LOS FONDOS "PERMANECIERON 30 AÑOS" EN UN BANCO SUIZO

Mario Conde dice que nada esconde: «El dinero procede de una operación anterior a Banesto»

En una entrevista concedida a Intereconomía, el expresidente de Banesto, dice sentirse "anímicamente muy golpeado"

El exbanquero Mario Conde ha explicado este miércoles 22 de octubre de 2016 que el origen del dinero repatriado por el que actualmente está siendo investigado en la Audiencia Nacional no procedía de Banesto sino de «una operación muy anterior» de 1980, cuyos fondos permanecieron «durante treinta años» en un banco suizo.

En una entrevista concedida a Intereconomía, el expresidente de Banesto, que ha dicho sentirse «anímicamente muy golpeado» al ver involucrados en el caso a sus hijos, Alejandra y Mario, ha preferido omitir detalles a la espera de acreditar ante el juez Santiago Pedraz la procedencia lícita de dicho patrimonio.

«Nada, absolutamente nada, ni un céntimo ha venido de Banesto. Ni un duro se ha transferido a cuentas mías o de mi familia, es una mentira», ha explicado Conde sobre un dinero que procedió de una operación anterior a su cargo al frente de la entidad bancaria «y a la que acudieron muchos».

El exbanquero se ha dirigido de forma contundente contra quienes han vulnerado su presunción de inocencia y ha anunciado que una vez pruebe «el origen, las transferencias, los impuestos» y otros detalles que demuestren su versión, intentará que «este no sea un país donde se pueda insultar, vituperar y encarroñar gratis», en alusión a posibles acciones legales.

«Nos han calificado de organización criminal, como si nos dedicásemos a la trata de blancas o al tráfico de drogas», se ha lamentado Conde, y ha cuestionado si acaso es ilegal traer el dinero para «invertir y salvar empresas españolas».

Durante su intervención, el exbanquero también se ha defendido de la supuesta insolvencia punible que le achaca la fiscal Elena Lorente, de quien ha asegurado no entender su inquina, ya que entiende que la parte de responsabilidad civil pendiente de abonar puede solventarse mediante un acuerdo con el Banco Santander.

«Me van a meter en la cárcel por no pagarles un crédito, a pesar de que se les ha abonado buena parte, se ha negociado con ellos e incluso se les ha pagado por el caso Argentia Trust», ha señalado Conde en alusión a la venta de tres cuadros valorados en «20 ó 30 millones de euros que la justicia regaló al banco» aunque este no los reclamó.

Se trata de la primera entrevista concedida por el exbanquero desde que el pasado viernes abandonara la prisión madrileña de Soto del Real, donde ingresó en abril por el presunto blanqueo de 13,06 millones de los casos por los que ya fue condenado en los noventa, previa transferencia de 300.000 euros en concepto de la fianza impuesta por el instructor del caso.

Este mismo lunes, el empresario, cumpliendo con las medidas cautelares, compareció ante la Audiencia Nacional donde depositó su pasaporte; un día después, el magistrado revocó el arresto de la hija de Conde, Alejandra, que «está mal, aunque hoy le han dado la libertad». Pese a todo, el exbanquero se ha mostrado agradecido con las autoridades penitenciarias y judiciales, especialmente con el juez Pedraz quien «ha ido creyendo» en la versión de Conde conforme ha ido avanzando la investigación.

«Estoy tranquilo desde el punto de vista judicial, dolido desde el punto de vista humano y luchando como cristiano por que este proceso no me infecte el corazón», ha concluido. Las pesquisas, que se remontan a 2011, apuntan a que Conde supuestamente habría repatriado dinero de sociedades pantalla ubicadas tanto en España como en otros países, con el que el exbanquero y su familia mantuvieron un «elevado tren de vida», pese a declararse insolvente.

Te puede interesar

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído