El presentador de 'Al rojo vivo' llamó al de TVE "manipulador", "censor" y "comisario político"

La FAPE afea las críticas «vejatorios e hirientes» de García Ferreras a Jenaro Castro

La Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo se tapa el culo y evita condenar al de LaSextaTV

La FAPE afea las críticas "vejatorios e hirientes" de García Ferreras a Jenaro Castro
Antonio García Ferreras (LaSextaTV) y Jenaro Castro (TVE). PD

A la hora de la verdad, han hecho un paripé y se han tapado el culo. Ellos, tan feroces con cualquiera que no tenga poder en la profesión, se han cagado con el poderoso.

La Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo ha aprobado una resolución en la que afirma que el periodista de laSexta Antonio García Ferreras no conculcó el Código Deontológico de la FAPE por las críticas de manipulación que dirigió contra el director y presentador de Informe semanal de TVE, Jenaro Castro, pese a contener calificativos «vejatorios e hirientes».

Jenaro Castro presentó una queja ante la comisión después de que Ferreras le acusara desde su programa Al rojo vivo de «manipulador», «censor» y «comisario político», a cuenta del tratamiento dado en RTVE sobre las causas de la muerte de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá.

La Comisión de Quejas admite que las palabras de Ferreras «menosprecian» a Castro de forma «vejatoria», pero cree que hay que tener en cuenta que van dirigidas «contra un periodista que está al frente de un significativo programa de TVE como es Informe Semanal«:

«Que posee una relevancia pública que le obliga a soportar un mayor nivel de acidez o de dureza en las críticas que se reciben, pues dicha relevancia no sólo no significa una protección frente a la crítica, sino que rebaja el espesor del blindaje que en general merecen la intimidad y el honor».

El órgano de autorregulación creado por la FAPE lamenta «que el lenguaje crítico entre profesionales alcance esos términos afilados e hirientes».

Y dicho esto, hace un salto mortal y para cubrirse, añade:

«Detrás de ellos se está expresando una acerva crítica derivada de opiniones divergentes sobre temas de actualidad palpitante, de trascendencia social, de preocupación pública, en los cuales ha de ponerse extremo cuidado para no mermar la libertad de opinión al socaire de proteger otros valores».

La comisión entiende que la intervención de García Ferreras, «ciertamente molesta e hiriente para el denunciante»:

«Puede considerarse amparada por la libertad de expresión, aunque en su emisión haya exteriorizado su personal menosprecio o animosidad respecto del ofendido».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído