»; y de Albert Rivera, que es «enormemente astuto» y un político «muy hábil».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído