Surrealismo en la televisión de Cifuentes

Telemadrid reconoce la improcedencia del despido de Marisa de la Cruz, pero no la readmite

La periodista, que cubrió el área de Esperanza Aguirre y de Ignacio González, fue despedida nada más ponerse en marcha 'la nueva Telemadrid'

Telemadrid reconoce la improcedencia del despido de Marisa de la Cruz, pero no la readmite
José Pablo López con Cristina Cifuentes; y Marisa de la Cruz. TM.

Telemadrid ha asumido la improcedencia del despido de Marisa de la Cruz un día antes de que se celebrara el juicio por la demanda de la afectada por despido ideológico, pero la periodista no volverá a la empresa por decisión de la cadena.

Tal y como publicó Periodista Digital en julio el despido, tras 27 años de de la Cruz en la televisión autonómica, fue consecuencia de un expediente disciplinario sin precedentes en la historia de la televisión pública–Telemadrid despide a la periodista que cubría el área de Esperanza Aguirre: «Yo lo llamo purga ideológica»–.

La periodista ha precisado a este periódico que «al ser trabajadora fija de la casa, por oposición, la única manera de romper el vínculo laboral, era con un expediente disciplinario, y lo hicieron. No hay ni un solo despido como el mío desde el origen de la tele».

Según el expediente de despido, de la Cruz perdió su empleo tras decir a un sindicalista de Telemadrid, que «no era fascista ni puta ni chupapollas», los insultos que recibía a diario durante las movilizaciones sindicales contra el ERE por cubrir el área del gobierno regional que lo ejecutó.

«Telemadrid calificó de falta muy grave decirle a un representante sindical, de CGT y militante de Podemos, que no era ninguno de los insultos que me dijeron. La empresa consideró que decir eso a ese sindicalista se encuadraba en la máxima pena del convenio colectivo, mientras que ese convenio, considera, por ejemplo, solo falta grave, y no despido, una agresión física. Creo que la desproporcionalidad es manifiesta», precisa la periodista.

De la Cruz ha mostrado a Periodista Digital su satisfacción porque la improcedencia confirma queno había motivos para el despido, pero al mismo tiempo asegura que «Telemadrid debería explicar por qué está readmitiendo a los afectados por el ERE, con despidos improcedentes, mientras que a mí, también con improcedencia, me ha cerrado las puertas».

Tras su despido, y según la demanda a la que ha tenido acceso este periódico, la periodista solicitó el amparo de la justicia por vulneración de los derechos fundamentales de igualdad y no discriminación, libertad ideológica, tutela judicial efectiva y libertad de expresión.

Marisa de la Cruz ha confirmado a Periodista Digital que, finalmente, ha aceptado la improcedencia del despido y renunciado a defender la nulidad porque «mi familia me ha rogado, insistentemente, que no vuelva a donde se me ha acosado, injuriado y, finalmente, despedido». Emocionada, concluye, no obstante, que después de tantos años dedicados a la empresa, » siempre llevaré a Telemadrid y a tantos y buenos compañeros en el corazón».

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído