"El 'Último Baile' fue más bonito de lo que jamás había soñado"

Manuel Carrasco afronta las ‘Batallas’ de ‘La Voz’: «Miguel Poveda me ha hecho todavía más sensible»

Manuel Carrasco afronta las 'Batallas' de 'La Voz': "Miguel Poveda me ha hecho todavía más sensible"
Manuel Carrasco la voz kids

Telecinco arranca esta noche en prime time la fase de Batallas de la quinta edición de La Voz. Con los equipos completamente formados, los cuatro coaches comienzan la búsqueda ‘interna’ del artista con el que competirán entre sí en la gran final. Manuel Carrasco asegura a ECOTEUVE.ES que algunos de los concursantes van a sorprender, ya que demostrarán que en las Audiciones a Ciegas no estaban en su mejor nivel.

El onubense recibirá en esta nueva etapa la ayuda de Miguel Poveda, con el que asegura que ha conectado a la perfección. «Si de por sí soy sensible, ahora con él lo soy todavía más. ¡Vaya acompañante me he echado! Somos iguales», afirma el cantante, que también se deshace en elogios con el resto de asesores. «Yo creo que todos hacemos súper buen equipo. Todos. Está todo conectado y las batallas me están encantando», declara.

Carrasco ha valorado además el gran momento profesional que vive después de conseguir que su último trabajo discográfico, Bailar el viento, fuera el disco más vendido de 2016 y su gira, la más vista de este mismo año. Esta pudo tener un final agridulce, ya que su último concierto fue cancelado en las Ventas teniendo que ser reubicado en tiempo récord a otro recinto. «Las dos administraciones de Madrid no estuvieron a la altura», opina el artista, que asegura que, finalmente, «el Último Baile fue más bonito de lo que jamás había soñado».

¿Nota que hay más nivel en esta edición que en la anterior?

Hay gente realmente buena. A veces te sorprendes hasta de la gente que has cogido, porque quizá por los nervios no dan su mejor nivel y cuando pasan a las batallas te dejan sin palabras. El programa está en continuo movimiento todo el rato. No sabría como equilibrar si ha habido más nivel este año que los anteriores.

¿Qué tipo de voces buscaba este año en el concurso?

Pues el tema es que buscar buscas, pero encuentras lo que te dejen Pablo (López) y Juanes. Hay veces que buscabas esa voz, pero esa voz se va con ellos. (Ríe).

Una vez todo esto se apaga, ¿sigue en contacto con los concursantes? ¿Qué consejos les da?

Se intenta ayudar en la medida de lo posible. Ayer, de hecho, estuve hablando con Carlos Torres, mi finalista del año pasado y he quedado con él para hablar. Él me pide consejos, ha cantado conmigo en diferentes conciertos y le ayudé en el lanzamiento de su disco, que aunque no ganó entre todos intentamos ayudarle para que lo sacara.

Y a todo el que me lo ha pedido he intentado dirigirlo de alguna manera y, sobre todo, serle muy realista. Esta otra parte es muy dura porque no todo el mundo va a triunfar, ni todo el mundo va a querer darle una oportunidad. No me gusta que se lleven falsas expectativas y muchos me han agradecido que sea franco con ellos.

¿Hay alguna anécdota divertida que recuerde de las Audiciones a Ciegas?

A mí una vez no me funcionaba el botón. Le daba y le daba pero no iba. Yo creo que fue un boicot para que no cogiera a nadie. (Ríe).

¿Os influye a veces el tipo de música para pulsar o no el botón?

Hay una sensación que se pierde el público y es la angustia y sorpresa que nos llevamos los que no estamos viendo al concursante. En casa ves a la persona y ya te haces una idea en conjunto, y conoces su historia. Entonces, más que el estilo, es la canción, porque hay algunas más acertadas para lucirse que otras. Al final va todo tan rápido que te vas agarrando a lo que puedes.

¿Qué proyectos tiene en el horizonte?

Hacer la gira Bailar el viento en América. Estaré todo octubre y cuando acabe, finish. Descansaré hasta que vuelva La Voz a final de año. Iré a vivir una vida un poco más normal.

¿La llegada de su hija le ha puesto aun más ‘sensible’ a la hora de elegir?

De por sí siempre soy así… pero puede que sí. Y ahora que estoy con Miguel Poveda, más todavía. Vaya acompañante que me he echado, somos los dos iguales. Los chavales te emocionan por cómo son, por sus historias. Es parte del programa.

¿Cómo ha sido la llegada de los asesores?

Súper bien, yo creo que todos hacemos súper buen equipo. Todos. Está todo conectado y las batallas me están encantando. Todo ha sido fácil: acción y ha fluido.

Tuvo problemas con el concierto de fin de gira en Madrid. ¿Cómo vivió ese Último Baile?

Creo que al final el percance lo superamos con creces, el público fue comprensivo y nosotros hicimos un esfuerzo titánico para reubicar todo aquello. Las dos administraciones de Madrid no estuvieron a la altura de lo que se estaba tratando. Espero que para la próxima no me ocurra a mí, ni a ningún compañero.

La seguridad ante todo, pero la comunicación también. Y el Último Baile fue más bonito de lo que jamás había soñado. Así que más bonito no pudo ser. Lo mismo tenía que ser así, porque fue súper bonito. El público al final tiene la última palabra y es el que hace que todo sea mágico o no.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído