Periodismo
Periodistas: Julia Otero junto a Ana Pastor. EP

A la nueva TVE en manos de PSOE y Podemos le han salido numerosos detractores y este 11 de septiembre de 2018 Alfonso Ussía usaba su columna de La Razón para ajustar cuentas con algunos de los que se cacarearon histéricos contra Mariano Rajoy, cuando entendieron que se coartaba su actividad profesional en el ente público y ahora callan como puertas.

A Ussía se le antoja inconcebible que una nación democrática occidental tenga en su cadena oficial y pública de mayor raíz y poder, la "síntesis de la información soviética".

Y es que, a su juicio, se han quedado con ella los de Podemos, y lo han hecho como les gusta (¿Dónde está Ana Pastor clamando a gritos por los purgados de RTVE como lo hacía cuando la purgaron a ella?).

Sin complejos y fusilando la dignidad profesional de centenares de prestigiosos periodistas que no ofrecen sus culos al poder. Las cadenas de televisión privadas, con coherencia o no, pueden hacer lo que quieran (El día que Sergio Martín arrinconó a Pablo Iglesias y que le ha costado el destierro en videojuegos).

Televisión Española nos pertenece a todos, la pagamos entre todos y no resulta tolerable que se haya convertido en el órgano de información de un grupo estalinista que para colmo, pierde partidarios y militantes todos los días a pesar del regalo recibido".

"El PP jamás supo valorar el poder de TVE. Siempre se la entregó a sus adversarios, si bien se mantuvo el matiz de la simulación. Podemos es consecuencia de los muchísimos millones de euros venezolanos e iraníes invertidos en propaganda. Y las cadenas de televisión siempre se mostraron encantadas dando aire y publicidad a estos desalmados estalinistas, más falsos que un billete de 17 euros". 

"Ahora, con la ocupación del poder por parte de Sánchez, el PSOE resentido, los comunistas, los nacionalistas, los separatistas y los terroristas, TVE se ha convertido en una cadena cubana, venezolana e iraní controlada a distancia por el multimillonario de origen húngaro Soros". 

Se lamenta Ussía que periodistas partidarios de las delicias del poder no han abierto la boca para defender la canallada sufrida por sus compañeros de TVE.

"En la memoria llevo los lamentos, las repulsas y los lloriqueos de la profesión periodística cuando Ana Pastor y Julia Otero se sintieron agraviadas".

"En España hoy triunfa el periodismo militante en el poder estalinista, y no es exageración ni crítica caprichosa. De TVE ha salido disparado tras recibir una brutal patada a traición el periodista independiente, aquel que tenía la obligación, fueran cuales fueran sus inclinaciones ideológicas, de informar con neutralidad a los ciudadanos".

También ajusta cuentas Ussía con Rosa María Mateo a la que se critica mucho y negativamente por su "actuación inhumana y hostil" con sus más ilustres compañeros de TVE.

"Ella se ha limitado a cumplir a rajatabla las instrucciones recibidas del estalinismo podemita y sanchista, y es mero instrumento de la infamia, la obediente ejecutiva y ejecutora de la vergonzosa depuración. Pero más allá de eso, carece de interés". 

En conclusión: "Televisión Española ha desaparecido y lo que ha desaparecido no merece la pena buscarlo pulsando un botón del mando a distancia".