Periodismo
Paolo Vasile, en una imagen reciente.

El estreno de ficción estrella de la temporada para Telecinco se ha estrellado. Vivir sin Permiso arrancaba hace dos semanas, el lunes 24 de septiembre, con una audiencia aceptable pero sin imponerse a la competencia y con durísimas críticas en las redes sociales con reproches sobre la calidad de los actores ("gallegos con acento de Parla", fue uno de los comentarios más celebrados) y, lo que es peor, con infinidad de acusaciones de plagio o "copia mala" de la exitosa Fariña emitida por Antena 3.

Después de su errático arranque -es verdad que en share lideraba la noche pero no así en número de espectadores- Mediaset echaba toda la carne en el asador con su apuesta de ficción.

Días antes, el propio ‘capo' Paolo Vasile había acudido a la presentación oficial a la prensa especializada, algo poco habitual. Tal y como les contaba también Periodista Digital, en todos los espacios de Cuatro, Telecinco y el resto de canales se había realizado una promoción sin precedentes en informativos y programas.(Escándalo: Le estalla a Telecinco en las redes el 'plagio' a Antena 3 de su serie estrella).

La desesperación para que el producto funcione le ha llevado a cometer algunos errores que pueden suponer una sanción millonaria, otra más, para las arcas de Mediaset. Según ha podido constatar PD, Telecinco alteraba su programación de manera ilegal el pasado viernes 28 de septiembre con respecto a lo que había comunicado con 3 días de antelación.

La primera cadena de Mediaset había previsto inicialmente, tal y como consta en el EPG, estrenar a las 22 horas una entrega de Mi Casa es la vuestra, el programa de Bertín Osborne. Después emitiría, a las 0:30, reposiciones de Mi casa es la tuya y a partir de las 2:45 La tienda en Casa.

Ese viernes, sin previo aviso, alteraba la programación para dar "vida" a Vivir sin permiso tratando de aprovechar el tirón de Bertín y repetía el primer capítulo, a las 0:30 horas, tras el programa de entrevistas del cantante y presentado. Finalmente, terminaba el día con una entrega de Gran Hermano VIP diario a partir de las 2:10 de la madrugada.

Según diversas fuentes consultadas por Periodista Digital esta alteración arbitraria de la programación podría costarle una sanción, por parte de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), que rondará los 100.000 euros.