Sobre el 'no es no' del dirigente socialista

Ana Pastor: «Pedro Sánchez esta en su derecho pero falta el respeto a la audiencia»

"Me aposté con Ferreras que habrá terceras elecciones", recuerda la periodista

Ana Pastor: "Pedro Sánchez esta en su derecho pero falta el respeto a la audiencia"
Ana Pastor, periodista. PD

El líder del PSOE da largas: "Dicen que el fin de semana lo tiene complicado"

Pedro Sánchez dijo «no» a Rajoy el 31 de agosto de 2016  y se lo volverá a decir este 3 de septiembre. También se lo ha dicho a Ana Pastor, que por enésima vez le ha invitado a El Objetivo con la misma respuesta del líder del PSOE: «No».

Lo cuenta ella en la larga y prolija entrevista que concede a ‘El Economista’:

¿Con qué abre el programa el domingo?

Preguntando directamente a la gente el nivel de cabreo que hay después de la situación que estamos viviendo. Nos encontramos respuestas de todo tipo, ingeniosas y graciosas. Además tendremos cuatro políticos a los que pondremos frente a esa gente. Además, preguntaremos cuánto nos ha costado los 259 días que llevamos sin Gobierno. Y cuántas mentiras se han dicho esta semana en el Congreso.

Votar, las veces que sea, es muy sano. Pero, ¿no cree que la situación actual roza el ridículo?

Sí, yo también creo que votar no es un drama, sino un signo de democracia, pero hemos llegado a un punto de obviedades, en cierto modo, absurdo. Una de las personas con la que hemos hablado se pregunta, y lleva razón, cómo lo hubieran gestionado lo políticos si su sueldo dependiera de llegar a un acuerdo. Están jugando con la paciencia y la vida de muchos ciudadanos.

Como experta en política, ¿qué cree que va a pasar a partir de ahora?

En julio dije que iba a haber terceras elecciones. Hice una apuesta con Ferreras, él decía que no, y yo que sí. Aunque no es algo que deseo que ocurra.

¿Se ve trabajando el 25 de diciembre?

No sé si el 25 o será finalmente el 18. Por nuestro trabajo los periodistas estamos acostumbrados a trabajar en días así y me ha tocado trabajar en muchas Navidades.

Dígame que, por fin, esta temporada sí va a conseguir que Pedro Sánchez acuda a ‘El Objetivo’.

Lo pedimos hace unas semanas para el arranque de temporada. Además, podría ser bueno para él, porque ahora es Rajoy quien ha fracasado en la investidura, y la respuesta ha sido que lo tiene difícil por agenda. Que los fines de semana los tiene complicados.

Le ha vuelto a decir ‘no’, como a Rajoy. Permítame la broma: no es no, ¿qué parte del ‘no’, Ana Pastor, no ha entendido?

(Risas) Me sigue sorprendiendo, la verdad. Está en su derecho de no venir, pero es que nunca ha habido un ‘no’ claro y eso es lo que me inquieta. Rajoy me dice que no viene, me cabreo, pataleo, pero no nos hacemos ilusiones. Dice que no viene y no hace trampas. Sánchez se comprometió hasta en dos ocasiones y después no vino. Me parece una falta de respeto a los ciudadanos y los espectadores.

Recibe a menudo numerosas críticas por sus entrevistas. Después de tanto tiempo, ¿le resbalan o le afectan?

Resbalarme, nunca. Me parece que forma parte del trabajo que hago. A veces, claro, la crítica suele venir del entorno del político que viene esa semana al programa.

¿Por qué a veces los espectadores se fijan más en su forma de preguntar que en las respuestas del político?

Yo lo acepto. La gente tiene derecho a poner el foco donde quiera. Los periodistas no somos intocables, nos equivocamos. En otros países la gente está acostumbrada a entrevistas duras. Para los políticos es un chollo si criticamos más al periodista que a ellos.

¿Suele repasar las entrevistas que hace? 

Depende, a veces veo entrevistas que he hecho para preparar otras. Para recordar lo que me dijo o lo que opinaba ese partido en ese momento. La ventaja de tener un programa semanal es que te puedes preparar muy bien las entrevistas o, por ejemplo, hacer las pruebas de verificación que hacemos.

¿Echa de menos hacer un programa diario que le permita estar mucho más pegada a la actualidad?

No, porque tengo la suerte de que a veces participo en algún acontecimiento que me permite trabajar a pie de calle, como la constitución de las cámaras, donde coincido con Cristina Pardo, de la que soy fan. Es divertida, buena profesional y gran compañera.

¿Cree que debería tener programa propio?

Llevo votando por esa propuesta mucho tiempo. No la pongo a dirigir el Gobierno porque no soy yo quien lo decide (risas). Es una de las grandes apuestas, ha representado un gran crecimiento profesional, tiene sentido del humor, ironía, fuentes, aporta información y da seguridad en cualquier momento.

7D: el debate decisivo ha sido premiado por el FesTVal de Vitoria. ¿Contenta por la parte que le toca?

Sí, creo que marcó un antes y un después sobre cómo hacer los debates. Solo nosotros decidimos cómo se hacía. Las condiciones las pusimos los periodistas y eso es muy bueno. Además, con Vicente Vallés fue una maravilla trabajar.

¿Ana Pastor es capaz de desconectar de la política en verano?

No desconecto en general, pero mi hijo de cinco años me exige olvidarme de ello a veces. Igual cuando se entere de que vamos a terceras elecciones nos abandona (risas). He aprovechado para leer cosas que no tengan que ver con el día a día. Ahora hay dos temas que me fascinan: Trump y el proceso de paz en Colombia.

¿A quién ve en la Casa Blanca?

No me atrevo a decir nada. Con todo el mundo que hablo, y hace poco lo he hecho con un periodista que sigue de cerca la campaña de EEUU, nadie se atreve a hacer un pronóstico. No sé lo que pasará, porque hay una América menos visible que no es la que vemos en Nueva York.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído