Periodismo
La RTVE de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. EP

TVE vuelve a denominar presos políticos a los líderes independentistas en prisión por dar un golpe a la legalidad en octubre del año pasado ( ¿Qué estarían haciendo LaSexta, T5, A3 y RTVE si Cabra la hubiesen bombardeado aviones nacionales?).

Lo ha hecho en la conexión de deportes del Telediario cuando Arseni Cañada, el presentador procendente de Cataluña, ha dado paso a la reportera Andrea Ramos (El PSOE, la sectaria agencia EFE y la soviética RTVE se cubren de gloria apoyando a los proetarras de Alsasua).

La periodista de TVE-Barcelona desplazada hasta Cervera ha comentado las razones por las que Marc Márquez no ha salido al balcón de su localidad natal para celebrar su reciente campeonato del mundo (La 'purga soviética' del tandem Sánchez-Iglesias hace huir en desbandada a la audiencia de RTVE).

Literalmente ha dicho:

"el motivo no es otro que esta pancarta en la que se pide libertad para los presos políticos".

La redactora no reproduce literalmente la leyenda ni pone la expresión "presos políticos", propia del independentismo, en boca de nadie, simplemente la hace suya con toda naturalidad.

La forma de denominar a los golpistas ha provocado la indignación en las redes sociales donde los tuiteros reprochan que se dé la consideración de "presos políticos" a Junqueras y compañía.

Antes del Telediario la misma redactora ha hecho una conexión en el canal 24 horas en la que ha hecho exactamente la misma catalogación para los encarcelados.

"Presos políticos", ha dicho.

Los periodistas críticos con la actual deriva de TVE se quejan de la falta de control que hay sobre estos temas sensibles, más en la televisión pública nacional:

"es inaudito que un error en el Canal 24 horas se repita una hora más tarde en el Telediario sin que nadie haga nada por remediarlo".

Además sostienen la opinión de que hay una norma no escrita para no ser beligerantes con el independentismo desde La1 y el 24h:

"No puede ser casualidad porque es un error repetido en varias ocasiones".

Van tres veces con Sánchez en La Moncloa

El pasado seis de agosto, con la dirección de Informativos de Begoña Alegría, la presentadora Mercedes Martel tuvo que pedir perdón por llamar a los etarras en la cárcel con la misma fórmula de "presos políticos".

Antes, el 20 de junio, la corresponsal en Moncloa Almudena Guerrero cometió un error igual. En aquella ocasión la sus palabras, en boca de una de las periodistas que se había vestido de negro contra Rajoy en las ruedas de prensa, se entendieron como un guiño a los nuevos socios de gobierno de Pedro Sanchez.

El escándalo en las redes fue tal que algunos compañeros de Guerrero salieron a defenderla esgrimiendo que había sido un error, pero la periodista no hizo una rectificación pública.

Un mes después dejó de hacer información de presidencia pero se libró de la purga de Rosa María Mateo y fue "premiada" con el seguimiento del Partido Popular.

Hace apenas unas semanas el programa Informe Semanal entrevistó en la cárcel por cuestionario escrito al preso Oriol Junqueras. Las palabras de Junqueras, más próximo a negociar con el Gobierno que Quim Torra, suponían en ese momento un respiro para Pedro Sánchez.

Los profesionales de TVE que apuestan por su despolitización lamentan que los "errores" beneficien permanentemente al Gobierno y sus socios.

El manual de estilo de TVE dice además que "los informadores de TVE deben ser capaces de interpretar y traducir las noticias a un lenguaje correcto y comprensible. La obligación de ofrecer una información veraz no implica calcar el lenguaje ni las formas de expresión de determinados colectivos".

En este caso ya son tres las veces que informadoras de la "nueva" televisión pública de Rosa María Mateo han denominado igual que Puigdemont, Torra o Rufián a los encarcelados por rebelión y malversación.