Periodismo
Captura del programa 'Polonia' de TV3.

El exitoso programa 'Polònia' que la productora independentista Minoría Absoluta realiza para TV3 repite una y otra vez su habitual línea: crítica a los independentistas por no ser suficientemente radicales por no hacer efectiva la independencia y machacar presentando como anticatalanistas a todos los que se oponen al ‘proces'.

'Polònia' es talento al servicio del victimismo y del odio. Sin Rajoy, el programa centra su animadversión contra el Rey Felipe VI. No obstante en las últimas ediciones, el programa parece deseoso de vapulear a los catalanes no independentistas representándoles como gente enfermiza que ‘odia' todo lo catalán.

En especial contra Albert Rivera, Susanna Griso y, en las últimas ediciones atacan con fuerza al ministro Josep Borrell. Y eso a pesar de que los tres son tan o más catalanes que los guionistas y productores de ‘Polonia'.

En el primer gag de su programa de este 11 de octubre, Josep Borrell aparecía representado como alguien obsesionado con ‘joder a los catalanes'. Transcribimos las intervenciones:

Pedro Sánchez - Mira, Josep. Esta es mi obra maestra.
Borrell - ¡Otro 155 para joder a los catalanes!
Pedro Sánchez - ¡No!
Borrell - ¡Otra sentencia del Constitucional para joder a los catalanes!
Pedro Sánchez - ¡No! ¡Son los presupuestos!
Borrell - ¿Para joder a los catalanes?
Pedro Sánchez - En principio no. Pero eso nunca se puede descartar en España.
(El gag acababa con Borrell declarando su amor a Casado y Rivera).

No son gags inocentes. Fomentan sistemáticamente la idea de que España odia a todo lo catalán (victimismo puro) y además presentan a un catalán como Borrell como ‘enemigo de los catalanes', es decir, ‘enemigo del pueblo'. (Ya es la tercera vez que lo hacen con el ministro de Exteriores) ¿Cabe más fomento del odio que ese?

Y encima con el agravante de que Borrell es catalán. Unos cuantos gags más adelante hacían lo mismo con Albert Rivera, que de nuevo en otro gag volvía a repudiar su condición de catalán. (Algo que ‘Polonia' hace habitualmente con figuras como Boadella, o similar).

La ventaja de los ‘gags' contra Pablo Casado y Albert Rivera es que los actores encargaos de imitarles en esta temporada (David Marcé y Ivan Labanda) tienen tal nulo parecido a los políticos a los que ridiculizan que sus gags pierden toda la fuerza.

Alguien debería decirle a los guionistas de Labanda que por mucho que le hagan repetir sistemáticamente el latiguillo ‘lo sé yo, lo sabes tú y lo saben todos', de Els Matins, la similitud entre Labanda y Rivera no dejará de ser inexistente (se echa de menos a Sergi Cervera, en los gags anti-C´s, aunque Cervera dejara claro en El Nacional lo poco que le gustaba meterse en el político anti-independentista).

En lo que se refiere a los dos gags contra Vox, no se molestaron en parecerse a sus dirigentes, pero la mención a esta formación no deja de ser un éxito para este grupo.
El Rey contra empresas catalanas: "¡O a Madrid o a la Mierda!"

Si el primer gag era un Borrell catalán, el último era el de un Rey Felipe VI anti-catalán. Que era representado amenazando a empresarios y banqueros catalanes por la independencia y obligándoles a cambiar su sede social.

Felipe VI - ¡Así que los catalanes os queréis ir! ¡Pues que tú y tu banco se vaya a Madrid! ¡O te vas a Madrid o a la mierda!

Nótese que los gags las figuras que ‘atacan' al independentismo, siempre se refieren a ‘los catalanes' y no a ‘los nacionalistas' o a los ‘independentistas'. Los guionistas de Minoría Absoluta semana tras semana se empeñan en dar la idea de que todo aquel que critica el independentismo en realidad odia a los catalanes.

El gag contra el Rey Felipe VI tenía cero de humor, ni risas enlatadas, su único sentido era salvarle la cara a la Generalitat dando a entender que los bancos y empresas no se fueron por la inseguridad jurídica que creo el ‘Proces' sino por presiones mafiosas del Rey Felipe VI. ¡Gracias, TV3!

LAS PALABRAS DE BORRELL EN SOCIEDAD CIVIL CATALANA

Se comprende que en ‘Polonia' machaquen a Borrell. El veterano político en su célebre intervención en la concentración de Sociedad Civil Catalana citó expresamente a los máximos responsables de ‘Polonia' calificándolos como ‘sembradores de odio' y pidió un control de TV3 diciendo ante los vítores de los allí agolpados que TV3 era una vergüenza.

Recordarlo es un poco triste, porque gracias al Sorayismo primero y al PedroSanchismo después, TV3 sigue dale que te pego. Cuando todo el mundo asume que la sociedad catalana está fracturada, la televisión de todos, en vez de fomentar unidad, fomenta odio, dilación y señalamiento de ‘catalanes traidores' como Borrell. Lamentable.