Periodismo

A Ana Rosa Quintana le bastó una frase para lapidar a Pedro Sánchez definiendo a la perfección lo que en realidad es: un presidente del Gobierno cuya mano derecha no es Carmen Calvo,, precisamente, sino la sombra alargada del podemita Pablo Iglesias, el mismo que un día le exigió la Vicepresidencia y que hoy, por fin, la ostenta desde un segundo plano. La fumata blanca que ha salido en Moncloa por los presupuestos tiñe de negros presagios el panorama.

Fue en 'El programa de Ana Rosa' de este 11 de octubre de 2018, fecha que amaneció temprano con sendos protagonistas, socialista y podemita, firmando en común el proyecto de Presupuestos para 2019. Pablo Iglesias ya tiene lo que tanto añoraba, la tele pública y el poder político: Sánchez está atado de pies y manos y no puede hacer nada sin el beneplácito del podemita jefe.

A la presentadora de Telecinco, como al resto de espectadores, no le pasó inadvertida la puesta en escena de esta firma conjunta de presupuestos desde la Moncloa:

A las 8.30 de la mañana estaba ya reunido Pablo Iglesias con el presidente del Gobierno. Pablo Iglesias que ejerce de vicepresidente del Gobierno o de presidente adjunto al Gobierno...

.