Bolsos caros, viaje a Hawái y mucha noche

GH VIP: Así se ha arruinado Terelu Campos

Y eso que gana un pastizal

 

Por su estancia en la casa de Gran Hermano se ha llevado cerca de 30.000 euros. Por cada episodio de Las Campos Terelu gana unos 8.000 euros (se han publicado otras cifras pero son exageradas). Sus dos colaboraciones semanales en Sálvame y Qué tiempo tan feliz le reportan unos ingresos mensuales de algo más de seis mil. Además, cuenta con sus apariciones publicitarias, que le generan en torno a los 800 euros por anuncio. Sus exclusivas con Hola o Diez Minutos varían pero no bajan de los 6.000 euros y pueden llegar a los 50.000. Con semejantes ingresos, que fueron mucho mayores años atrás, ¿cómo se puede estar en una situación económica complicada? Hablamos con su entorno y nos explican que su deuda hipotecaria no es el único motivo de sus problemas. «Hay quien acusa a la presentadora de manirrota».

 

Terelu durante un viaje a Hawái, hace cinco años.

Si bien es cierto que sus problemas con Hacienda la han obligado a aceptar casi todo lo que le ofrecen, porque debe en torno a 900.000 euros de hipoteca, no ha sido solo ‘Montoro’ el ‘culpable’ del desaguisado. La propia Terelu se ha encargado de lamentarse en los medios de que su situación económica no pasa por sus mejores momentos. A finales de año, daba gracias por contar con un empleo a la vez que exhibía su ruina: «Yo, gracias a Dios, tengo un trabajo en televisión, dos programas». Pero después acabó reconociendo que se ha visto obligada a bajar su tren de vida. En su exclusiva para Deluxe, donde fue entrevistada a finales de diciembre, arremetió contra Hacienda, se quejó de que solo va dos días a la semana a Sálvame, y recordó que estuvo siete meses sin poder trabajar a causa de su enfermedad. Eran explicaciones por las que a la vez cobraba (como invitada en el programa) pero que además suponían la excusa para todo el que quisiera entendiera que no le quedaba más remedio que tragar y entrar en GH Vip, tal y como se había publicado. Ella lo negó mientras pudo, según recoge El Economista hoy 16 de enero de 2017.

 

 

 

Aquellas declaraciones de Terelu sobre su economía doméstica fueron sinceras y reveladoras. Reconocía que estaba molesta con la Agencia Tributaria por el modo en el que tiene que debe pagar sus impuestos: «Si no me hubiera venido el tsunami que nos ha venido a un tanto por ciento que trabajamos en esto no tendría problema de nada», explicaba en la cadena que le da de comer. Pero mientras no le toque la lotería (a la que parece que juega), tendrá que buscarse las lentejas, como todo el mundo.

 

 

«Yo vengo acarreando unos compromisos que tengo que cumplir con Hacienda», dijo. Y a continuación se despachó con los hombres de Montoro: «De pronto nos han dicho que éramos tontos todos y que lo hemos hecho mal durante años. Asesores y fiscales de este país son subnormales, perdón por la palabra, y no han hecho bien su trabajo», dijo la hija de María Teresa Campos, reprochando la regulación fiscal que le obliga a tributar.

 

 

En su día, Terelu contó con muchos ingresos pero gastó a buen ritmo y eso le llevó a una situación económica menos desahogada. «He ganado mucho dinero, he gastado mucho dinero, me compré una casa, la vendí, y con eso tenía un dinero». Sin nombrarla, Terelu no ha tenido problema en referirse a que padeció una grave enfermedad, que afortunadamente logró superar, pero que la mantuvo ‘de baja’ un tiempo. «No se me olvida que tuve que estar siete meses sin trabajar, por razones de las que no las vamos a hablar», comentó. «Estaba con una casa en marcha, estaban terminando la obra… Y cuando ocurrió eso pasó lo de Hacienda», relataba.

 

 

Lejos quedan aquellos viajes lejanos, como uno que hizo nada menos que a Hawái o sus salid a tope en la lujosa Marbella. Una compañera que la conoce hace tiempo explica en conversación con Informalia que la hija de María Teresa gastaba sin mirar precios: «Entrar en una tienda y salir con un bolso de 1.500 euros no era raro para ella. También tenía un presupuesto importante para salir, lo que se dice salir: beber, cenar, divertirse…», reconoce su amiga. «Su madre ha ganado mucho dinero, mucho, y a Terelu no le ha faltado ayuda económica, regalos, o lo que sea cuando lo ha pedido», desvela. «El padre de su hija, el empresario Alejandro Rubio, también es una persona con una situación económica desahogada. Sus ópticas y sus negocios le aportan tranquilidad», recuerda la persona que desvela cómo ‘se fundió’ Terelu una parte de su patrimonio.

 

La cuestión es que entre Hacienda y que «se le iba el dinero como agua entre las manos», ni sus ingresos, ni las ayudas de su madre, ni la buena situación del padre de su hija han evitado que la presentadora toque fondo. O tal vez no tanto, pero que vea el fondo de cerca. Por esas y otras razones su nivel de vida cambió absolutamente. «He renunciado a muchas cosas. ¿Dónde me habéis visto irme de viaje? A ninguna parte. Solo vengo dos días a Sálvame. ¿Y qué he hecho? Pagar a Hacienda», repetía en televisión antes de entrar a Gh Vip.

