Periodismo
'Viva la vida': Rosa Benito saca la pierna ante Toñi Moreno. TV

No se soprendan o escandalicen, porque es 'Vasile Style'. La tecnica, repetidamente testada y casi siempre con éxito de audencia por el capo italiano que manda en Mediaset, consiste en repetir hasta la naúsea lo que ha funcionado y calcar en un programa lo que ha sacado el precedente (El vídeo más loco de Aramis Fuster en 'GH VIP' en el que termina enseñando el potorro).

Lo hacen reiteradamente con 'Sálvame', que alimenta con sus gracias a casi todo Telecinco y lo acaban de emplear con GH Vip.

Por orden directa de Vasile o tratando de ser obedientes a sus deseos, que viene a ser lo mismo, en 'Viva la vida' se ha perpetrado una curiosa imitación del abochornante desnudo de Aramís Fuster al entrar en la casa de Gran Hermano VIP 6 y mostrar hasta la partida de nacimiento (Aramís Fuster enseña "el chumino" en 'GH VIP 6' y Jorge Javier pide que le alarguen el pene).

Y Rosa Benito no ha querido ser menos y, ante la supuestamente atónita mirada de Toñi Moreno, ha ejercido de pitonisa para leer el futuro con salva sea la parte.

O quizá algo más discreta, que en la performance se ha visto a una Aramís más modosita, mostrando pierna y poco más aunque imitando el momentazo más impactante y quizá cutre de la semana (GH VIP 6: "Del 'potorrazo' de Aramis al roneo de Makoke con Brad Pitt ").

Oriana, Gran Hermano VIP y el cantante pasota

Por lo demás, el programa de Mediaset para las tardes del domingo ha traído todas las piezas del puzzle de la cadena, ese compendio de Sálvame, Gran Hermano y De Luxe que empapa toda la programación.

Los dramas de Oriana al abandonar la casa de GH, después de montar sus numeritos; y las declaraciones del cantante Omar explicando por qué pasa de Chabelita y de lo que haga en el espacio de telerrealidad más célebre de todos los tiempos; han copado la escaleta dominical.

Sobre la primera expulsada del 'chabolo' granhermanero, quedarán para una muy efímera posteridad sus vulgares declaraciones, entre pucheritos de los suyos:

"No me he cambiado ni de ropa, por favor, dejadme en paz".

Y la consabida ración del culebrón de los Matamoros, que no se toma un respiro. Establecida una competición entre Kiko y su hijo Diego para ver cuál de los dos es más infiel según el otro, sólo quedaba por saber la opinión de la tercera en discordia, la no menos controvertida Makoke.

Que se ha venido muy abajo, dicen, aunque todo puede ser un numerito para triunfar en la dichosa casa de Gran Hermano.