TRECE HORAS SEGUIDAS DE LLANTO POR PUIGDEMONT

TV3 se viene arriba con un maratón de victimismo por ‘Puchi’: «España es la culpable de los heridos que haya en la calle»

Los informativos llegaron al ridículo de señalar una casa del juez Llarena que resultó no serlo

TV3 se viene arriba con un maratón de victimismo por 'Puchi': "España es la culpable de los heridos que haya en la calle"
Telenotícies cap de setmana vespre - 25/03/2018

"España nos está escupiendo en la cara", "España quiere humillar a los catalanes"

Las cadenas TV3 y Mes 324 levantaron su programación y emitieron especiales durante 13 horas seguidas dedicados a presentar la detención de Puigdemont como un ataque de España contra Cataluña. A ver si alguien tiene bemoles de decir que estos medios no están al servicio del victimismo independentista con la obsesión de demonizar en todo momento al resto de España, presentándolo como un Estado que odia todo lo catalán.

Empezó durante los programas informativos dedicados a la sesión extraordinaria del pleno del Parlament el sábado, sin olvidar el programa-promo-reportaje de la ‘víctima’ Clara Ponsatí.

Y llegó a su cenit de victimismo con toda la emisión especial del domingo una vez se conoció que ‘el puto amo’ (como le definió Pilar Rahola por su supuesta capacidad de ‘burlar’ a la justicia española) había sido interceptado en Alemania.

«España nos está escupiendo a la cara»

El equipo de Ramón Pellicer, el antiguo presentador estrella de la TVE en la era felipista a las órdenes de María Antonia Iglesias con sueldo millonario al estilo Buruaga que ahora reina en las pantallas de TV3 del fin de semana, puso toda la carne en el asador.

Todo el espacio ha girado en torno a lo mismo: de una manera repetitiva casi obsesiva ir enlazando uno detrás de otro, declaraciones, entrevistas, comentarios de expertos o de ciudadanos de calle, todos, con una misma idea: que mala es España y cuanto ataca a Catalunya y a gente ‘por sus ideas’.

«España nos está escupiendo en la cara», «España quiere humillar a los catalanes», «No es una persecución contra un grupo de ciudadanos, es una persecución contra toda Catalunya» han sido alguna de las frases escuchadas.

Políticos jubilados reaparición para apuntarse al carro como Joan Rigol, quien le ha visto y quién le ve, se sumaban con entusiasmo. La otra obsesión era identificar a los líderes independentistas con ‘toda Catalunya’, «el pueblo catalán debe permanecer unido» (se refieren ERC, Junts, CUP, el resto al parecer son menos pueblo). «Estos golpes de porra unen al pueblo catalán».

Aunque Pellicer no pudo evitar momentos algo más tristes como ver a sus periodistas buscando entre las redes digitales de periódicos internacionales alemanes, para citar sólo artículos que defendieran a Puigdemont y obviar los artículos que se publicaban en defensa de la legalidad, o – el momento ridículo del fin de semana – ver a TV3 mostrando la casa del juez Llarena y dando aire así a las pintadas contra aquella urbanización, para luego tener que reconocer en los informativos de última hora que se habían equivocado de casa (donde, por cierto, sus inquilinos optaron por colgar una bandera catalana, para ver si así les dejaban en paz los ‘pacíficos’ abucheadores).

TV3 muestra por la residencia del juez Llarena

A última hora del maratón monotema, los de TV3 sacaron a su máximo rostro de informativos, Toni Cruanyes, para que realizara una tertulia especial sobre ‘el ataque’ del Estado a Cataluña. ¿Algún tertuliano constitucionalista? ¿Alguien en la mesa que representara la voluntad de esos 50% de catalanes que no votaron a favor de partidos independentistas?

Si traer a un periodista de Crónica Global les parece demasiado, al menos de El Periódico o La Vanguardia. No. Nada de nada. «¿Para qué?», debieron pensar. Mejor todos ‘soberanistas’ y santas pascuas: los Ferrán Casas (no hay tertulia sin él en el canal que sea), los Ricard Fernández Deu, los Arturo Puente o los Miguel Puig que sea. ¿Para qué una mesa plural? ¿Sólo porque seamos la tele que pagan todos los catalanes? «¡Minucias!», que debieron pensar los responsables del canal (teniendo en cuenta que son tipos como Vicent Sanchís o Linus Puchal, tampoco se podía esperar mucho más).

Aquello más que una tertulia era una competición por ver quién ponía mayor cara de asco al hablar del ‘Estado’ (eufemismo que usan para no pronunciar la palabra ‘España’. El espacio tuvo que informar de que las manifestaciones ‘pacíficas’ de los independentistas – esas que, según había declarado Neus Monté en TV3 iban a ser modélicas y cívicas unas horas antes – habían dejado un regero de más de 90 heridos, pero encontraron como justificar la violencia: «España ha perdido la legitimidad por su forma de actuar contra Cataluña.

Por eso es normal que salga la gente a la calle. El culpable de que haya heridos no es la gente que sale a la calle, es España, porque es un Estado que ha renunciado a ser legítimo», decía Miquel Puig ante la actitud complaciente de Cruanyes, Casas y los demás.

Las frases victimistas se sucedían una tras otra: «En España ha habido un retroceso de derechos civiles» (Ferrán Casas), «El dilema es autonomía o revolución» (Fernández Deu), «El Estado lamina oficialmente los derechos de Catalunya» (Ferrán Casas), «Tenemos que demostrar lo que es España: un estado de represión» (Miquel Puig), «Eso es una guerra de resistencia» (Casas)…

Figuras sin prestigio

Como todos eran ‘soberanistas’ no hubo mucho debate. Si acaso en cuanto a nivel de optimismo. «Catalunya será independiente, no será cuestión de meses, pero sí de años», se relamía el tertuliano Miguel Puig, aunque el resto de la mesa no lo veía tan claro.

El momento más revelador fue cuando Puig para arremeter contra Llarena aseguró que ninguna figura del sector jurídico de España había apoyado públicamente al juez. Ferrán Casas (que participa en tertulias en Madrid, donde ha podido contemplar a comentaristas respaldando al magistrado), tuvo que rectificar a Puig para aclararle que sí que en España sí se apoyaba a Llarena desde el sector jurídico.

Ante esa verdad, un contrariado Puig se apresuró a matizar «me refería a figuras jurídicas con prestigio».

Puig acababa de mostrarnos en sí mismo las consecuencias de informarse de temas jurídicos mediante TV3, Catalunya Radio o el diario Ara, que de tanta sobredosis de Ernesto Ekaizer y Javier Pérez Royo analizar las resoluciones del ‘proces’ linchando a que dirigían las causas (primero el fiscal Maza hasta que falleció, luego la juez Lamela y ahora el juez Llarena ), muchas han acabado creyéndose que ese es el único análisis posible de los regidores de la justicia española. El resto de comentarios «no tiene prestigio».

Sin olvidar la casualidad de que TV3 aprovechaba cada corte publicitario para promocionar su nueva serie ‘Comte’ que con una voz en off que mientras mostraba imágenes tipo braverheart emitía una locución que rezaba «Un pueblo que lucha por su anhelo de libertad, Comte… el origen de Catalunya».

Ciertamente, parece difícil que cualquier telespectador que se tragara el maratón de TV3 / 324 de este finde no haya acabado convencido de que aquí no hay más ‘pueblo catalán’ que el independentista, ni Estado más perverso que el español

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído