Periodismo
Jorge Javier Vázquez y, al fondo, los concursantes de GH VIP.

El interrogante causaba estupor entre distintas ONGs y organismos oficiales como el Instituto de la Mujer: ¿Por qué no actuaba la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) contra Mediaset por los reiterados comportamientos machistas o racistas en la presente edición de Gran Hermano VIP?

La misma pregunta se convertía en clamor popular y cientos de indignados televidentes, impulsados por las recomendaciones entidades como SOS Racismo, remitían a través de las redes sociales la denuncia a la CNMC por estos comportamientos racistas, xenófobos, machistas y la difusión de la "cultura de la violación", situaciones que se han ido produciendo en la sexta edición de GH VIP que presenta Jorge Javier Vázquez.(Sos Racismo noquea a Telecinco con una denuncia millonaria contra Jorge Javier Vázquez).

Pese a los gravísimos comportamientos en la casa de Guadalix de la Sierra e insistimos la indignación general de varias organizaciones, el Gobierno de Pedro Sánchez no había realizado manifestación o movimiento alguno contra Mediaset. A los del 'capo' Paolo Vasile les estaba saliendo gratis estos gravísimos comportamientos que, paradójicamente, alimentaba la audiencia tal vez por ese morbo malentendido.

Pero la situación ha cambiado radicalmente y tras miles de denuncias particulares, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia se ha sacudido su pereza y sorprendente inacción y ha anunciado -a través de Twitter- que se le ha acabado el chollo a Mediaset, Telecinco, Gran Hermano y Jorge Javier:

"La CNMC comprobará si procede imponer sanción a Mediaset conforme al artículo 57.1 de la LGCA que penaliza ‘la emisión de contenidos que fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión'...".

Y lo hace después de reconocer que está "estudiando en profundidad los distintos programas de Telecinco en los que se emite Gran Hermano VIP ante la entrada masiva de reclamaciones por la inclusión de contenidos de incitación al odio por razón de género, nacionalidad, discapacidad o religión". (Los 'principios' de Vasile: fomenta el acoso, la homofobia y el racismo a cambio de tener más audiencia).

La investigación, según ha podido saber Periodista Digital, ha causado honda conmoción en la dirección de Telecinco que no esperaba la intervención de la CNMC. La infracción que se investiga está catalogada en ese artículo 57.1 como de "muy grave" y podría suponer sanciones de hasta un millón de euros por cada infracción. Es decir, muchísimo dinero ya que han sido reiterados y permanentes este tipo de comportamientos y comentarios que se han permitido desde Mediaset.

Además, también se contemplan sanciones para el presentador (en este caso Jorge Javier Vázquez y Sandra Barneda) e incluso podría revocarse la licencia de emisión, tal como recoge la Ley General de la Comunicación Audiovisual.