 

 

Salir, beber, comer bien, cenar en buenos sitios… ¿A quién no le gusta vivir bien… Mientras se pueda?

Preguntada por si ha compensado estas deficiencias en sus ingresos llevándose mucho caché por el reality, dio a entender que su tarifa no es excesiva. «No lo hago gratis pero, de verdad que no gano un dinero, te lo aseguro». Se ha publicado que Terelu ha cobrado 30.000 euros por su semana en la casa.

 

 

El Risky Business de Terelu ha resultado ser más arriesgado que negocio sensato o tal vez el asunto es tan simple como que gastaba por encima de sus posibilidades: el Registro Mercantil de Rubitecam SL, la sociedad de la que es administradora única desde hace 20 años (y de la que es apoderado Alejandro Rubio) confirma su precaria situación: en el año 2010 tuvo un beneficio de casi 480.000 euros; cinco años después, en el ejercicio 2015, arrojó 69.953, 41 euros en pérdidas.

A principios del año pasado en Ecoteuve anticipábamos en exclusiva que Terelu Campos vivía un momento de desesperación económica debido a que tenía que pagar unos 200.000 euros a Hacienda tras recibir un requerimiento. La presentadora no disponía de liquidez para afrontar la deuda y tuvo que pedir un aumento de sueldo. Luego supimos que volvió a rehipotecar su casa y que la situación financiera podría haber influido en la relación con su madre. La revista Lecturas habló de «tensión» entre las dos presentadoras. Luego todo se ha confirmado.

Después de pedir más dinero a sus jefes de La Fábrica de la tele, productora de Sálvame, no trascendió si se lo habían concedido. Pero fue tal vez entonces cuando comenzaron a fraguarse sus nuevos trabajos: los de las Campos, su llegada a GH Vip, sus entrevistas en DeLuxe.

Ella contaba además de sus ingresos como colaboradora del magacín diario con una cantidad por la publicidad que realiza (se habla de 800 euros por cada intervención) pero esa parte no depende de La Fábrica. Como ya adelantábamos hace meses, Terelu se vio obligada a rehipotecar sus propiedades varias veces, aunque ella sostenía públicamente que estaba tranquila porque pagaba todos los meses.

Lecturas, que sigue de cerca todo lo que acontece alrededor de la hija de María Teresa, recogió ya entonces en sus páginas que Terelu vivía acosada por las deudas con el banco. Decían en el semanario que tuvo que que pedir 115.000 euros al no poder hacer frente a su hipoteca y eso tras haber pedido ya 485.000 euros una primera vez y 191.051,44 euros una segunda vez.

Fue en octubre de 2013 cuando Terelu Campos, tras años viviendo del alquiler, decidió comprarse un tríplex ático en el municipio madrileño de Aravaca. Para adquirir el inmueble, Terelu pidió una primera hipoteca de 485.000 euros. Solo seis meses después de la compra, tuvo que solicitar otro préstamo de casi 200.000 euros y, luego otro de más de 100.000.

La necesidad de liquidez llevó a Terelu a sentarse en Sálvame Deluxe ya en noviembre de 2015, cuando declaró públicamente que se sentía «gorda y fea». Pese a sus problemas financieros, Terelu Campos rechazó tanto su participación en GH VIP como en Supervivientes. Pero esta vez no ha podido más y ha tragado con la propuesta: 30.000 euros por apenas unos días es una oferta que pocos rechazarían, y menos si las cuentas corrientes no están llenas.

La propia Terelu explicaba en su día, la primera vez que se publicaron sus problemas económicos y con Hacienda, que las cifras difundidas eran exageradas y que la hipoteca a la que se enfrenta es menor de lo que se dijo. Sin embargo, nada comentó entonces del otro asunto económico que la angustiaba y cuyo pago tenía dificultades en afrontar.

 

 

Los bolsos caros, los buenos zapatos, los que fuera: Terelu tiraba de tarjeta y se iba con su capricho. Eso se ha terminado.

Entonces pidió un préstamo. Como hemos recogido ya, hasta su madre está preocupada por la falta de liquidez de su hija. A la rehipoteca de su triplex de Aravaca (Madrid) que ya adelantábamos (hasta los 800.000 euros), ahora la hay que añadir un crédito de 130.000 euros, lo que incrementa la hipoteca hasta los 921.051,44 euros. Según Lecturas, Terelu debe casi un millón de euros. Hasta ahora pagaba 5.500 euros al mes de hipoteca. No ha trascendido si mantiene la cuota y alarga el tiempo o ha tenido que aumentar el pago mensual.

María Patiño, cuando le quitó el puesto de presentadora sustituta en Sálvame Deluxe, truncó sus aspiraciones para ganar más dinero como presentadora pero había otras vías: concursante, personaje, entrevistada… Al menos a ella le queda eso: una madre millonaria y su fama, que le permite vender exclusivas a las revistas. El precio es que su vida es ahora más que nunca menos íntima y más de dominio público. Es lo que le quedaba por vender.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído