Periodismo
Imagen de parte de los colaboradores de 'Sálvame'.

No es momento de entrar en el debate de si el producto está agotado o no, pero sí de mirar los números. Con una audiencia sostenida el programa del corazón por excelencia de Mediaset, Sálvame, comienza a hacer aguas por culpa una menor fuente de ingresos publicitarios y una serie de sentencias condenatorias -ya sean de la Justicia o de la Comisión Nacional del Mercado de las Comunicaciones- que han mermado seriamente las arcas de La Fábrica de la Tele y de Telecinco.

Según ha podido saber Periodista Digital de fuentes próximas a la cadena, los últimos varapalos económicos han provocado diversas reuniones entre la dirección de Mediaset y La Fábrica de la Tele, productora de Sálvame. Aunque las relaciones empresariales son buenas, el ambiente se ha enrarecido por estos últimos contratiempos y Paolo Vasile quiere una mayor "responsabilidad" en los contenidos.

Telecinco no está dispuesto a continuar con este derroche económico y ha hecho cuentas y parece que no le resulta rentable alimentar escándalos televisivos si el rendimiento se esfuma meses después con importantes multas o condenas. Así que Vasile se ha puesto "manos a la obra" y, según apuntan las mismas fuentes, va a meter la tijera y en el primero de los capítulos que va a recortar es en el del personal, más concretamente en el elenco de colaboradores.

Mucho se ha hablado de una bajada de sueldos en el "universo Sálvame" pero lo que al parecer va a ejecutar ‘el capo' Paolo Vasile son varios despidos. Según las fuentes consultadas por PD, Telecinco ha pactado con La Fábrica de la Tele la rescisión del contrato de al menos dos colaboradores, aunque podrían ser más dependiendo del caché de los finalmente elegidos para salir del programa.

En este sentido, hay dos posibilidades que la dirección está barajando. Despedir a un trio de colaboradores de menor nivel, tipo José Manuel Ruiz, Anabel Pantoja o Rafa Mora casi recién incorporados y con pocas aportaciones para el espectáculo o, por el contrario, prescindir de dos personajes de peso y con mayor caché.

En esta última opción un nombre que suena en las quinielas de quienes en Mediaset conocen los posibles despidos es el de Lydia Lozano. También pueden tener los días contados Gema López, Gustavo González, Carmen Borrego e incluso la veterana Mila Ximénez. En la dirección de Telecinco mantienen que ya han salido del programa nombres de tanto peso (y elevado caché) como Kiko Matamoros, Raquel Bollo o Rosa Benito y la audiencia ni se ha resentido ni les ha echado en falta.

En septiembre, con el arranque de la temporada otoñal y la vuelta de las vacaciones, se despejará la incógnita y algunos de los colaboradores señalados podrán respirar tranquilos o hacer las maletas.