Sobre Pablo Iglesias: "él es el macho alfa, pero es de derechas hablar de esto"

El iconoclasta Xavier Sardá pega una patada al ‘Hormiguero’ y rompe el tabú de la pareja Iglesias-Montero

No sólo le sacó los colores al presentador en directo sino que dio una buena patada a la cultura

El iconoclasta Xavier Sardá pega una patada al 'Hormiguero' y rompe el tabú de la pareja Iglesias-Montero

El es el macho alfa, pero esto es de derechas hablar de esto, no se puede hablar. Y en los lobos, también existe la hembra alfa... y Errejón ahí está, lleno de arañazos

Son las ventajas que suele traer el éxito, la fama y el dinero. Si eres un poco echado para delante, no andas muy preocupado por tu cuenta corriente y quieres epatar, como le suele ocurrir al iconoclata Xavier Sardá, dices lo que te da la gana. Y que salga el sol por Cartagena (Xavier Sardá se harta de Pablo Motos en ‘El Hormiguero’: «Lo que hay que hacer para vender libros»).

Este 22 de febrero de 2017, Sardá acudió a «divertirse a El Hormiguero» pero parece que no logró el objetivo que el programa vende como lema a sus invitados porque más que divertirse pareció algo incómodo en el plató de Pablo Motos (Marhuenda se harta de las bufonadas de Sardá: «¡Me voy, esto es infecto!»).

Sardá acudió a promocionar su nuevo libro, Una historia de la mala leche, pero el ritmo frenético del programa de Trancas y Barrancas le pasó por encima hasta el punto de que, en un momento dado, llegó a decir «lo que hay que hacer para vender libros» (La mujer de Bertín Osborne le mete un rapapolvo a Sardá a costa de Podemos).

El propio Motos, después de que Pilar Rubio obligara al invitado a participar en el reto de los siete platos chinos, expresó el desconcierto del periodista:

«Anda que le has hecho pasar un ratito a Sardá…».

Por si fuera poco, Xavier Sardá le dio una buena patada a la literatura con un lapsus que no pasó desapercibido en las redes sociales, confundió a Juan Ramón Jiménez con Azorín al señalar que «a Azorín le decían que su Platero y yo era un desastre y el burro era una merde…».

Para qué quiso más. Las redes sociales, que no perdonan una, le sacaron los colores hasta el infinito por su tremenda metedura de pata.

Y no contento con eso, también se metió en jardines políticos y, concretamente, en uno de los más pantanosos de Podemos: la relación sentimental entre Pablo Iglesias e Irene Montero. Pablo Motos no se resistió a preguntar al periodista su opinión:

«¿Tiene relevancia que Iglesias y Montero sean pareja?» preguntño Motos.

Sardá no se puso de perfil:

«El es el macho alfa, pero esto es de derechas hablar de esto, no se puede hablar. Y en los lobos, también existe la hembra alfa… y Errejón ahí está, lleno de arañazos».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído