El drama de Antonio Orozco

"Mi padre murió al caer de una obra cuando yo tenía 21 años"

El drama de Antonio Orozco
Antonio Orozco Telecinco

El cantautor ha abierto su corazón en una entrevista en la que ha confesado la carga emocional que le supone la temprana muerte de su padre. «Tenía 43 años, uno menos de los que tengo yo ahora, 44. Pienso mucho en ello últimamente», ha dicho el artista, que se encuentra en un gran momento de su carrera musical.

Según publica Informalia, teniéndolo como referente y procurando seguir sus pasos, Antonio Orozco recordaba a su progenitor en una entrevista para el El País. «Soy su viva imagen», ha confesado el cantante, que si bien hizo oídos sordos a los consejos que le daba para que estudiase informática, sí persiguió su sueño de ser cantante animado por las visitas que hacía con él a la peña Antonio Mairena, en L’Hospitalet (Barcelona), donde aprendió a tocar la guitarra.

an solo tenía 21 años cuando su padre falleció y su sueño de ser cantante aún volaba por su imaginación. Ahora, 20 años después, Antonio recorre los escenarios de España recogiendo éxitos. Su próxima aparición será en el Teatro Real de Madrid el próximo domingo donde cerrará los conciertos de Matinales. Pero aún estando en este gran momento profesional, al artista le sigue pesando que su padre no pudiera disfrutar del éxito de su hijo. «Murió cuando yo tenía 21 años, y mis hermanos 16 y 10 meses. Cayó de una obra, currando. Inmediatamente tuve que meterme a trabajar para ayudar a mi madre en casa», ha explicado.

Lo del otro día de #Tordesilla no tiene nombre. Gracias majuelos. Vaya pasote

Una publicación compartida de Antonio Orozco (@antoniorozco10) el 24 de Jul de 2017 a la(s) 9:13 PDT

Su familia era humilde y siempre tuvo que luchar para conseguir lo que tenían. «Eran parte del servicio de una familia adinerada. La madre se ocupaba de la limpieza y el padre de las chapuzas. Hasta que cayó de aquel andamio», ha recordado emocionado Orozco.

Sin embargo, los valores de constancia y empeño adquiridos de su progenitor lo ayudaron a encaminarse en la música, siendo su padre la fuente de inspiración para su primera canción. «Se titula Necesito Libertad y trata de una discusión recurrente que teníamos en la familia, o mejor, entre él y mi madre. Él estaba hasta los cojones de todo, me imagino. Y ella, pobre, se quejaba de sus ausencias».

Pero si hay algo que Antonio lo tiene un gran cariño y guarda como un tesoro es su primera guitarra, una Valeriano Bernal, que le compró su padre. «Le costó 93.000 pesetas y fuimos a buscarla a la trastienda de una peluquería. Me la hizo pagar con tres meses de trabajo a su vera en una obra. Todavía la tengo conmigo. Es canela y se llama Rosario, como mi abuela», relata con añoranza el cantante.

Pese a todo esto, hay alguien en su vida que le aporta luz, su hijo de 10 años. «Me sostiene de forma literal todos los días. No hago nada que no piense cómo lo juzgará hoy y dentro de unos años. Es el capitán de todos mis miedos». Y es que la vida de Antonio ha estado marcada por grandes pérdidas con las que el cantante ha tenido que aprender a lidiar, como la reciente muerte de su gran amigo y productor musical, Xavi Pérez.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído